Quién era Jorge “Acero” Cali: el astro del kickboxing que mató a un ladrón y tenía polémicas amistades en la política

·3  min de lectura
Guillermo Moreno y Acero Cali, durante la marcha en apoyo del Gobierno en 2008
Archivo

El excampeón mundial de kickboxing y actual promotor de combates Jorge Acero Cali, de 49 años, murió este domingo. El cuerpo del exdeportista fue encontrado sin vida en un hotel de Santa Rosa, La Pampa.

Según informaron sus allegados, habría sufrido un paro cardíaco en su habitación en el hotel La Campiña, mientras descansaba tras organizar un evento en esa localidad pampeana. La noticia fue confirmada a LA NACION por Martín Sánchez, jefe de prensa de Chino Maidana Promotions. Según supo este diario, unas semanas atrás había tenido una intervención quirúrgica para extirparle cálculos de la vesícula. Además, tenía antecedentes de problemas coronarios.

Astro del kickboxing a nivel mundial, Cali también tuvo un paso destacado por la política, donde fue vinculado a polémicas amistades con el peronismo, lo que le valió un cargo el Concejo Deliberante de Escobar.

El deportista tenía una estrecha relación con el exsecretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, aunque siempre negó ser un empleado suyo. “Nunca fui su guardaespaldas. Es mi amigo desde hace mucho tiempo”, dijo alguna vez en LA NACION.

Jorge Acero Cali
Jorge Acero Cali


Jorge Acero Cali

Cali fue precandidato a intendente de Escobar y llegó a ser presidente del Concejo Deliberante de ese partido bonaerense, pero fue desplazado de su puesto cuando se lo acusó por la destrucción de humedales y por la venta de tierras sin evaluar el impacto ambiental.

“Acero” había sido acusado de ejercer presión en busca de la aprobación de emprendimientos, lo que ignoraba la legislación local y el impacto ambiental en la zona.

“Escobar, un futuro de acero”, era el lema de su campaña, en 2014. Y se jactaba de tener contactos con Daniel Scioli, con Sergio Massa y con Mauricio Macri, según él mismo contó en una entrevista con LA NACION.

“Tuve la desgracia de matar a una persona”

En diálogo con el programa Animales Sueltos, Cali relató en 2012 que era portador de armas de fuego. “Tuve una desgracia en Ciudadela: me quisieron robar y la persona falleció”, contó el exluchador en esa aparición televisiva, donde remarcó: “Uno tiene que estar dispuesto a usarla [al arma]”.

Cali detalló que dos personas intentaron robarle el auto. “Me pegaron con la culata del arma, se la manoteo y le pego un tiro en el pecho”, contó, y agregó: “Es la primera vez que lo cuento, es algo de lo que no hablo porque no es ejemplo de nada”.

“Fue una historia larga y bastante fulera porque uno no está preparado para eso”, dijo, y cerró: “En ese momento era la vida de él o la mía”.

Vinculado a salas de juego clandestinas

En 2013, a raíz de la denuncia de vecinos, la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad procedió a inspeccionar y clausurar un local en el barrio porteño de Abasto que, habilitado como club social, funcionaba como una sala de apuestas clandestina.

En este contexto, Cali fue vinculado a la actividad en el lugar , llamado Club Social Primera Junta, y situado en Lavalle 3461. Según voceros de la Agencia, al momento de la inspección se acercó un abogado que decía representar al boxeador; aunque, según la información brindada por el mismo organismo oficial, el título de propiedad del inmueble no se encontraba a nombre del deportista sino al de una persona de apellido Silvetti.

Durante la inspección, que se llevó a cabo entre las 22 y las 23 del jueves pasado, se encontraron ruletas, fichas con los resultados de los juegos, tarjetas y bolilleros de bingo, mesas de blackjack y otros elementos vinculados al juego que desvirtuaban el rubro para el cual se encontraba habilitado.

Según el relato de los vecinos, la sala de apuestas clandestinas era frecuentada por figuras mediáticas y del ambiente artístico y deportivo. El financista Federico Elaskar, imputado por lavado de dinero en la causa vinculada al empresario Lázaro Baez, habría estado entre los habitués.

El exdeportista, que admitió haber conocido al supuesto valijero de Lázaro Báez, Leonardo Fariña estuvo también en el centro de la escena cuando fue demorado en 2013 por la Policía Federal en pleno Palermo porque circulaba por la Avenida del Libertador con una Ferrari roja que no tenía la patente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.