La infancia tortuosa de Fred Kerley, el nuevo rey mundial de la velocidad

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·6  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Fred Kerley (centro) le gana los 100 metros del Mundial a otros dos estadounidenses, Trayvon Bromell y Marvin Bracy
Fred Kerley (centro) le gana los 100 metros del Mundial a otros dos estadounidenses, Trayvon Bromell y Marvin Bracy - Créditos: @JEWEL SAMAD

Fred Kerley no sabía que era el hombre más rápido del mundo cuando cruzó la línea de meta en el Hayward Field el sábado por la noche. Como muchas otras cosas en su vida, tuvo que esperar y preguntarse.

Un grupo de corredores, tres de ellos de Estados Unidos, terminaron los 100 metros llanos masculinos de los Campeonatos del Mundo de atletismo con una fracción de diferencia entre ellos, una llamarada de velocidad mientras el crepúsculo descendía sobre el estadio. Kerley, vestido con un traje rojo y azul, se agachó y estudió el tablero de video. Sólo cuando apareció el número 1 junto a su nombre, con su tiempo de 9,86 segundos, supo que había ganado el oro. “Hice el trabajo”, dijo Kerley, un hombre eficiente tanto con sus zancadas como con sus palabras.

Kerkey, por el centro, supera a Akani Simbine de Sudáfrica, y a Marvin Bracy de EE. UU., al cruzar la meta: ya es campeón.
Kerkey, por el centro, supera a Akani Simbine de Sudáfrica, y a Marvin Bracy de EE. UU., al cruzar la meta: ya es campeón. - Créditos: @JEWEL SAMAD

Kerley, un antiguo especialista en 400 metros para el que nada de esto -elogios, medallas de oro, campeonatos del mundo- se presagiaba cuando crecía, tenía los brazos levantados cuando se publicaron el resto de los resultados, revelando “una barrida de medallas” para los estadounidenses, con Marvin Bracy-Williams en segundo lugar y Trayvon Bromell en tercero, ambos terminando en 9,88 segundos. Bracy-Williams se enfrentó a Bromell, su compañero de entrenamiento, en un episodio de alegría sin guión. “No sé qué pasó por la cabeza de Marvin”, dijo Bromell. “Sé que es la emoción”.

El italiano Lamont Marcell Jacobs, actual campeón olímpico, se retiró de la competición antes de su eliminatoria de semifinales del sábado. Se dijo que Jacobs estaba lidiando con una lesión muscular. “Me veo obligado a dejarlo”, dijo Jacobs en Twitter.

Kerley consiguió convertir la ausencia de Jacobs en poco más que una nota a pie de página. Kerley, que suele ser un atleta impasible, dejó aflorar sus emociones tras su victoria. Pensaba en su tía, Virginia Kerley, que lo estaba viendo en su casa de Texas y probablemente “haciendo estallar su teléfono”, dijo. Ella lo había criado desde los 2 años, junto con varios de sus hermanos. En ese momento, el padre de Fred estaba en la cárcel y su madre había tomado “caminos equivocados en la vida”, según un relato en primera persona que escribió para la revista Spikes, en 2019. En un momento dado, Virginia Kerley tenía 13 hijos bajo su techo.

La alegría del nuevo rey de la velocidad
La alegría del nuevo rey de la velocidad - Créditos: @JEWEL SAMAD

“Si no fuera por ella, probablemente no estaría hablando con todos ustedes ahora”, señaló Kerley. “Ella realmente sacrificó su vida por mí y mis hermanos y mis hermanas y mis primos”. Y añadió: “Le agradezco que me haya puesto en posición de ganar en la vida”.

Aun así, Kerley no era un recluta de primer nivel al salir del Taylor High School, en las afueras de Austin, en Texas. Aterrizó en el South Plains College de Levelland, donde trabajó con una lesión en los isquiotibiales como estudiante de primer año y obtuvo un modesto 11º puesto en los 400 metros en los campeonatos nacionales de universidades junior como estudiante de segundo año. Pero siempre trabajó duro y sin protestar, sostuvo Chris Beene, su antiguo entrenador en South Plains.

