Iván Marcone, el “jugador-hincha” que va a cumplir el sueño de su infancia: vestir la camiseta de Independiente

·5  min de lectura
Marcone, en la despedida de México
Marcone, la primera incorporación de Independiente: el jugador priorizó su deseo de jugar en el Rojo

“La camiseta no se besa, se honra con mucho sacrificio”, dice la frase que puede leerse como rúbrica de una enorme fotografía desplegada sobre una de las paredes de La Gata Alegría, la legendaria pizzería de Independencia y Pichincha. Su autor fue David Acevedo, integrante del Independiente que a mediados de los años 60 inauguró la conquista de Copas Libertadores, pero no es él quien observa con atención a los parroquianos desde la fotografía. La decoración principal del local, como no podía ser de otro modo, muestra a su dueño original: José Omar Pastoriza, uno de los grandes mitos del Rey de Copas. Y si bien no es suya, aquella sentencia le caía como anillo al dedo.

No hay hincha del Rey de Copas que no sepa quién fue o qué representa el “Pato” en la prolífica historia del club de Avellaneda. Tampoco, por supuesto, Iván Marcone, quien logró por fin concretar “el sueño del pibe” y convertirse en jugador de Independiente después de innumerables intentos y otras tantas frustraciones.

Por una simple cuestión de edad, la flamante incorporación del equipo de Eduardo Domínguez nunca vio jugar en directo a aquel caudillo rosarino que no nació simpatizante pero se transformó en emblema del Rojo, y apenas si pudo conocer la última etapa del Pato como director técnico, en 2004. Por entonces, ya no necesitaba que su padre lo sostuviera en brazos para entrar a la cancha sino que era socio del club y ocupaba cada domingo su sitio en la popular para saltar, disfrutar y padecer por esa camiseta que su familia le inyectó en vena “desde el día que nací”, como él mismo confiesa. Pero aunque las hazañas de Pastoriza le suenen lejanas conoce a la perfección ese legado que heredará a partir del momento que se acomode en la mitad de la cancha, tal como lo hacía el “Pato”.

El primer fichaje de Independiente en el mercado de invierno no es uno más, sino el más querido y pedido por la gente, porque nada puede representar de manera más genuina a un hincha que el hecho de que uno de los suyos salga a la cancha en cada partido a honrar la camiseta que ambos comparten y sienten por igual. “Más allá de los títulos que gané, hoy es el día más importante de mi carrera deportiva y el más feliz de mi vida”, aseguró el volante central que a los 32 años llega a Independiente desde Elche, de España.

Marcone, y un grito de gol en Elche
Marcone, y un grito de gol en Elche - Créditos: @Twitter @elchecf


Marcone, y un grito de gol en Elche (Twitter @elchecf/)

No fue fácil para Marcone cruzar su trayectoria futbolística con las necesidades, voluntades y posibilidades de Independiente. “Ojalá algún día se alineen los planetas y llegue el tiempo que pueda estar con nosotros”, señaló Ariel Holan en enero de 2019, en una de las infinitas veces en las que el apellido del chico nacido en Sarandí apareció en la lista de posibles refuerzos. “La palabra tiempo es muy delicada. Uno puede decir tiempo y que suene a excusa. Quizás los planetas no se alineen nunca”, respondió el jugador, sin olvidar que dos años antes el entrenador le había cerrado las puertas.

Surgido de Arsenal, el volante central que después transitara por Lanús, Cruz Azul y Boca nunca ocultó su fanatismo por el Rojo. Es muy conocido su viaje a Río de Janeiro para alentar al equipo en la final de la Sudamericana 2017 frente a Flamengo, pero no se trató de una excepción, ya que siempre que no coincidieran el partido de Independiente y sus compromisos profesionales su presencia en las gradas del estadio de Bochini y Alsina ha sido igual de persistente que sus intentos por llamar la atención de los dirigentes del club de sus pasiones.

En Boca, el volante alternó buenas y malas
En Boca, el volante alternó buenas y malas - Créditos: @Daniel Jayo


En Boca, el volante alternó buenas y malas (Daniel Jayo/)

Mensajes a través de las redes sociales, contactos con algunos de los técnicos que pasaron por el banco del Rojo y alguna que otra declaración en los medios fueron repitiéndose prácticamente en cada mercado de pases. En septiembre de 2020 las chances parecieron crecer, cuando Boca quiso contratar a Fabricio Bustos y surgió la opción de un canje por Marcone y Agustín Rossi. La negativa del lateral derecho para sumarse a la entidad de la Ribera tiró por la borda aquella posibilidad. “No depende solo de la voluntad de uno, son muchas las partes que tienen que ponerse de acuerdo”, se lamentó por entonces el futbolista. Finalmente, su representante Cristian Bragarnik se lo llevaría al Elche, club del cual es máximo accionista.

Ni siquiera la actual negociación, por fin exitosa, estuvo exenta de alternativas. Fue indispensable una conversación entre Domínguez y Marcone, luego de que el técnico pusiera en duda las verdaderas ganas del jugador por llegar al club para allanar el camino. Finalmente, el hincha pudo más: convenció a Bragarnik de aceptar una oferta por dos millones de dólares a pagar en 4 cuotas y podrá darse el gran gusto de su vida.

En Lanús dejó una estupenda imagen
En Lanús dejó una estupenda imagen


En Lanús dejó una estupenda imagen

Ahora, sin duda, vendrá lo más difícil. “Deberé ser profesional y que no me manejen la ansiedad y los sentimientos”, dijo el mediocampista tras la revisión médica. Los antecedentes sobre jugadores/hinchas hablan de rendimientos dispares, no solo en Independiente, y todo futbolista sabe que es el rendimiento en la cancha lo que acaba marcando la relación con el público.

Mientras tanto, y hasta que llegue el momento de pisar el césped vestido de rojo, Iván Marcone será feliz. Nadie mejor que él sabe las expectativas que despierta y lo que representará sobre el césped. Nada menos que el cumplimiento del sueño del pibe que puede caberle a cualquier hincha del Rojo que alguna vez aprendió aquello de que “la camiseta no se besa sino que se honra”, sin importar si el autor de la frase fue Acevedo o el “Pato” Pastoriza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.