Joel Díaz, el entrenador que "mexicanizó" a Bivol para derrotar a Canelo Álvarez

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Joel Díaz junto a Timothy Bradley, uno de sus alumnos más destacados. REUTERS/Danny Moloshok
Joel Díaz junto a Timothy Bradley, uno de sus alumnos más destacados. REUTERS/Danny Moloshok

Joel Díaz fue el as bajo la manga de Dmitry Bivol el pasado 7 de mayo pasado, cuando el campeón mundial semipesado retuvo su título ante el mexicano Saúl Álvarez. El púgil ruso le propuso dilemas imposibles de resolver a Canelo. Todo estaba perfectamente calculado. Bivol contó en su esquina con el respaldo de un entrenador mexicano que conocía el método perfecto para hacer tropezar a su paisano.

Nacido en Jiquilpan, Michoacán, Díaz llegó a California a los doce años. Sus padres emigraron cuando él y sus hermanos eran niños. Junto a sus abuelos, el hoy entrenador de boxeo creció en una sierra apartada de todo. “Mi abuelita nos llevaba a la escuela, y llegaba nuestro abuelito y nos sacaba para llevarnos a trabajar”, recordó Díaz en el podcast Un Round Más.

En contra de su voluntad, los hermanos Díaz fueron engañados para irse obligadamente a Estados Unidos: no querían dejar a sus abuelos, con quienes habían crecido. Ni siquiera conocían a sus padres, pero no tuvieron opción. Había que olvidar el pasado y continuar. Ya instalado en Estados Unidos, Díaz descubrió una pasión en el boxeo. Escaló galones en el mundo amateur hasta instalarse en la antesala de la representación olímpica. Pero hubo un obstáculo insuperable.

Díaz obtuvo la residencia estadounidense gracias a la amnistía de Ronald Reagan en 1980. Pero no la ciudadanía. Y para poder competir por Estados Unidos en unos Juegos Olímpicos, ese requisito era excluyente. Tras la frustración del sueño olímpico, Díaz emprendió el camino del profesionalismo. En total, realizó 21 peleas como profesional, pero un desprendimiento de retina lo obligó a un retiro prematuro.

Después de un periodo en el que entró en “negocios que involucraban armas”, Díaz volvió al boxeo, como entrenador, por una petición de su madre, que una noche detectó que Joel no andaba en buenos pasos. Comenzó como entrenador de sus hermanos, Antonio y Julio. Pero el peleador que cambió la vida de Joel Díaz fue Timothy Bradley, a quien condujo desde el amateurismo hasta el tricampeonato del mundo en tres categorías diferentes.

Con Bradley, recolectó grandes triunfos ante peleadores como Manny Pacquiao, Juan Manuel Márquez y Ruslan Provodnikov, este último peleador ruso que le abrió las puertas para conocer a Dmitry Bivol. Vadim Korni, manager de peleadores rusos, le delegó a Díaz la tarea de entrenar a Provodnikov y, después, a diversos seleccionados olímpicos (actualmente Díaz tiene a trece boxeadores rusos en su gimnasio). Dmitry Bivol es representado por Korni, quien vio en Díaz al maestro ideal para preparar la pelea contra Canelo, pues Gennady Mashianov, entrenador de siempre de Bivol, no tenía en mente algunas “mañas” del estilo mexicano.

Díaz durante una conferencia de prensa. (Eva Marie Uzcategui Trinkl/Anadolu Agency via Getty Images)
Díaz durante una conferencia de prensa. (Eva Marie Uzcategui Trinkl/Anadolu Agency via Getty Images)

La instrucción del manager Korni fue clara: “(Me dijo) queremos que Bivol salga de su ritmo, que le integres el estilo mexicano…Los peleadores europeos no conocen el colmillo que tenemos nosotros los mexicanos por naturaleza. Son técnicos, pero cuando les sacas el colmillo mexicano, olvídate”. Díaz ya había enfrentado a Álvarez en febrero del año pasado, cuando adiestró al turco Avni Yildirim. El resultado de esa pelea fue una paliza total por parte del campeón tapatío.

Sin embargo, Díaz tenía la fórmula para vencer a Álvarez. Solo necesitaba al intérprete ideal. “¿Qué hace Canelo? Canelo trata de dominarte. Pero si lo frustras, él pierde la cabeza por el coraje. El mexicano, cuando lo hacen enojar, entra a los intercambios. Cuando Bivol le pegaba, Canelo tenía la frente roja, ya estaba enojado. Le dije a Bivol que siguiera igual. La cosa es frustrarlo. Después Canelo se cansó, se frustró, y Bivol pudo dominarlo”. El campeón ruso retuvo su título con una actuación impecable para propinar al mexicano su primera derrota en nueve años. En ningún momento de la pelea su pudo apreciar que Canelo Álvarez tuviera oportunidades reales de salir airoso.

Díaz no tiene dudas de lo que pasaría en una posible revancha: “Se lo chinga otra vez”, sin importar que el enfrentamiento se dé en el peso natural de Canelo (supermediano). Y también reveló que Bivol se vio mal "a propósito" en sus últimas dos peleas para que Álvarez se confiara y lo aceptara como rival. Joel se volvió profeta muy lejos de aquella sierra en la que creció con la disciplina de su abuelo como mantra. Hoy puede decir que aleccionó al verdugo del último rey mexicano.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Imponentes “colosos de los mares” invaden Veracruz

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.