Vilda: "Tengo más ganas y más fuerza que nunca de seguir"

·5  min de lectura

Las Rozas (Madrid), 1 sep (EFE).- Jorge Vilda, seleccionador español femenino, aseguró que tiene "más ganas y más fuerza que nunca de seguir trabajando" para la selección española pese al descontento de las jugadoras con su labor.

"Tengo más ganas y más fuerza que nunca de seguir trabajando, de seguir creando una selección competitiva. Estar en la selección ha sido un paraíso futbolístico en el pasado y vamos a conseguir que lo siga siendo", declaró en rueda de prensa.

"Es un privilegio estar en la selección, representar a tu país, venir con alegría. Vamos a seguir construyéndolo no solo en la absoluta. La federación nos dota de todos los medios para trabajar, estamos a la vanguardia del fútbol femenino, y me considero un privilegiado", indicó ante los medios en una comparecencia que precedió a la de las capitanas del equipo.

Vilda aseguró sentirse "dolido" por las filtraciones existentes en el vestuario: "Mi sentimiento es de decepción. Me siento profundamente dolido con esta situación, sobre todo por la forma de proceder. Se han traspasado los códigos del fútbol, que lo que está en el vestuario se queda allí y se soluciona allí. Soy dialogante, mi puerta siempre está abierta y creo que así se puede hacer".

"Me siento muy fuerte por el equipo que hemos construido, que se ha ganado el respeto por todo el mundo por su forma de jugar y sus resultados. Y también por el respaldo del presidente, de la junta directiva, de la federación...", declaró.

En la previa del partido de clasificación para el Mundial ante Hungría, profundizó en su reflexión: "Lo que más me ha dolido es el proceder de cómo se han hecho las cosas. Pienso que podíamos haber actuado de otra forma, por eso me siento dolido y tengo cierta decepción".

"Pero aguanto casi todo y lo que me viene me hace salir para arriba, tener más fuerza. Tengo la clara convicción en que el trabajo es bueno. Tengo una federación detrás que nos dota de las mejores condiciones. Amo esta profesión, hemos estado muchos años creando algo que es muy bueno. No he visto a nadie en el mundo que juegue como la selección española", agregó.

Asimismo, defendió a su cuerpo técnico: "Quiero destacar la calidad del cuerpo técnico de elite que tengo a mi lado. Es gente del máximo nivel con los que el día a día trabajamos en los entrenamientos, en los partidos, en la planificación... no cambiaría a ninguno. Todos podemos mejorar, los más exigentes somos nosotros. Pero la experiencia, como lo que se hace, es de gran nivel".

"Me tengo que guiar en lo que veo en el campo, en los entrenamientos. He visto entrenamientos de gran intensidad, jugadoras que lo dan todo, que están con ganas. El test real es lo que se ve en el campo y en el partido", agregó.

El entrenador no cree ser el culpable de todo lo que sucede: "Tenemos una sensación de frustración por no pasar de cuartos en la Eurocopa y si hacemos repaso de lo que ha sucedido antes, hemos ganado en todos los partidos los dos años anteriores. La selección ha ido creciendo".

"En esta Eurocopa el sorteo no fue favorable y hubo errores puntuales, que pienso que nos han penalizado y de los que me responsabilizo, pero no creo que sea el culpable de esos errores y de muchas cosas que se están diciendo", añadió.

Ahora confía en que todo vuelva a la normalidad: "Me veo capaz de reconducir la situación, por supuesto. Venir a la selección tiene que ser una alegría. Buscamos a las que están convencidas con el trabajo, con los planes de partido, con lo que se está haciendo. Con datos es un trabajo bien hecho. ¿Que es mejorable?... por supuesto".

En esa línea, manifestó: "Cuando cogimos la selección en 2015 éramos decimonovenas. Ahora mismo estamos en el top-10 y no solo eso. Se trata de transmitir esa forma de jugar, que tengamos nuestro estilo, que seamos reconocibles a nivel mundial. Me llaman la atención los elogios recibidos después de la Eurocopa. Tenemos cosas que mejorar y trabajamos concienzudamente para hacerlo".

Preguntado sobre las conversaciones con las futbolistas, no quiso profundizar en ellas: "Son internas, privadas, códigos del fútbol. Somos gente que escucha, que somos de claras convicciones pero no soberbios. Podemos atender a cuestiones que se pueden mejorar y en ello estamos".

"La situación que se está vendiendo desde fuera es mucho más tensa de lo que se vive dentro. No hay un clima de normalidad, esto afecta, pero no tanto como lo que se está vendiendo. Yo atiendo a actitudes, a entrenamientos, a cómo afrontan el partido... y me transmiten que están luchando por ser titulares mañana ante Hungría. No ha habido ninguna jugadora que haya dicho 'no quiero estar aquí'. Tengo la sensación de que todas quieren estar", dijo.

De hecho, afirmó que el ambiente en el vestuario "siempre ha sido bueno". "Llama la atención lo buenos que fueron los primeros quince días de concentración para la Eurocopa, cuando hubo un clima extraordinario", subrayó.

"Cuando llegó la competición eso pudo cambiar algo, pero no hasta el punto de lo que se está transmitiendo. En el pasado esto ha sido el paraíso futbolístico, todas han venido encantadas, y creo que en el futuro próximo esto puede ser así. Es un paso más para crear un gran equipo. Nos falta un escalón para ser un equipo campeón y estamos en la búsqueda", añadió.

En sus palabras no rehuyó la autocrítica: "Soy el primero que la hace y que piensa que esta selección tenía que haber pasado de cuartos. En 2017 no teníamos equipo para competir frente a frente con las grandes, en 2019 todavía nos faltaba. En esta Eurocopa errores puntuales nos han penalizado mucho".

"Me consta que el equipo ha seguido los planes de partidos. Hacemos un gran esfuerzo para diseñar las tareas de entrenamiento. Pienso que vamos en la línea correcta. También que podemos mejorar. Tenemos un reto por delante muy ilusionante como es el Mundial", señaló.

"Que esté o no esté lo deciden el presidente y la junta directiva. Él confía en mí para entrenar y yo en las jugadoras para jugar. Si eso se mueve o alguien se confunde es cuando las cosas no van bien", manifestó.

"Lo más importante es que los directivos dirijan, los entrenadores entrenen y las jugadoras jueguen. En la selección se vive todo de manera muy intensa. Yo no siento desgaste, siento energía", concluyó.

(c) Agencia EFE