La ingeniera de Oxford que fichó Marc Márquez

·6  min de lectura

Madrid, 12 nov (EFE).- Jenny Anderson es ingeniera de datos por la universidad de Oxford Brookes. Marc Márquez reclamó su fichaje al ver su trabajo en KTM con Pol Espargaró. Pionera en el mundo de la telemetría, subió al podio de Austin con el ocho veces campeón de motociclismo. EFE te cuenta su apasionante historia.

El español Marc Márquez consiguió en el Gran Premio de Austin de MotoGP dar mayor visibilidad a las mujeres en el mundo del motociclismo al decidir junto al equipo que su ingeniera de telemetría, la británica Jenny Andersson, debía ser la persona que le acompañara en el podio.

La presencia en lo alto del podio de la ingeniera, a la que el ocho veces campeón del mundo de motociclismo considera una pieza fundamental de su estructura, no pasó desapercibida para nadie. Pero, ¿quién es Jenny Andersson?

Andersson llegó en la actual temporada al equipo Repsol Honda, reclamada por el propio Marc Márquez, desde el equipo KTM en el que el año pasado se encontraba, por paradojas de la vida y de la competición, su actual compañero, Pol Espargaró.

La ingeniera de telemetría llegó desde el equipo KTM, en donde ocupaba un puesto de responsabilidad como ingeniera de estrategias de carrera, para afrontar un nuevo reto mucho mayor, aunque sólo sea por el mero hecho de recalar en el equipo de un piloto ocho veces campeón del mundo cuyo reto siempre es el mismo: ganar.

La afición por el mundo del motor le viene a Jenny Andersson de familia, pues su padre construía coches de competición y su hermano mayor, su gran referencia a seguir, competía en karting y Jenny quiso seguir los pasos de su hermano. A los diez años comenzó a competir, pero su mayor afición iba mucho más lejos que la mera competición y empezó a "trastear" con sensores para los datos de las revoluciones de su kart.

Esa información le resultó insuficiente a Jenny Andersson, quien no contenta con ello comenzó a instalar más sensores en su kart para intentar conseguir mayor número de datos de sus vueltas y así mejorar el rendimiento, empleó sensores para el cambio de marchas, para la entrada y el paso por curva y muchos de los datos de referencia con los que ahora se mejora el rendimiento tanto en vehículos de cuatro como de dos ruedas.

Lo más sorprendente de ello es que, por entonces, Jenny no sabía que aquella afición por recabar el máximo posible de datos, acabaría siendo su actual profesión.

No fue hasta los 22 años cuando Andersson se decidió a estudiar ingeniería de datos en la Universidad Oxford Brookes. Un inicio tardío pero que reportó rápido "pingües" beneficios pues comenzó a trabajar con monoplazas de Fórmula 3 y en las World Series de Renault, e incluso con el luego piloto de Fórmula Uno danés, Kevin Magnussen.

Jenny comenzó siendo la única ingeniera en su especialidad, en un entorno en el que apenas había mujeres, pero que ahora ha cambiado por completo.

Cuando KTM la llamó para iniciar el proyecto de MotoGP ella aceptó el reto y llegó al fabricante austríaco en 2015, antes de que naciera su primera MotoGP, la RC 16 sólo estaba sobre el papel, para trabajar a tiempo completo en su departamento de electrónica, en donde le confirieron la responsabilidad de trabajar desde cero con la centralita electrónica (ECU) que debía llevar la RC 16.

Comenzó a trabajar en la evolución de la electrónica de la moto junto al probador de la marca, el finlandés Mika Kallio, antes de pasar al equipo de Pol Espargaró y convertirse en apenas un año en su ingeniera de estrategias u algo debía de hacer muy bien para que el propio Marc Márquez se fijase en ella y la hiciera una oferta que obviamente esta Ingeniera no pudo rechazar.

El reto era, si cabe, mucho mayor, y aunque con muchos altibajos por los problemas físicos del piloto, lo cierto es que la mayor recompensa que ha podido recibir Jenny Andersson en este 2021 ha sido poder subir a lo más alto del podio de Austin junto a la persona que la reclamó y que con ese gesto puso reconoció el auténtico valor del trabajo que desarrolla.

EL CRECIENTE PROTAGONISMO FEMENINO EN EL MOTOCICLISMO

No obstante, Jenny Andersson, no es la primera ni, por supuesto, será la última mujer ingeniera que recala en el campeonato del mundo de motociclismo, en donde ya se encuentra Elena de Cía, responsable de estrategia en el equipo Aprilia Racing, en el que militan Aleix Espargaró y Maverick Viñales, o Patricia Pacheco, igualmente ingeniera de telemetría, pero en su caso en el equipo Sic58 de Moto3, que dirige Paolo Simoncelli, el padre del fallecido Marco Simoncelli. Andrea Cantó, por su parte, es la ingeniera encargada de los neumáticos en la escudería KTM de MotoGP.

En otros cargos de responsabilidad dentro del mundial de motociclismo cabría destacar las labores como directoras de equipo que realizó a principios de siglo la belga Janet Looi, en su caso en el equipo Petronas de 250 c.c. en el que por entonces estaba como piloto el argentino Sebastián Porto. Looi accedió al cargo tras la muerte de su marido, Tong Beng Kit.

Son y han sido muchas, cada vez más, las mujeres que ocupan puestos de relevancia en los diferentes equipos y estamentos del campeonato del mundo de motociclismo, desde pilotos, hasta ingenieros, pero pasando por coordinadoras de equipo, responsables de prensa y hasta directoras de escuderías y es aquí en donde merece la pena recordar no sólo a Janet Looi, sino a la española Susana López Pichot.

Susana López llegó al mundial de motociclismo de la mano del futbolista Clarence Seedorf, a principios del nuevo siglo XXI, como "team manager" del "Team Seedorf" primero y después del "Team Seedorf RC3 (2005)" por su alianza con el también jugador de fútbol Roberto Carlos, que tuvo como piloto a Álvaro Bautista en la temporada 2003, 2004 con el que lograron su primer podio y, posteriormente con el piloto Héctor Barberá, consiguieron ser subcampeones del mundo. Ya en 2005 sus pilotos fueron Álvaro Bautista y un "jovencísimo" Aleix Espargaró.

No ha sido la única directora de equipo o "Team Manager", pues en la actualidad la alemana Milena Koerner, desempeña esas mismas funciones en el equipo Forward MV Agusta.

Un apartado distinto se merecen las mujeres piloto que por uno u otro motivo han destacado en algún momento de su carrera deportiva en el campeonato del mundo de velocidad y si bien faltan unas cuantas, en la lista se puede destacar a la finlandesa Tahru Rinne, la japonesa Tomoko Igata, la alemana Katja Poegsen o la checa Marqueta Janakova, además de las españoles Elean Rosell, Ana Carrasco y María Herrera, estas dos últimas continúan en la actualidad disputando competiciones de ámbito internacional.

Juan Antonio Lladós

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.