Jiménez juega al todo o nada

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz, enviado

LOS ÁNGELES, EU, septiembre 23 (EL UNIVERSAL).- El 23 de julio, en un juego de preparación, el Wolverhampton se enfrentaba con el Besiktas de Turquía.

El delantero mexicano Raúl Jiménez hizo un gol y, a los pocos minutos, salió de cambio por una dolencia bastante importante... Ahí empezó todo el calvario que hoy lo tiene en duda de cara a la Copa del Mundo.

Todavía jugó algunos partidos, pero desde finales de agosto no ha vuelto a la cancha... Y todo fue por sus ganas de ser.

"Si me toca jugar en el equipo [Wolverhampton], en la Selección, si estoy bien, no haré menos, no pasará por eso de cuidarme, que no pelee en una pelota al 100%. [La lesión] fue de una jugada intrascendente, en el mediocampo, una pelota que fui a buscar, a la que quizá pude no haber ido, pero prefiero lastimarme así, que estarme cuidando y que llegue una lesión peor", relató el delantero hidalguense, quien siempre ha gozado de la completa confianza del entrenador nacional, Gerardo Martino.

El problema es que ahora su presencia en Qatar está en duda, más allá de que él haga hasta lo imposible por tener una buena recuperación y estar listo.

Y reiteró: "No me quiero perder el Mundial, haré hasta lo imposible por llegar y lo haré siempre al 100%".