Infiltrado en el Bernabéu: un futbolista español contó las locuras que hizo para ver a River en la final de Madrid

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Munian junto a Bielsa, que lo dirigió en Athletic Club de Bilbao
Munian junto a Bielsa, que lo dirigió en Athletic Club de Bilbao - Créditos: @Alex Grimm

La historia, títulos y pasiones que despierta un club como River hacen que se genere un atractivo que trasciende al hincha argentino, enamorando también a simpatizantes en el exterior. Han habido varias figuras del fútbol internacional que han profesado su admiración hacia equipos o jugadores históricos de la Banda, donde destaca, por ejemplo, la decisión de Zinedine Zidane de ponerle a su primer hijo el nombre de Enzo Francescoli.

Sin embargo, manifestaciones como esta se quedan muy cortas al lado de las locuras que hizo Iker Muniain, mediapunta vasco de Athletic Club de Bilbao y confeso fanático del club de Núñez. En el programa Martínez y Hermanos, que transmite la señal #0 en España, el internacional con la selección española contó las maniobras que tuvo que hacer para decir presente en uno de los partidos más trascendentes de la historia del Millonario: la final de Copa Libertadores contra Boca, en el Santiago Bernabéu.

“Yo soy muy fanático de River Plate, entonces dije ‘hostia, tienen aquí el partido, tengo que ir a Madrid a ver ese partido, estar ahí con mi equipo alentando’”, recordó Muniain sobre aquel momento. Sin embargo, tenía un impedimento importante para asistir a ese partido, más allá de la distancia entre Bilbao y Madrid. Athletic estaba pasando por un momento crítico en diciembre de 2018; ocupaba la zona de descenso de La Liga y su entrenador, el argentino Eduardo Berizzo, había sido despedido como consecuencia. Y al día siguiente de la final debía jugar un partido fundamental contra Girona, rival directo en la lucha por la permanencia.

Muniain ya había manifestado su amor por River en repetidas ocasiones
Muniain ya había manifestado su amor por River en repetidas ocasiones - Créditos: @captura

Pero Muniain tenía un plan para llegar al Bernabéu y cumplir con sus responsabilidades. Junto a su amigo Omar, alquiló una camioneta para viajar y luego volver esa misma noche, pero tendría que también sortear la posibilidad de que alguien de los miles de hinchas en el estadio lo reconociera. Y se le ocurrió una idea infalible: “Me puse una peluca, unas gafas, una gorra y fuimos para la calle. Fui barrabrava”, le contó al sorprendido conductor del programa, David Martínez, riéndose. E incluso aclaró de qué se trata ser un barrabrava, un término no usual en España. Aunque él, claro, lejos estuvo de la violencia.

El plan finalmente funcionó, no sin antes vivir un tenso momento con un policía que se le quedó mirando mientras ingresaba al estadio. Pero el final fue más que feliz. River, se sabe, venció al clásico rival para coronar un título inolvidable, y Muniain volvió a tiempo para integrar el banco de suplentes aquel lunes. Y como frutilla del postre, Athletic venció a Girona gracias a un penal que él mismo fabricó en tiempo de descuento, luego convertido por Aritz Aduriz.

El origen del fanatismo

Hace ya mucho tiempo que Muniain viene manifestando su amor riverplatense. Fue en una entrevista con ESPN allá por 2012, cuando era dirigido por Marcelo Bielsa y estaba a punto de disputar las finales de la Copa del Rey y Europa League, que contó cómo empezó aquella relación: “Es un equipo que siempre me ha gustado, sobre todo por la gran hinchada que tiene, siempre alentando al equipo”. El jugador, de entonces 19 años, rememoró las noches mirando Superclásicos en su infancia y su sufrimiento con el descenso del club, aunque bromeó: “Es el único título que le falta ganar”.

Además, Muniain contó la intimidad de una vieja rivalidad que mantuvo con otro entonces juvenil de Athletic, Ander Herrera (hoy compañero de Lionel Messi en PSG), que simpatiza por el clásico rival: “Se hizo de Boca para ponerme las cosas difíciles a mí, solemos tener algunos piques, pero siempre entre bromas”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.