Indígenas bolivianas demuestran en la cancha que el fútbol no tiene barreras

·4  min de lectura

Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas en el primer Campeonato Departamental de Mujeres Indígenas.

"Siempre hay que seguir adelante con el fútbol, ya seas mayor, nosotras decimos con nuestras compañeras que vamos a morirnos jugando, aunque sea de viejitas vamos a jugar", confesó a Efe Lizbeth Meneses, delantera del equipo Mizque, ganador del torneo.

Meneses, de 31 años, viajó con su hijo de unos 3 años junto a sus compañeras desde la localidad de Mizque, a unos 150 kilómetros de la ciudad de Cochabamba, para llegar al estadio Félix Capriles y buscar cómo brillar en la cancha en el primer Campeonato Departamental de Mujeres Indígenas de Cochabamba.

Las condiciones para aplicar a este torneo fueron ser indígena, mayor de 25 años, madre y con muchas ganas de disfrutar la fiesta del fútbol.

Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas. (EFE)
Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas. (EFE)

ROMPIENDO ESTEREOTIPOS

Las mujeres del equipo de Meneses ingresaban a la cancha con una camiseta negra con blanco que era tapada por un ponchillo celeste que combinaba con el color de sus polleras, unas con el cabello trenzado, como es típico en una cholita, y otras con un moño para estar más cómodas.

Algunas de las jugadoras confesaron a Efe que no siempre visten pollera en su diario vivir, que es parte de la vestimenta tradicional de las cholitas en Bolivia, y que esta prenda hace que sea un poco más complicado jugar por lo que usaron una más liviana.

"Es muy dificultoso, hay diferentes tipos de polleras, hay algunas que son pesadas, nosotras hemos optado por las livianas por la comodidad", expresó Meneses.

El director técnico del cuadro de Mizque, Emil Álvarez, comentó a Efe que varias de las 14 jugadoras que viajaron a este encuentro no entrenaron con polleras y que ha sido "una sorpresa" para muchas tener que jugar así, pero que han logrado un buen desempeño.

Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas. (EFE)
Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas. (EFE)

BUEN NIVEL

Hace dos meses, cuando salió la convocatoria para el torneo, Meneses junto a su equipo Mizque se prepararon para darlo todo en la cancha y ese buen trabajo llevó a su grupo, entre 16 participantes en disputa, a quedarse con el trofeo.

El partido final entre el cuadro de Mizque y del Chapare fue intenso, el encuentro finalizó 2-0 y fue Meneses quien hizo los dos goles que las ubicaron como las campeonas del primer Campeonato Departamental de Mujeres Indígenas de Cochabamba.

Meneses confesó que el nivel de las jugadoras es "muy bueno" y que sufrieron en algunos partidos porque las jugadoras eran más jóvenes que ellas, pero no se dieron por vencidas y demostraron que es posible jugar sin importar la edad o la vestimenta.

Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas. (EFE)
Mujeres indígenas de todo el departamento boliviano de Cochabamba dejaron por unos días su trabajo en el campo para atarse los botines, ponerse sus polleras y las camisetas de sus equipos y demostrar sus habilidades futbolísticas. (EFE)

"Que se motiven las mujeres, las madres, que sigan jugando al fútbol y que no digan que por la edad no pueden seguir jugando, siempre hay que seguir adelante", indicó la futbolista.

El cuadro de Mizque se llevó un trofeo, medallas y un cerdo como premio, mientras que las de Chapare quedaron en segundo lugar y el equipo de Campero obtuvo el tercer puesto.

Ahora, Meneses volverá a Mizque a seguir trabajando en la lechería y la ganadería, pero no dejará de practicar el fútbol e, incluso, tiene la idea de participar en otros torneos para seguir con su pasión y a la vez impulsar a las más jóvenes a probar este deporte.

"Que se motiven para jugar, no solo el fútbol, tantos deportes que hay, sigan que nosotras podemos hacer todo tipo de deportes, no nos falta nada, tenemos las mismas capacidades que todos", finalizó Meneses.

Ese evento fue organizado por la Gobernación de Cochabamba a través del Servicio Departamental de Deportes (Sedede) y la Federación de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias Bartolina Sisa.

VIDEO: Southgate, sobre el racismo: "Las sanciones de la UEFA están en un área gris"

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.