Indígenas de Surinam exigen derecho a la tierra en 'marcha silenciosa'

·2  min de lectura
Indígenas de varias tribus de Surinam participan en una 'Marcha Silenciosa' para exigir sus derechos de propiedad de la tierra como primeros habitantes, en el centro de Paramaribo, el 13 de mayo de 2023.
Indígenas de varias tribus de Surinam participan en una 'Marcha Silenciosa' para exigir sus derechos de propiedad de la tierra como primeros habitantes, en el centro de Paramaribo, el 13 de mayo de 2023.

'Native Power', un grupo liderado por cinco mujeres indígenas, encabezó este sábado una "marcha silenciosa espiritual y pacífica" en el centro de Paramaribo, capital de Surinam, para reclamar sus derechos territoriales como primeros habitantes de este país sudamericano.

"Hemos hablado bastante y hoy solo hablarán nuestros tambores, maracas y espíritus de buen corazón", dijo al inicio una de las líderes del movimiento conocido como 'Native Power' sobre la movilización que congregó a unos 1.000 indígenas vestidos con atuendos tradicionales.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

A la llamada 'marcha silenciosa' asistieron miembros de varias tribus a quienes se les pidió que no hablaran con la prensa.

"Hemos escrito historia hoy y demostrado que somos uno independientemente de nuestra tribu", afirmó la vocera de los miembros de Sharmaine Artist al final de la marcha.

"Los gobiernos van y vienen y nunca obtuvimos el reconocimiento y hoy es el día en que nosotras, como mujeres indígenas de Surinam, lucharemos codo a codo con nuestros hombres", dijo Artists.

"Hoy le pedimos al gobierno actual respeto como pueblo indígena. Ya no nos quedaremos quietos. Lucharemos hasta el amargo final hasta que tengamos nuestros derechos sobre la tierra. Pero la violencia no resuelve nada. No queremos perder más sangre", añadió el colectivo.

La marcha silenciosa sigue a los disturbios del 2 de mayo en el pueblo de Pikin Saron, cuando un grupo de desconocidos abrió fuego contra una comisaría, prendió fuego a once camiones cargados con troncos de árboles y tomó como rehenes a varias personas en Grasalco, una compañía minera de oro propiedad del gobierno.

En el tiroteo murieron dos hombres, dos policías y varios civiles resultaron heridos. Todos los rehenes fueron rescatados por agentes de orden público, que detuvieron a los tiradores, pero no precisaron su identidad o motivos.

Pese a las promesas del presidente, Chan Santokhi, y el vicepresidente, Ronnie Brunswijk, de resolver el problema de los derechos sobre la tierra durante esta administración, los conflictos persisten.

str/mbj/dl