Inter venció a Juventus en una frenética final y recuperó la corona en la Coppa Italia

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Terminó la espera para Inter de Milán. Después de casi 11 años de sequía, volvió a consagrarse campeón de la Coppa Italia y lo hizo de gran manera, en una final apasionante, con su triunfo 4-2 sobre Juventus, en tiempo extra, en el Stadio Olimpico, en lo que fue su octavo título en el certamen.

El Nerazzurro, que contó con el argentino Lautaro Martínez en el once titular, tardó sólo seis minutos en imponerse en el marcador. De un recorte de Nicolò Barella, de izquierda hacia dentro, sacó un remate colocado perfecto al lado derecho, que dejó inmóvil a Mattia Perin.

Sin embargo, pese a abrir la cuenta, el conjunto de Simone Inzaghi apenas pudo disfrutar de un tramo de confianza tras la ventaja. Es que, de a poco, el Bianconero se arremangó y empujó al cuadro lombardo hacia su área para igualar, de lo que el colombiano Juan Guillermo Cuadrado contribuyó con sus desbordes por derecha.

Antes de la media hora de partido, Dusan Vlahovic tuvo la chance más clara con un intento desde la izquierda del área, el que desvió con estupenda reacción Samir Handanovic. Paulo Dybala también aportó lo propio, en términos de peligro, pero no tuvo suerte.

Al segundo tiempo, las posturas no cambiaron. Los de Massimiliano Allegri siguieron con su atropello al último campeón de la Serie A y, en cuestión de minutos, no sólo consiguieron su cometido, sino que lograron la remontada.

Sobre el inicio del complemento, a los 50', Alex Sandro tomó un rebote, cerca del vértice izquierdo del área, disparó fuerte al ras del suelo y, en la intención de Álvaro Morata por desviar, el arquero esloveno de Inter cayó en el amago del español y no pudo evitar que el balón le ingresara por un costado.

Si los de Milán ya estaban desconcertados, el empate los sacudió aún más y esto lo aprovecharon los de Turín que, a los dos minutos, dieron vuelta las cosas. Tras un feroz contragolpe, Vlahovic quedó a mano a mano con Handanovic, a quien necesitó de dos tiros para superar y convertir.

En el paso de la etapa, la necesidad obligó al equipo de Inzaghi a recuperarse y, por consecuencia, cambió los roles con el elenco cebra. Así fue como lo llevó hacia su arco en el afán por equilibrar el resultado hasta que lo consiguió de penal, el que Hakan Calhanoglu ejecutó de forma impresionante al ángulo derecho, a los 80'.

Todo fue hacia la prórroga, como vía de desempate, en el que los Nerazzurri se hicieron fuertes con el recambio hecho por su DT en el final del tiempo regular, en el que el argentino Joaquín Correa y los chilenos Arturo Vidal y Alexis Sánchez saltaron al campo, y recuperaron la ventaja a base de golazos y de autoría de Ivan Perisic.

En el minuto 98, el croata se hizo cargo de un penal y devolvió a su equipo al triunfo con un lanzamiento a la esquina superior izquierda. Poco después, sacó a relucir su capacidad de ambidiestro y anotó el cuarto con un formidable disparo cruzado, de zurdo, al ángulo derecho.

De esta manera, Inter levantó el trofeo en esta competición nuevamente, tras hacerlo, la vez anterior, en la temporada 2010-11. Asimismo, sumó su segundo éxito en la presente campaña, junto a la Supercopa de Italia, y buscará cerrarla con el premio mayor y que pelea muy cerca con Milan: el bicampeonato de la Serie A.

Foto: Claudio Pasquazi/Anadolu Agency via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.