Joey Logano se consagró por segunda vez tras su victoria en Phoenix

Jared C. Tilton/Getty Images

Joey Logano mostró gran autoridad y convicción para consagrarse campeón por segunda vez en la NASCAR, luego del primer título conseguido allá por 2020. El piloto de Ford lo hizo al imponerse en la carrera final del domingo, en el Phoenix Raceway.

El nacido en Middletown, Connecticut, de 32 años, completó una temporada con notable protagonismo, aunque sólo fueron tres triunfos totales los que firmó a lo largo de 36 citas. No obstante, registró otros dos segundos puestos, un par de terceros lugares, dos veces cuarto y una vez quinto.

El ganador de su 31ª carrera en la máxima categoría tenía a Chase Elliott, Christopher Bell y Ross Chastain como los otros aspirantes a la corona y que habían clasificado al Final 4. Sin embargo, el gran desempeño en el óvalo de Avondale le dio el éxito indiscutido.

De hecho, Logano lideró 187 de las 312 vueltas que tuvo la competencia, seguido de su escolta Ryan Blaney, quien estuvo al frente 109 giros. Detrás se ubicaron Chastain, Chase Briscoe y Kevin Harvick, mientras que Bell y Elliott debieron conformarse con las 10ª y 28ª posiciones, respectivamente.

"Lo logramos. Somos campeones otra vez, sí. Dios mío, estoy tan emocionado. Gracias a todos, mi equipo. Chicos, ustedes son estupendos. Me dieron un buen auto de carreras; una buena parada en boxes al final nos puso al frente", valoró el de Ford con felicidad tras la competencia en Arizona.

"Se trata de campeonatos. De eso se trata todo, y trabajamos muy duro las últimas dos semanas tratando de ponernos en posición", amplió Logano, quien dos años después vuelve a estar en la cúspide del deporte.

Foto: Jared C. Tilton/Getty Images