Jaime Echenique, el joven que creció 10 centímetros en tres meses y se convirtió en el primer colombiano en jugar en la NBA

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Jaime Echenique debutó en la NBA, convirtiéndose en el primer colombiano en jugar en la prestigiosa liga.
Archivo NBA

Jaime Echenique, o como lo bautizó el ex jugador John Lucas, “Baby Duncan”, escribió una nueva página en la historia del básquetbol colombiano : se convirtió en el primer jugador de ese país en actuar en la máxima liga de los Estados Unidos, tras disputar tres minutos en el juego de anoche para los Washington Wizards, que derrotaron por 110 a 93 a Cleveland Cavaliers. Tiene 24 años y está lleno de ilusiones.

Su debut se dio por sorpresa. Es que Echenique se venía desempeñando en la filial que el equipo de la capital estadounidense tiene en la G League. Pero las ausencias provocadas por el Covid-19 apuraron su ascenso, y saltó a cancha. Entonces, su debut llegó en la misma jornada en la que fue firmado por los Wizards, como refuerzo de emergencia ante las bajas. Como tantos otros fichajes temporales de estos días, pudo cumplir su sueño de ver acción en la mejor liga del mundo. Y lo sorprendente, en esta ocasión, no solo es el sueño personal que cumplió, sino también el hito que marcó para un país entero.

“Ha sido un día increíble”, resumió el oriundo de Barranquilla en la rueda de prensa posterior al encuentro. “Estoy simplemente feliz por mí, por mi familia, por mi país y por la gente que creyó en mí”, añadió, visiblemente emocionado y casi derramando lágrimas. Y agradeció a los Wizards la oportunidad que le han brindado: “Por mi mente ahora mismo solo pasa seguir trabajando, seguir explotando mis habilidades, seguir creyendo en mí. Esto no es ni el final ni el inicio: esto es la continuación de todo el trabajo que he hecho durante toda mi carrera”, explicó. Después, cerró: “Sí que vale la pena soñar”.

Su historia, como la de muchos deportistas colombianos que llegan al más alto nivel, no es una excepción: está llena de curiosidades. Antes de dedicarse a esta disciplina, confesó que era malo en el básquetbol; aunque todo tomó otro rumbo cuando en unas vacaciones la ropa le empezó a quedar pequeña porque su crecimiento se había disparado al nivel de traducirse en un incremento en la estatura de diez centímetros en tres meses.

Jaime Echenique se convirtió en el primer Colombiano en jugar en la NBA, lo hizo para los Wizards.
Getty


Jaime Echenique se convirtió en el primer Colombiano en jugar en la NBA, lo hizo para los Wizards. (Getty/)

Pero el radical cambio en la altura no lo llevó a las canchas de básquetbol de un día para el otro. De hecho, Echenique primero probó con el béisbol. Hasta los 11 años jugó como primera base en el Once de Noviembre, club local. Aunque, luego, ingresó en el mundo que más conoce hoy: jugó en los equipos de básquet de El Colegio Colegio Pestalozzi y el club Academia de la Montaña. Años más tarde dio el salto a Estados Unidos, donde estuvo en un Junior College de Texas hasta enrolarse en Wichita State. En cuatro años se licenció en sociología y psicología tras brillar en la NCAA en una etapa en la que fue bautizado como ‘Baby Duncan’ por John Lucas, famoso ex jugador y ex entrador de la NBA.

Jaime Echenique se convirtió en el primer Colombiano en jugar en la NBA, lo hizo para los Wizards.
Getty


Jaime Echenique se convirtió en el primer Colombiano en jugar en la NBA, lo hizo para los Wizards. (Getty/)

Y anoche, lo logró. Echenique, que alguna vez supo decirle al diario El Espectador que él era “Malo, muy malo y perverso”, ingresó en el cuarto tiempo del juego y ayudó a su quinteto a obtener la victoria ante los de Cleveland, pero el resultado no es lo que no importa, porque el impacto está en que le dejó las puertas un poco más abiertas a los compatriotas suyos que quieran seguir sus pasos.

En el encuentro, su aporte no fue muy significativo. La planilla del partido marcó cero en su estadística. En medio de los apuros causados por la variante Ómicron del coronavirus, los dirigentes de Wizards lo citaron para que firmara por 10 días, luego de que la plantilla se viera mermada. Pero claro, lo que importa, ahora, fue haber llegado.

Este sábado, cuando su equipo se cruce contra Chicago Bulls, Echenique será opción. Lo mismo el lunes 3 de enero, cuando los Wizards enfrenten a los Charlotte Hornets.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.