El jeque que anuló un gol en un partido de la Copa Mundial de la FIFA

·4  min de lectura
Miembros de la Guardia Civil de España rodean al presidente de la federación de fútbol de Kuwait, jeque Fahid (con un kufiya rojo), que habla con los jugadores de su país durante el polémico gol anulado. (Foto: Peter Robinson/EMPICS via Getty Images)
Miembros de la Guardia Civil de España rodean al presidente de la federación de fútbol de Kuwait, jeque Fahid (con un kufiya rojo), que habla con los jugadores de su país durante el polémico gol anulado. (Foto: Peter Robinson/EMPICS via Getty Images)

Un hecho bastante particular tuvo lugar en el partido entre Francia y Kuwait disputado el 21 de julio por la Copa Mundial de Fútbol de España 1982. El resultado final fue 4-1 a favor de Francia como era de esperarse. Sin embargo, el marcador no fue lo más interesante del encuentro.

Era el momento más importante en la historia del fútbol kuwaití, era la primera vez (y hasta ahora la única) en un Mundial de Fútbol. En su primer partido sacó un gran empate 1-1 ante Checoslovaquia (ahora República Checa y Eslovaquia) y su segundo juego era contra uno de los pesos pesados en una Copa Mundo. En el primer juego habían demostrado que tenían con que poner en aprietos a los franceses.

El equipo europeo intentó por todos los métodos de abrir el marcador pero la selección kuwaití taponó y ofreció una fuerte resistencia durante los 30 minutos iniciales. Finalmente, Francia encontró el camino a la red a través de Bernard Genghini y a partir de ahí fue más fácil para los europeos. Michel Platini marcó el segundo para Le Blues al minuto 43 y así se fueron al descanso.

A los tres minutos del segundo tiempo Francia anotó el tercero. Sin embargo, los kuwaitíes no se desanimaron y marcaron el descuento dejando el marcador por 3-1. En el minuto 75 de se presentó una de las acciones más extrañas de una Copa Mundial: Platini hizo una asistencia magistral a Giresse y metió la pelota para el 4-1, que dejaba prácticamente sin oportunidades al conjunto asiático.

Los jugadores de Kuwait protestaron contra el árbitro de la Unión Soviética Miroslav Stupar. Argumentaban que escucharon el silbato en el momento en que Giresse recibió el pase y se detuvieron porque creyeron que había pitado un fuera de lugar. El referí no les prestó atención y validó la anotación a favor de Francia.

El entrenador francés Michel Hidalgo es controlado por miembros de la policía española por su protesta tras la decisión arbitral de invalidar un gol a Francia. (Foto: Peter Robinson/EMPICS vía Getty Images)
El entrenador francés Michel Hidalgo es controlado por miembros de la policía española por su protesta tras la decisión arbitral de invalidar un gol a Francia. (Foto: Peter Robinson/EMPICS vía Getty Images)

Fue ahí que el jeque Fahad Al-Ahmed Al-Jaber Al-Sabah, príncipe y hermano del Emir de Kuwait, decidió intervenir. Desde el palco donde se encontraba viendo el partido de su equipo con Francia les hizo señales a los jugadores de su país para que se retiraran del campo porque no iban a seguir jugando.

Luego fue más allá, descendió a la cancha y la Guardia Civil lo dejó entrar a la grama ante la sorpresa de todos los presentes y las personas que veían el partido en la televisión. Fahad, también presidente de la asociación de fútbol de la nación en ese entonces, se acercó al juez y habló con él por unos cortos instantes.

El árbitro Stupar sucumbió ante el reclamo del príncipe kuwaití y cambió su decisión inicial, anuló el gol de Francia ante la furia de los europeos que amenazaron con retirarse, pero el entrenador francés Michel Hidalgo los hizo entrar en razón y se quedaron en el campo.

El partido se reanudó después de tan bochornoso incidente y el equipo francés anotó su cuarto gol tan solo unos minutos después, para un definitivo 4-1.

Ya en el siguiente partido contra Inglaterra no hubo nada polémico y terminaron fuera de la Copa Mundial tras perder por 1-0.

La única participación de Kuwait en una Copa Mundial de Fútbol fue breve pero quedará por siempre en los libros de la historia porque un príncipe cambió una decisión arbitral. Al árbitro Stupar se le prohibió oficiar como juez FIFA a partir de entonces, mientras que a Kuwait se le impuso una multa de 25.000 francos suizos, una suma bastante irrisoria para un multimillonario príncipe kuwaití.

Mira el video del polémico incidente:

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver este contenido si te aparece no disponible debido a tus preferencias de privacidad

VIDEO: Djokovic se divierte con Neymar y Verratti antes de su debut en Montecarlo