La pelea nominada como el combate del año cambiará boxeo femenino para siempre

·7  min de lectura
Katie Taylor de Irlanda (pantalones cortos negros) intercambia golpes con Amanda Serrano de Puerto Rico (blancos) en una pelea por el título mundial de peso ligero en el Madison Square Garden el 30 de abril de 2022 en Nueva York, Nueva York. Esta pelea marca la primera pelea de boxeo de mujeres en encabezar el Madison Square Garden en la historia del lugar. Taylor derrotó a Serrano por decisión de los jueces. (Foto: Sarah Stier/Getty Images)
Katie Taylor de Irlanda (pantalones cortos negros) intercambia golpes con Amanda Serrano de Puerto Rico (blancos) en una pelea por el título mundial de peso ligero en el Madison Square Garden el 30 de abril de 2022 en Nueva York, Nueva York. Esta pelea marca la primera pelea de boxeo de mujeres en encabezar el Madison Square Garden en la historia del lugar. Taylor derrotó a Serrano por decisión de los jueces. (Foto: Sarah Stier/Getty Images)

Katie Taylor y Amanda Serrano estaban a punto de encabezar el combate principal de boxeo en el Madison Square Garden de Nueva York, con lo que se convirtieron en las primeras mujeres en hacerlo en la historia del recinto, y la mente de Paul ya estaba en la próxima pelea, tuvo una premonición.

“Soñé con una trilogía, en la que la primera pelea era tan buena, brutal y entretenida que se tenía que hacer una revancha”, afirmó Paul en una entrevista desde su “green room” en el Garden dos días antes del combate. “En la segunda pelea había una ganadora diferente y luego la tercera lo resolvía todo. No sé, quizás estemos aquí durante los próximos dos años”.

Taylor venció a Serrano por decisión dividida y cada peleadora ganó 1 millón de dólares garantizado. El combate, realizado el 30 de abril, rápidamente suscitó peticiones para una revancha, tanto de forma inmediata en el cuadrilátero como entre los observadores, quienes calificaron la pelea como la predilecta a convertirse en el combate del año tanto en hombres como en mujeres. Desde entonces, los involucrados han estado buscando organizar esa revancha y la posibilidad de una trilogía luce bastante realista.

El boxeo femenino profesional nunca ha tenido una trilogía, pero tampoco había tenido figuras como Paul, cuya presencia disruptiva en el boxeo profesional —o espectáculo de circo, dependiendo de a quién le preguntes— está dándole un vuelco al deporte.

Paul, de 25 años, es una exestrella de YouTube conocida por hacer acrobacias y bromas peligrosas, ofender a sus colaboradores, provocar a su competencia y calificar al coronavirus de “mentira” en 2020. También fue acusado de allanamiento de morada por su participación en un saqueo en un centro comercial y enfrentó denuncias de conducta sexual inapropiada de otros influentes sociales.

Katie Taylor de Irlanda (pantalones cortos negros) golpea a Amanda Serrano de Puerto Rico (blancos) durante su pelea por el campeonato mundial de peso ligero. Taylor ganaría por decisión dividida para seguir siendo la campeona mundial indiscutible de peso ligero y retener sus títulos de peso ligero de la AMB, CMB, FIB, OMB. Taylor y Serrano hicieron historia como las primeras luchadoras en encabezar un evento de boxeo en los 140 años de historia del lugar. (Foto: J. Yim/Getty Images)
Katie Taylor de Irlanda (pantalones cortos negros) golpea a Amanda Serrano de Puerto Rico (blancos) durante su pelea por el campeonato mundial de peso ligero. Taylor ganaría por decisión dividida para seguir siendo la campeona mundial indiscutible de peso ligero y retener sus títulos de peso ligero de la AMB, CMB, FIB, OMB. Taylor y Serrano hicieron historia como las primeras luchadoras en encabezar un evento de boxeo en los 140 años de historia del lugar. (Foto: J. Yim/Getty Images)

Paul comenzó a boxear en 2018, cuando noqueó a otro yutubero, Deji Olatunji, en un combate de aficionados. Pelea tras pelea, Paul incrementó sus payasadas y poder de atracción, para gran indignación de algunos fanáticos y otros en el deporte que aseguran que sus seguidores en las redes sociales le han comprado un boleto inmerecido al cuadrilátero y que su entrada al boxeo solo es una frivolidad.

Esa misma línea de crítica ha planteado dudas sobre si Paul es sincero en cuanto su iniciativa más reciente: desarrollar el boxeo femenino.

Serrano, una de las mejores peleadoras libra por libra en el boxeo, es la primera clienta de Paul bajo su empresa de promoción, Most Valuable Promotions. Paul afirmó haber visto una oportunidad en la manera en que las boxeadoras estaban “siendo menospreciadas”.

“Creo que la cuestión más importante es que el boxeo necesita realizar muchos cambios y el boxeo femenino es uno de esos elementos”, opinó Paul. “Atraer a una audiencia nueva y más joven fue otro imperativo que identifiqué”.

