Jon Rahm vuelve a brillar tras el varapalo de no ir a los Juegos

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Jon Rahm y su vista clavada en el vuelo de la pelota en el hoyo 10; es el puntero junto con Justin Thomas en Nueva Jersey
John Minchillo

La Estatua de la Libertad a unos kilómetros de distancia, un ferry que navega por las aguas del río Hudson y los rascacielos de Manhattan como telón de fondo. Ese es el entorno urbano del arranque de la FedEx Cup, la serie de tres torneos del PGA Tour que otorga una recompensa final de 15 millones de dólares y el título de Mejor Jugador de la temporada. 

El foco del Northern Trust Open, la cita que comenzó ayer en el Liberty National de Nueva Jersey, se centró en la figura de Jon Rahm, un Nº 1 irrompible: llevaba más de un mes sin jugar debido a su segundo reposo obligado por coronavirus y picó en punta después de una formidable vuelta de 63 (-8), tras presentar una tarjeta con 8 birdies y sin manchas. 

Comparte la vanguardia con Justin Thomas, aunque el vasco sorprende por su capacidad de resiliencia física y anímica, después de esa batería de tests de Covid que lo exasperaron. ¿Hubo un falso positivo entre varios negativos? ¿Realmente estuvo contagiado? El monarca del ranking asegura que no, la realidad es que hace unas semanas se le esfumó el sueño de representar a España en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. “Estaba deseando conseguir la de oro para mi país, fue devastador y todavía me pone un poco triste porque quería sumar al medallero”, admitió.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Conviene recordar que Rahm había dado positivo por primera vez de coronavirus a principios de junio, cuando era el líder a 18 hoyos del final del Memorial, en Ohio. Y apenas dos semanas después, después de su período de inactividad, se llevó el US Open, que significó su primer Major. Ahora, el español quiere repetir aquella historia de resurrección y atesorar el primer playoff de la FedEx Cup. Su último torneo había sido el Open Británico, que finalizó el domingo 18 de julio y en el que concluyó 3º. Este jueves lució como nuevo, con total control de su juego, sonriendo en la cancha más de lo habitual y sin importar el viento imperante ni la amenaza de los roughs. Tanto él como Thomas, dos pesos pesados del PGA Tour, están dispuestos a fijar condiciones en este tramo final del calendario. Otro de los animadores, Bryson DeChambeau, firmó el par total (71) con una tarjeta estrambótica: 9 birdies, 5 bogeys, dos doble bogeys y apenas dos pares.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Collin Morikawa llegaba a Nueva Jersey con el honor de encabezar el ranking de la FedEx Cup, pero el campeón del Open Británico y de uno de los torneos del World Golf Championship decepcionó con una primera tarjeta de 74 golpes (+3), que seguramente le estropeó la chance de ganar esta semana. Exhibió una opaca versión, con cinco bogeys y apenas la mitad de greens en regulación. Lo único que pide el norteamericano es un poco de descanso –deseo reconocido después de su trayecto- para intentar arribar fresco a The Tour Championship, un lugar que ya tiene asegurado.

Vídeo | Lanza su pelota de golf a más de 140 km/h y es atrapada por un rayo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.