James White le puso punto final a su carrera a los 30 años

·3  min de lectura

La historia de James White en la NFL llegó a su fin este jueves. Es que el tres veces ganador del Super Bowl con New England Patriots anunció el cierre de su carrera a través de sus redes sociales, luego de ocho temporadas en la máxima categoría del fútbol americano.

El ahora ex corredor estuvo luchando contra una lesión en la cadera durante este tiempo, la que lo limitó a jugar sólo tres partidos en 2021. Por este motivo, y luego de haber sido colocado en la lista de afectados por inconvenientes físicos durante el campamento de entrenamiento, decidió terminar su trayectoria, a los 30 años.

Todo su período como jugador profesional lo atravesó con el equipo Massachusetts, después de ser seleccionado en la cuarta ronda del draft, en 2014.

White estableció un récord de Super Bowl con 14 recepciones y anotó el touchdown ganador en la memorable victoria en tiempo extra de New England sobre Atlanta Falcons en la 51° edición.

A través de sus cuentas oficiales de Instagram y Twitter, expresó: "¡Ha sido un honor representar a mi familia, a mis compañeros de equipo y a la gente de New England como patriota!".

Y continuó: "Gracias a Robert Kraft [propietario del equipo], al entrenador Bill Belichick y a toda la organización de los Patriots por darme la oportunidad de vivir el sueño de mi infancia. Poder jugar toda mi carrera con una franquicia, en frente a los mejores fanáticos de la NFL, ha sido una bendición y un honor tremendos".

Finalmente, el recién retirado manifestó: "Decir que Foxboro siempre tendrá un lugar en mi corazón es quedarse corto. Ha sido el capítulo más importante de mi adultez, mis hijos nacieron aquí y es el lugar que mejor conocemos como adultos y donde crecí y formé mi familia".

James White se consolidó como uno de los mejores corredores en la recepción de pases de la NFL durante su estadía en los Patriots y se asentó aún más en la tradición de la franquicia con su actuación en el juego por el título de la temporada 2016.

El producto de Wisconsin totalizó 110 yardas en 14 recepciones y empató un récord de Super Bowl con tres touchdowns para ayudar a New England a superar un déficit de 28-3 y derrotar a los Falcons 34-28 en el único Super Bowl decidido en tiempo extra.

Más tarde, alcanzó récords de temporada en el equipo con recepciones (87) y yardas recibidas (751) para un corredor en 2018, el curso en el que los Patriots coronaron con una victoria sobre Los Angeles Rams para su sexta victoria en el Super Bowl bajo el entrenador Bill Belichick y el mariscal de campo Tom Brady.

El cuadro de Gran Boston nombró al ex corredor para el All-Dynasty en 2020, así como para su equipo All-2010s. Termina su carrera como octavo en la historia de la franquicia en recepciones (381), mientras registra 3278 yardas por recepción, 1278 yardas por tierra y 36 touchdowns totales en 95 juegos de temporada regular.

Foto: Getty Images