El boxeo femenino enfrenta una variedad de problemas, incluidos asuntos de pago y falta de supervisión. Los boxeadores masculinos y femeninos son considerados contratistas. Utilizan una parte considerable de las ganancias de sus combates para pagar por su propia atención médica, pagarle a sus manejadores, entrenadores y otros miembros del personal de apoyo.

Katie Taylor de Irlanda (pantalones cortos negros) y Amanda Serrano de Puerto Rico (blancos) se enfrentan durante su pelea por el campeonato mundial de peso ligero. Taylor ganaría por decisión dividida para seguir siendo la campeona mundial indiscutible de peso ligero y retener sus títulos de peso ligero de la AMB, CMB, FIB, OMB y The Ring. (Foto: J. Yim/Getty Images)
Katie Taylor de Irlanda (pantalones cortos negros) y Amanda Serrano de Puerto Rico (blancos) se enfrentan durante su pelea por el campeonato mundial de peso ligero. Taylor ganaría por decisión dividida para seguir siendo la campeona mundial indiscutible de peso ligero y retener sus títulos de peso ligero de la AMB, CMB, FIB, OMB y The Ring. (Foto: J. Yim/Getty Images)

Pero quizás la mayor situación tipo “el huevo o la gallina” en el boxeo femenino es la que enfrentan muchos deportes de mujeres: las cadenas de televisión no transmiten boxeo femenino sin tener la certeza de que atraerá fanáticos, pero el boxeo femenino no puede atraer fanáticos si no se difunde por televisión. Es aquí donde entra Jake Paul y su enorme cantidad de seguidores en Instagram y YouTube.

“Lo ames o lo odies, él fue quien hizo posible que le pagaran a Serrano por esta pelea”, dijo Christy Martin, quien ostentó el título superwélter femenino del Consejo Mundial de Boxeo en 2009. “Probablemente, sin Jake Paul, la pelea no se habría realizado”.

“La pelea en sí superó todas las expectativas”, aseguró Martin. “Cumplió en todos los aspectos. Fue una pelea increíble. Esas grandes campeonas se necesitaban una a la otra. El problema con el boxeo femenino es: ¿quién será la próxima campeona en enfrentar a Amanda Serrano o a Katie Taylor?”.

Claressa Shields, la campeona indiscutible de peso mediano femenino, conoce muy bien este problema. Se espera que en algún momento de este verano pelee con Savannah Marshall de Inglaterra, quien fue la única persona que venció a Shields cuando combatía a nivel aficionado.

Shields también formó parte del equipo de narración de la pelea Taylor-Serrano. Durante la transmisión, tras el combate, Shields afirmó que tendría dificultades para conseguir una pelea así de grande sin la competencia adecuada.

Stephen Espinoza, presidente de Showtime Sports, dijo que el boxeo femenino tenía una amplia aceptación en los mercados internacionales, pero que “el mercado estadounidense es algo misterioso”.

Amanda Serrano, a la izquierda, junto a la irlandesa Katie Taylor durante el noveno asalto de un combate de campeonato de peso ligero el sábado 30 de abril de 2022 en Nueva York. Taylor ganó la pelea. (Foto: AP/Frank Franklin II)
Amanda Serrano, a la izquierda, junto a la irlandesa Katie Taylor durante el noveno asalto de un combate de campeonato de peso ligero el sábado 30 de abril de 2022 en Nueva York. Taylor ganó la pelea. (Foto: AP/Frank Franklin II)

“Hemos pensado mucho en ello y no hemos podido descifrarlo”, confesó. “Hay quienes dirán: ‘Bueno, mientras más exposición tenga, más será aceptado’. No estamos luchando por el derecho de las mujeres a participar en el boxeo en Estados Unidos. Estamos luchando es por la popularidad y por una porción de la presencia y de los dólares”.

Entonces, ¿qué es lo que impide que Showtime, una plataforma de boxeo desde hace mucho tiempo, que ha incluso transmitido unos cuantos combates de Shields, sea parte de esta ecuación?

“Nada”, dijo Espinoza. “Tenemos una larga historia en el deporte. Habiendo dicho eso, no creo que hayamos hecho lo suficiente. Siempre podremos hacer más y este fue un gran recordatorio de la oportunidad comercial que existe con el combate correcto. Tengo la enorme certeza de que en el futuro cercano reinvertiremos significativamente en el boxeo femenino”.

Espinoza añadió: “Si podemos lograr que ruede la bola, se creará una avalancha, estoy seguro de eso”.

Queda por ver si Paul merece crédito por el efecto bola de nieve. Pero, al menos por ahora, el destino del boxeo femenino y el de Paul están entrelazados. Espinoza calificó su incorporación al deporte como “un gran recurso”.

“Se debe reconocer que no habría sido una pelea tan grande sin alguien como Jake Paul”, aseguró Espinoza. “Ese es su aporte al deporte”.

VIDEO: Mauricio Sulaimán: "Hay que reconocer que Canelo busca retos diferentes"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.