Mueren 22 miembros del Estado Islámico en choques con fuerzas kurdas en Siria

·2  min de lectura

El Cairo, 22 ene (EFE).- Al menos 22 miembros del grupo terrorista Estado Islámico (EI) murieron hoy en enfrentamientos con las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), que están intentando controlar la situación derivada de un motín de prisioneros yihadistas en la provincia siria de Al Hasaka, informó la alianza liderada por kurdos.

En un comunicado, las FSD informaron de que 22 integrantes del EI murieron durante los choques de hoy, que continúan por tercer día consecutivo, mientras que un miembro del grupo terrorista fue detenido.

De acuerdo con la nota, las FSD lograron recuperar el control de "varios puntos en la zona norte de los muros de la cárcel" de Geweran, donde se produjo un primer motín el jueves y otro el viernes.

Asimismo, las fuerzas lideradas por los kurdosirios se hicieron con el control de "un vehículo de armas y municiones, además de cinturones explosivos pertenecientes a los terroristas".

Desde el viernes, las FSD han informado de la muerte de un total de 34 miembros del Estado Islámico durante los enfrentamientos en Al Hasaka, pero no han ofrecido un recuento de víctimas entre sus filas o de civiles.

Sí lo ha hecho la Policía kurda o Asayish, que lucha junto a las FSD en Al Hasaka, que anunció hoy en un comunicado que desde el pasado jueves tres civiles murieron y un miembro de sus fuerzas, identificado como Jaled Eleui, perdió la vida durante los enfrentamientos, mientras que otros siete resultaron heridos.

Por su parte, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos elevó la cifra de fallecidos desde el jueves a 89 (56 del Estado Islámico, 28 kurdos y 5 civiles) y advirtió de que el número de muertos podría aumentar en las próximas horas por la violencia en los choques.

Prisioneros del EI detenidos se sublevaron el jueves por la noche coincidiendo con la explosión de un coche bomba en las inmediaciones del centro penitenciario y un segundo intento de fuga tuvo lugar el viernes en la misma cárcel, considerada una de las más grandes para integrantes del grupo radical en todo el mundo, con cerca de 3.500 combatientes y líderes yihadistas en sus celdas.

Miles de combatientes del EI y sus familiares permanecen en cárceles o en campamentos de refugiados administrados por los kurdosirios en el noreste del país, la mayoría de ellos tras haber sido detenidos en 2019 durante la ofensiva para expulsarlos de los últimos territorios que controlaban en esa región.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.