Independiente, Racing y San Lorenzo: pierden seguido, son cuestionados por los hinchas y los dirigentes son señalados

·5  min de lectura
Todo un símbolo: Ortigoza, decepcionado, por una nueva derrota de San Lorenzo
Fotobaires

River está a un paso de consagrarse en el Torneo 2021 , a nueve puntos de Talleres, su perseguidor. Boca está a un paso de consagrarse en la Copa Argentina, mientras espera el rival de la final que saldrá de la llave entre el equipo cordobés y Godoy Cruz. Seguramente, los gigantes van a jugar la próxima Copa Libertadores, la obsesión de todos, el objetivo deportivo de excelencia y económico. Más aún ahora, cuando el dólar está inalcanzable.

Símbolo de Racing, Lisandro López desperdició un penal y falló otras dos ocasiones de riesgo muy claras
Télam


Símbolo de Racing, Lisandro López desperdició un penal y falló otras dos ocasiones de riesgo muy claras (Télam/)

Esa meta estaba en el radar de los otros grandes, San Lorenzo, Independiente y Racing . Probablemente, no lo conseguirán. Y en el mientras tanto, acumulan frustraciones y la distancia con sus colegas de arriba cada día es más grande. Son inalcanzables millonarios y xeneizes. Más allá de cómo sea el resultado de la próxima fecha (la Academia juega en Núñez y el Rojo recibe a Boca), están a años luz. Y con argumentos que los igualan. Para abajo.

Una imagen habitual de San Lorenzo en este tiempo
Fotobaires


Una imagen habitual de San Lorenzo en este tiempo (Fotobaires/)

River le ganó a Platense por 1 a 0 y Boca superó a Sarmiento por 2 a 0. San Lorenzo perdió (en su casa) ante el Gimnasia de Pipo Gorosito (ovacionado) por 1 a 0. Mereció empatar, al menos. Pero suele perder. Racing perdió (en su casa) ante Colón por 2 a 1. Mereció empatar, al menos. Pero suele perder. Independiente perdió ante Central Córdoba, en Santiago del Estero por 1 a 0, con algunos fallos arbitrales controvertidos (suele sufrir en ese aspecto). Mereció empatar, al menos. Pero suele perder.

Independiente fue perjudicado en algunos encuentros en el torneo, pero al mismo tiempo, es un equipo tímido, excesivamente precavido
Télam


Independiente fue perjudicado en algunos encuentros en el torneo, pero al mismo tiempo, es un equipo tímido, excesivamente precavido (Télam/)

Cuando juegan como local, los hinchas suelen mostrar su descontento por la economía, la política y el fútbol. Hay matices (la Academia tiene una tesorería más ordenada que el Ciclón y el Rojo), pero la trama, en el fondo, se parece. El “que se vayan todos”, se repite. No hay vueltas: ”Que no quede ni uno solo”.

No solo juegan mal : la fortuna siempre cae del otro lado. Lejos de la Libertadores, hasta el consuelo de la Sudamericana parece poco. Y lejano: San Lorenzo no puede aspirar ni a ese objetivo y en el campeonato está un punto arriba de Arsenal, el último, que este domingo se quedó sin entrenador, más allá de que logró el triunfo por 3 a 1 sobre Newell’s.

En San Lorenzo, cuestionan a Marcelo Tinelli (el presidente, hoy de licencia), Matías Lammens (el anterior presidente, hoy, Ministro del Gobierno Nacional), a los jugadores (no hubo acierto en las compras y los juveniles no ofrecen soluciones), a los técnicos (ahora, Monarriz, antes Montero, mucho antes, Dabove) y se convive con el pesimismo y la intolerancia. Mientras jugaba San Lorenzo, Monarriz discutía con un grupo de plateístas, que le recriminó un cambio. Si era táctico, si estaba lesionado...

El Ciclón, cada día más desdibujado , está sumergido en un espiral de traspiés que parece interminable. Cayó en seis de los últimos siete encuentros. Y perdió más de la mitad de sus partidos: un total de once caídas sobre 21 partidos. Ningún otro equipo de primera perdió tanto. Está en el puesto 25° de 26 equipos, en el puesto 13° en los promedios y en el puesto 18° en la tabla anual (con 41 puntos, está a 29 de River, el líder de esa clasificación). Sin Sudamericana, no habrá dólares. Sin figuras estelares (los mellizos Romero no aportaron soluciones en el campo de juego, más allá de los desatinos fuera y crearon un mayúsculo contratiempo en la tesorería), no hay ventas en el horizonte. Y la economía está al rojo vivo.

Ocurrió hace un siglo, pero en este 2021 quedó rápidamente eliminado de la Copa Libertadores (abril) y de la Copa Sudamericana (mayo).

En Racing recuerdan seguido a Diego Milito, el ídolo y de buen paso como manager. Enemistado de los dirigentes, las críticas apuntan a Víctor Blanco, el presidente. El “Racing positivo” quedó en pausa. Ni con Claudio Ubeda, un histórico, ni con Fernando Gago (con una propuesta arriesgada), la Academia, que tiene el mejor plantel de los tres grandes en crisis, puede hacer pie.

Todo Racing se suele tomar la cabeza
Télam


Todo Racing se suele tomar la cabeza (Télam/)

Está a 23 puntos de River, el líder y a esta hora, está fuera de la Sudamericana. No tiene conflictos serios en la economía y en los últimos años recuperó el fuego sagrado (y las vueltas olímpicas, en el último tramo, con Chacho Coudet), pero se quedó en la intrascendencia. Se acostumbró a perder. De los últimos 15 encuentros (uno por Copa Argentina), apenas ganó dos. Tiene juveniles con futuro: pero todos caen en la trampa del pesimismo.

“Creo que merecimos más, pero el fútbol no se gana por merecimientos, aunque por lo hecho en la cancha deberíamos habernos quedado con algo más”, es el mensaje de Fernando Gago, que debutó hace un mes, en la caída por 2-1 contra Rosario Central.

Con Julio César Falcioni, Independiente mejoró sus rendimientos, utilizó jóvenes promesas con valentía, sacó algunos puntos que hasta lo motivaron a pelear por el título. Ocurrió hace mucho tiempo: ni siquiera había empezado la primavera. Más allá de los fallos arbitrales que lo perjudicaron (contra Vélez, ante Central Córdoba y tantos otros), se desinfló. Y permitió la ira de los hinchas, enojados con los Moyano y sin alternativas para confiar en las próximas elecciones.

“El equipo tuvo complicaciones con las decisiones arbitrales permanentemente en este campeonato. Estamos acostumbrados”, resulta la queja del conductor.

Independiente no puede dar el salto de calidad
Télam


Independiente no puede dar el salto de calidad (Télam/)

De los últimos 15 partidos, ganó 4. Está dentro de la Sudamericana, pero su estabilidad no ofrece garantías. Sobre todo porque, al tomar nota de que no podía pelear por el título, la misión era ingresar a la Libertadores. Al menos, tiene a Silvio Romero, con 8 tantos, entre los primeros 10 goleadores del torneo. No es un aliciente mayúsculo, pero Racing y San Lorenzo no figuran entre los goleadores.

El último torneo local conseguido fue en 2002, con el Tolo Gallego como DT. Logró por duplicado la Sudamericana, pero con semejante historia, tiene sabor a poco.

San Lorenzo, Independiente y Racing pierden. Y no solo cuando salen a la cancha.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.