Independiente: qué puede pasar con el Rojo y Hugo Moyano en medio de un mandato vencido, deudas y malos resultados

·5  min de lectura
La hinchada del Rojo, en el Minella
La hinchada del Rojo, en el Minella

“La hecatombe ya arrancó aunque todavía no se vean los efectos”. Fernando Montenegro, presidente de la agrupación Puro Sentimiento Rojo y profundo conocedor del mundo Independiente, suelta la frase que describe la realidad del club de sus amores con tanto dolor como contundencia. Y, aunque parezca mentira, no se refiere al rendimiento del equipo que el martes, tras el empate del martes ante Aldosivi, agotó la última oportunidad que le quedaba para soñar con un puesto en los cuartos de final de la Copa de la Liga.

Hugo Moyano, en plena discusión con los hinchas después del empate ante Aldosivi, que lo deja casi fuera de la zona de clasificación en la Copa de la Liga
Hugo Moyano, en plena discusión con los hinchas después del empate ante Aldosivi, que lo deja casi fuera de la zona de clasificación en la Copa de la Liga


Hugo Moyano, en plena discusión con los hinchas después del empate ante Aldosivi, que lo deja casi fuera de la zona de clasificación en la Copa de la Liga

La mediocridad de los resultados y el consecuente malestar de los hinchas no son ni de casualidad lo peor que le ocurre en estos tiempos al Rey de Copas. El cóctel de dinamita tiene otros componentes: la indefinición política que mantiene en el poder a una comisión directiva provisional, la asfixia económica y el riesgo latente que genera el enfrentamiento entre las tres barras bravas existentes.

La indefinición política

Independiente debió tener elecciones el 19 de diciembre de 2021. Nunca llegaron a celebrarse. La Comisión Electoral, adicta al oficialismo, impugnó la lista de Unidad Independiente que llevaba al periodista Fabián Doman como candidato a presidente alegando errores e irregularidades en la presentación. Doman y su gente solicitaron una medida cautelar para detener el proceso y el juez Pablo Krawiec, a cargo del Juzgado número 3 de Avellaneda y Lanús, dio lugar a la solicitud y postergó el acto. Desde entonces, el club vive en un limbo, gobernado por Hugo Moyano pese a que su mandato concluyó hace cuatro meses.

“¿Por qué no hay elecciones? Pregúntenle a [Cristian] Ritondo. Si él quita la cautelar vamos a votar”, explicaba desafiante en estos días Héctor “Yoyo” Maldonado, secretario general de la entidad. Desde la vereda de enfrente se alude a la lentitud de la Justicia y a las buenas relaciones entre Moyano y las autoridades de la Provincia de Buenos Aires.

Fabián Doman, en el centro, junto con los Néstor Grindetti y Juan Marconi, que lo acompañan en la lista opositora en Independiente; la Justicia aún no se expidió sobre su reclamo y las elecciones quedaron postergadas
Twitter @marconijuan


Fabián Doman, en el centro, junto con los Néstor Grindetti y Juan Marconi, que lo acompañan en la lista opositora en Independiente; la Justicia aún no se expidió sobre su reclamo y las elecciones quedaron postergadas (Twitter @marconijuan/)

En este tiempo, la Dirección General de Personas Jurídicas ratificó la inhabilitación de Unidad Independiente, y la Cámara de La Plata terminó de confirmarla. Sin embargo, será el fallo del juez Krawiec, que se espera sea dentro de aproximadamente un mes, el que empiece a definir la situación.

“Independiente tiene una crisis política que debía resolverse el 19 de diciembre. No ocurrió y ahora los tiempos nos juegan en contra. No es un club superavitario que pueda darse el lujo de esperar las resoluciones judiciales”, dice el propio Doman y aporta una idea en pos de una salida: “Esto ya no lo soluciona solo un sector. Necesitamos de todos. Creo que deberíamos generar un espacio de diálogo y una lista de unidad. Y lo digo desde la posición de quien tendría todo a favor para ganar unas posibles elecciones”.

El desastre económico

El pasado 11 de abril otro juzgado de Avellaneda decretó el embargo contra los ingresos televisivos de Independiente durante los próximos 18 meses para saldar el impago del contrato de Gonzalo Verón. Ha sido la anteúltima gota de un vaso que rebalsa deudas y juicios en contra. Los números de la entidad están más rojos que nunca y el pronóstico anuncia tormentas aún más fuertes: América, de México, reclama 4 millones de dólares por el pase de Cecilio Domínguez y las demandas planteadas por Martín Campaña, Gastón Silva y Fernando Gaibor están cerca de definirse, lo que engrosará todavía más el pasivo.

¿Qué puede ocurrir? Todo parece conducir a una intervención. Voluntaria, que dejaría la continuidad de las autoridades a criterio del juez; o compulsiva, si algún acreedor solicita la quiebra. En ambos casos, el camino conduciría a solicitar la Ley de Salvataje, el mecanismo que impide la liquidación y desaparición de los clubes en la Argentina.

El peligro de las barras

La reaparición de Pablo “Bebote” Álvarez agravó un conflicto latente desde hace años. Enfrentado con los Moyano, Álvarez quiere desplazar a la “barra oficial” y, a partir de ahí, dirimir sus viejas diferencias con la facción de César “Loquillo” Rodríguez. El descontrolado escenario general contribuye a transformar la situación en un polvorín.

La incertidumbre del equipo

Tres victorias apretadas; 3 derrotas con idéntico marcador (1-2) y no del todo merecidas de acuerdo al desarrollo del juego y 7 empates es el balance 2022 de Independiente. El ciclo de Eduardo Domínguez, que se inició con la marcha de jugadores importantes como Silvio Romero, Alan Velasco y Fabricio Bustos, no supo de grandes actuaciones pero tampoco de caídas estrepitosas. Ningún rival demostró ser mucho más que el Rojo, pero la falta de eficacia y los recurrentes errores en defensa dejaron al equipo fuera de la discusión.

Eduardo Domínguez, DT de Independiente, charla con Damián Batallini, uno de los últimos refuerzos; los resultados son acordes con el delicado momento institucional de Independiente
Prensa Independiente


Eduardo Domínguez, DT de Independiente, charla con Damián Batallini, uno de los últimos refuerzos; los resultados son acordes con el delicado momento institucional de Independiente (Prensa Independiente/)

El reto para lo que resta del semestre es superar la etapa de grupos de Copa Sudamericana. Lo logre o no, el futuro a mediano plazo quedará envuelto en lo que suceda con las cuestiones antes tratadas. Domingo Blanco, Andrés Roa y Carlos Benavídez finalizan sus contratos con escasas opciones de renovación, y las inhibiciones ponen en jaque la posibilidad de buscar refuerzos. Domínguez tendrá que rebuscar en la cantera para, como mínimo, mantener el carácter competitivo.

La actualidad de Independiente enseña problemas graves. Fernando Montenegro la resume con tristeza: “La bomba ya estalló y solo falta escuchar el ruido. Ahora hay que pensar en recoger los escombros para empezar la reconstrucción”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.