Joaquín Arbe dejó su huella en Valencia y es el nuevo dueño de récord argentino en maratón

·3  min de lectura
El esquelense Joaquín Arbe tuvo una destacada actuación en la Maratón de Valencia y logró romper el récord argentino con un tiempo de 2:09:36
El esquelense Joaquín Arbe tuvo una destacada actuación en la Maratón de Valencia y logró romper el récord argentino con un tiempo de 2:09:36

Todo un impacto. En España, un argentino dejó su huella. Quebró una marca que tenía 27 años y su nombre se inscribe en la historia del atletismo en celeste y blanco. Joaquín Arbe, de Chubut, en la maratón de Valencia, superó el récord argentino que ostentaba Antonio Silio. El ganador de la prueba fue Lawrence Cherono, de Kenia, con un tiempo 2h5m11s.

El chubutense, de 31 años, hizo el recorrido en 2h9min37s, es decir, 20 segundos menos que la marca que Silio había conseguido en la Maratón de Hamburgo, con 2 horas, 09 minutos y 57 segundos, el 30 de abril de 1995 . Arbe, que finalizó vigésimosegundo en la competencia que reunió más de 140 corredores, compitió en los Juegos Olímpicos de Tokio y es uno de los mejores corredores de maratón de la Argentina. Vale recordar que hasta esta maratón, su mejor marca había sido 2h11m2s, en la Maratón de Buenos Aires, en 2019.

Joaquín Arbe logró romper el récord argentino con un tiempo de 2:09:36
Joaquín Arbe logró romper el récord argentino con un tiempo de 2:09:36


Joaquín Arbe logró romper el récord argentino con un tiempo de 2:09:36

Para Arbe el registro es un premio al esfuerzo de toda una vida. Representante argentino en Tokio 2020, ahora también lo será en un Mundial. Su vida es una historia que merece ser contada con detalles que van mucho más allá de lo deportivo. A los 16 años nació su primer hijo, Emanuel. La vida lo puso en un lugar difícil desde temprano. Dejó la escuela secundaria y buscó trabajo. Como su papá, comenzó a trabajar de cartero. Pero no le gustaba. Entonces se decidió por la profesión de su abuelo materno, Daniel Toro y se dedicó a la albañilería.

Y aunque le costaba, porque tenía que salir a correr después del desgaste físico de un trabajo pesado, no quiso dejar de correr. Era campeón nacional de cadetes de los 1500 metros. El fondo lo apasionó siempre. Pero su papá, Néstor, y su mamá, Eliana, le insistían... “Hijo, no te conviene correr, preocupate mejor en conseguir un buen trabajo. Nadie puede vivir del atletismo”. Pero eligió ser dueño de su propio destino.

“Estoy muy feliz de haber concretado este objetivo por el que tanto luché y agradezco a todos los que me apoyaron. Desde el kilómetro 30, cuando se retiraron las ‘liebres’ quedé muy solo, además afectaba el viento. Pero ya tenía la tranquilidad de haber acumulado segundos suficientes para concretar el objetivo”, comentó Arbe en el sitio del Enard. Este registro también le dio a Arbe la clasificación para el Mundial 2022 de Eugene, Oregon, Estados Unidos.

Antonio Silio, en la maratón de Hamburgo, en 1995
Lutz Bongarts


Antonio Silio, en la maratón de Hamburgo, en 1995 (Lutz Bongarts/)

Además, compitieron otros argentinos: Eulalio Muñoz finalizó 32° (2h11m56s) y Miguel Ángel Bárzola, 54° (2h18m50s). Marcela Cristina Gómez, olímpica y dueña del récord nacional, sufrió una caída y debió abandonar.

Joaquín Arbe que hizo toda su preparación en la altura de Cachi, en Salta, a 2600 kilómetros de Esquel, su lugar en el mundo. Construyó su propia casa, su propia familia, y ahora está trazando un camino de historia para el atletismo argentino.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.