“Siempre fue un gran compañero de equipo”, admitió Beene, que ahora es el entrenador jefe de atletismo femenino en el instituto Anna, en las afueras de Dallas. “Es decir, estaría dispuesto a morir en la pista en el 4x400 por nuestro equipo”.

Fred Kerley en su día cumbre: campeón mundial de los 100m
Fred Kerley en su día cumbre: campeón mundial de los 100m - Créditos: @Patrick Smith

Con más entrenamiento, el talento de Kerley emergió. En Texas A&M, fue campeón de la NCAA en los 400 metros en 2017. Dos años después, fue medalla de bronce en la prueba en los Campeonatos del Mundo. Su futuro parecía estar en los 400, pero empezó a echar el ojo a los sprints más cortos durante la pandemia. En cierto modo, dijo Kerley, quería volver a sus raíces como velocista y saltador de longitud. O, como él mismo dijo, “volver a mi terreno de juego”.

El mundo del atletismo se ha visto sorprendido por su decisión poco convencional. Pasar de los 400 a los 100 no es comparable a colgar las zapatillas de obstáculos para lanzarse al martillo, pero tampoco es una transición sencilla. Los 100 requieren unas habilidades diferentes y un enfoque renovado del entrenamiento. Hay una razón por la que pocos atletas han sido de clase mundial en ambas disciplinas.

Pero Kerley reivindicó su paso al ganar la medalla de plata en los 100 metros en los Juegos Olímpicos de Tokio del pasado verano, y sólo ha seguido mejorando. El mes pasado, en los campeonatos de Estados Unidos, corrió en 9,76 segundos en su semifinal, lo que supuso el tercer mejor tiempo de la historia para un estadounidense, y luego se deshizo de un gran número de participantes en la final para ganar el título en 9,77 segundos menos de dos horas después. El jamaiquino Usain Bolt sigue siendo el dueño del récord mundial, con 9s58.

Pero mientras muchos velocistas llenan los cuadernos de los periodistas como si fueran luchadores, Kerley tiende a mantener sus pensamientos para sí mismo. Después de ganar su primera ronda el viernes, pasó volando entre los periodistas sin aceptar preguntas. Cuando un cronista del sitio web de atletismo FloTrack le preguntó sobre su plan para el sábado, Kerley miró por encima del hombro y, sin romper el paso, dijo: “¿Qué te dije la última vez?”. (No quedó claro de inmediato qué había dicho Kerley la última vez. Tras un trabajo de detective, los periodistas de FloTrack determinaron que Kerley había dicho: “Ya lo verás”).

Así ganó los 100 metros en en el Mundial

Bracy-Williams dijo que Kerley era más juguetón y hablador con sus amigos y compañeros. “Al contrario de lo que se cree, no tiene la cara de piedra que todos piensan”, dijo Bracy-Williams. “Es un tipo divertido. Pero cuando viene aquí, es todo negocio”.

La vena competitiva de Kerley se extiende más allá de la pista. El jueves, jugó al cornhole (NdR: parecido al juego del sapo, pero arrojando bolsitas de granos) con Bracy-Williams y lo trató como una final olímpica. Al parecer, Kerley está dispuesto a competir en cualquier cosa. “Incluso si se trata de beber agua”, explicó Bracy-Williams.

Hay un tema que sí parece despertar el interés de Kerley a la hora de hablar públicamente, y ese tema es específico: la gente que dudaba de que fuera a ser bueno en los 100 metros. En cuanto a cuántas de esas personas existen realmente, ¿quién puede decirlo? Pero Kerley se ha servido de ellas, reales o imaginarias, para alimentarse.

En cuanto al futuro, Kerley dijo que correría en los 200 metros esta semana y que estaría disponible para los relevos en las carreras de 4x100 metros y 4x400 metros. (Estén atentos. O, como a él le gusta decir, “ya lo verán”). Pero aunque sabe que ser campeón del mundo de los 100 metros cambiará su vida -“El futuro es brillante”, dijo-, no está dispuesto a limitarse ni a plegarse a la sabiduría convencional. “En un par de meses”, dijo, “probablemente volveré a hacer los 400″.

Vídeo | La Princesa Leonor y la Infanta Sofía viajaron a Londres para la Euro Femenina de Fútbol

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.