Joey Chaos goza su aventura

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 17 (EL UNIVERSAL).- A los siete años de edad, la vida de aquel pequeño que con el paso del tiempo decidió ocultar su rostro tras una máscara, no era placentera.

Rochester, New York, su lugar de nacimiento, lo atormentaba, pero ahí también encontró una razón para disfrutar la infancia. "Empecé a ver lucha libre y la tomé como una forma de sacar todo el enojo que traía dentro de mi", recuerda, quien ahora como Joey Chaos, prueba suerte en el ring.

Solía ser un niño solitario, así que entrar a la lucha libre significó conocer a mucha gente fuera de su entorno familiar, encontrar a su familia.

Hace poco más de un año empezó una travesía que terminó en la CDMX. Acá la lucha libre es diferente a la de Estados Unidos, pero le gusta, quiere aprender el estilo de México, "porque hacen cosas maravillosas".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.