Jürgen Klopp: de alcanzar la cima del mundo a pedir “perdón” por la seria crisis de Liverpool

Jurgen Klopp pidió perdón a los hinchas, luego de otra pobre tarea de Liverpool
Jurgen Klopp pidió perdón a los hinchas, luego de otra pobre tarea de Liverpool - Créditos: @Frank Augstein

Sexta derrota en la Premier League en 18 partidos. Ocho goles sufridos en los últimos tres encuentros. No ganó en 2023. Está en el puesto número 9, suma 28 puntos y está a dos de Brighton And Hove, el último clasificado a la Europa League y el que le acaba de dar una paliza mayúscula. Liverpool, el gigante británico, el que quería a Enzo Fernández, antes que ningún otro, pero suele equivocarse con los traspasos, atraviesa una profunda crisis. Inesperada.

De la final de la Champions League ante Real Madrid (un injusto 0-1, el 28 de mayo de 2022) a hoy, más allá de un par de trofeos domésticos, es un suplicio. Sufre de lesiones serias, es cierto. El colombiano Díaz, un valiente. Boby Firmino, el crack olvidadizo; el uruguayo Darwin, que todavía no despega. Tiene calidad de sobra lejos del campo de juego.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Y extraña a Mané, es cierto: era medio equipo. Van Dijk, el mariscal que falló en el duelo contra la Argentina en el Mundial, tampoco está en plenitud física. Pero nada ni nadie esperaba este presente de uno de los mejores equipos del mundo, hasta ayer nomás. Jürgen Klopp es parte del problema: como antes, también fue indispensable en las soluciones. El alemán, siempre sonriente, con los dientes blanquecinos, ya no ríe: pide perdón.

En el sur de Inglaterra, Liverpool perdió 3-0 tras un doblete en seis minutos de Solomon March y el remate en los minutos finales de Danny Welbeck. ”Mal. Muy mal. No puedo recordar un partido peor”, analizó con dureza el técnico. “Había un equipo muy organizado contra otro nada organizado”. Álexis Mac Allister, más allá de los festejos que siguen en su honor, fue un reloj. El mediocampo de los Reds no lo vio nunca. Y está a 7 unidades del sorprendente Newcastle, que marca el ‘Top 4′.

El alemán está vencido. Falla la táctica y la estrategia. Pierde hasta en la posesión: 39 por ciento, solo dos tiros al arco (tiempo atrás, se hablaba de la capacidad de llegar y desperdiciar ocasiones) y... un córner a favor. El equipo está de capa caída: no crece con la voracidad de tiempo atrás o solo es una racha negativa... interminable. Alisson no es más gigante, Arnold pasó de ser el mejor 4 a un jugador de cabotaje, Mo Salah corre en soledad... Es un equipo que no representa a Klopp. Ni a su historia. Es una de las grandes sorpresas del nuevo año.

Desde 2015 se desempeña el alemán en Liverpool: es una comunión perfecta. El uno para el otro: pasión desbordante, mística y vueltas olímpicas de todos los colores. Champions League, Mundial de Clubes, Premier League, copas locales. De la cúspide mundial a hacer cuentas. Perdió el ojo clínico y, además, el buen humor. La conferencia de prensa previa al choque de este sábado resulta todo un símbolo. Discutió con un periodista por la incidencia roja en el mercado de pases. En realidad, podría haber sido cualquier otro motivo.

Le dio un manotazo al escritorio y contestó con furia. La referencia era al flojo desempeño de una de las figuras de Países Bajos en el Mundial de Qatar 2022, Cody Gakpo. Ahí fue cuando... “He tenido 6000 conferencias de prensa en Liverpool y estuviste prácticamente en 5999, en diferentes asientos, obviamente. Pero si querés escribir... Vamos, ¿tengo que volver a contarte la historia del dinero? ¿Te lo tengo que decir de nuevo?”

Y siguió: “¿Cuál podría ser la razón por la que tenemos dinero como locos y todavía no compramos jugadores cuando están disponibles? ¿Pensás eso de mí? ¿Después de todos estos años? ¿Por qué hacés esa pregunta? La respuesta está sobre la mesa. No lo entiendo, realmente no lo entiendo”.

Y continuó: “No es que tengamos tanto dinero que no sepamos qué hacer con él, pero pensamos ‘ah, no necesitamos a nadie’. Aparte de esto, cuatro de nuestros jugadores ofensivos están lesionados. Si nosotros compramos otro, el resto vuelve, no mañana, pero más tarde y tendremos siete delanteros. No podemos ponerlos en la lista de la Champions League. Tenemos que tomar decisiones. Simplemente no es tan fácil, no podemos resolver los problemas, especialmente con las lesiones, no siempre podés hacerlo en la ventana de transferencias”.

Klopp ya no se ríe: perdió el buen humor por las pobras tareas de Liverpool
Klopp ya no se ríe: perdió el buen humor por las pobras tareas de Liverpool - Créditos: @Frank Augstein

Algo más calmado, al final, aseguró: “El mercado de pases en este momento no es una solución. Si alguien está ahí afuera, podemos comprarlo y me dicen que sí, lo haremos, pero en esta situación específica no creo que pase”.

El 21 de febrero jugará con Real Madrid (su bestia negra) por los octavos de final de la Champions League. Será una prueba de fuego. “Esto es totalmente responsabilidad mía, estamos cortos de opciones, un equipo limitado en variantes. Tenemos que encontrar una solución a esto lo antes posible”, afirma. El plantel lo respeta, los hinchas lo quieren, las autoridades lo contienen. Pero Klopp sabe que el fútbol es resultado y... espectáculo. Y Liverpool hace tiempo que adeuda ambas plataformas.

Alexis Mac Allister fue ovacionado y, luego, ganó los duelos por arriba y por abajo
Alexis Mac Allister fue ovacionado y, luego, ganó los duelos por arriba y por abajo - Créditos: @Frank Augstein