Inter dejó una pálida imagen defensiva en la visita a Roma

·2  min de lectura

Pese a las expectativas por un mejor rendimiento después de un gran comienzo de temporada con dos triunfos al hilo, Inter sufrió su primera derrota en la Serie A. La caída frente a Lazio como visitante también dejó expuesto los problemas a la hora de defender en el equipo.

Los dirigidos por Maurizio Sarri encontraron los lugares específicos para aprovechar el juego a las espaldas o en el retroceso de los jugadores del Nerazzurri con el que supieron dar el golpe en la primera parte y decretar la victoria en el cierre del complemento.

Durante la primera mitad, el equipo de Simone Inzaghi padeció las llegadas de su rival que desaprovechó las que jugadas que tuvo y le dio mucho trabajo a Samir Handanovic, que respondió de gran manera, excepto en el gol de Felipe Anderson que abrió el encuentro.

En total, fueron siete las situaciones concretas que tuvo el local y en las que lo inquietó contra su arco, todas con mucho peligro. Sin embargo, recién en la segunda etapa consiguieron plasmar la diferencia en el marcador para volver a adelantarse en el Olímpico de Roma.

Es decir, el gol de Lautaro Martínez no alcanzó. Los ingresos de Luis Alberto y Pedro le permitieron a las Águilas poner el segundo y tercero con jugadas similares: centros a la izquierda y remates al palo izquierdo de Handanovic, que no llegó a reaccionar.

Además, no solo fue dentro de la cancha la cuestión sino también que Inter volvió a recibir tres goles en un mismo partido desde la temporada anterior, cuando también Lazio lo venció por 3-1 en condición de visitante el 16 de octubre de 2021. Pero no es el único dato en contra.

Es la primera vez, desde la campaña 2018/19, que el conjunto de Milán no perdía un partido en sus primeros tres juegos cuando cayó por 1-0 ante Sassuolo en su debut. En tanto, con Inzaghi al mando sigue sin poder ganar tres encuentros de manera consecutiva.

Foto: Matteo Ciambelli/DeFodi Images via Getty Images