Incógnita develada: quién es el chico que acompaña a Guillermo Vilas en una foto histórica recuperada del archivo de LA NACION

·6  min de lectura
Recibimiento triunfal: Vilas llegando a Ezeiza el 17 de noviembre de 1974; la identidad del chico que le lleva las raquetas generó una cadena para tratar de desanudar el misterio
Recibimiento triunfal: Vilas llegando a Ezeiza el 17 de noviembre de 1974; la identidad del chico que le lleva las raquetas generó una cadena para tratar de desanudar el misterio

Guillermo Vilas , el hombre que popularizó el tenis en la Argentina y que se encumbró como uno de los deportistas más destacados de todos los tiempos en la región, cumplió 70 años el último 17 de agosto. Como homenaje al Poeta, LA NACION publicó una serie de artículos especiales. Entre ellos, uno con 35 imágenes recuperadas del Archivo del diario nunca publicadas. Una de esas fotografías, puntualmente, actuó como inmediato disparador de una pregunta y una búsqueda colectiva por parte de distintas personalidades del tenis local.

Guillermo Vilas cumple 70 años. Inspiró a una generación que miraba de lejos a las figuras: “Nos hizo creer que los sueños eran posibles”

En la fotografía se aprecia a un Vilas caminando radiante, con el pelo largo al viento y levantando su brazo derecho, tras bajar de un avión de Aerolíneas Argentinas proveniente del continente europeo. A su lado, en el mismo trayecto, lo acompaña un chico que parece tener aproximadamente 12-13 años, que se esfuerza por llevarle un puñado de raquetas. El epígrafe de la imagen dice: “Recibimiento triunfal: Vilas llega a Ezeiza el 17 de noviembre de 1974. Esa semana ganó el torneo de Buenos Aires y luego viajó a Melbourne, donde se impuso en el Masters, tras vencer al rumano Ilie Nastase en la final por 7-6, 6-2, 3-6, 3-6 y 6-4″.

La foto de la incógnita: recibimiento triunfal a Vilas Ezeiza, en noviembre de 1974; a su lado, un chico le lleva las raquetas
La foto de la incógnita: recibimiento triunfal a Vilas Ezeiza, en noviembre de 1974; a su lado, un chico le lleva las raquetas - Créditos: @Archivo LA NACION

La foto, todo un documento de la época, despertó una enorme curiosidad , tanto en la plataforma digital de LA NACION, como en las redes sociales y los lectores de la edición papel de Deportes. ¿Quién es el niño que acompaña a Vilas? ¿Qué será de su vida actual? ¿Qué edad tendrá hoy? ¿Sería conocido del por entonces número 9 del mundo o estaría allí ocasionalmente? ¿Habrá visto la publicación actual? Esas fueron algunas de las preguntas que empezaron a repetirse. La foto, en blanco y negro, circuló por distintos grupos “tenísticos” de WhatsApp. Durante los primeros días nadie logró reconocer quién era ese chico flaquito y de piernas largas que hacía malabares para que no se les cayeran las raquetas -de marca Wilson- y el misterio crecía.

Hasta que se dio una charla entre el periodista Guillermo Caporaletti y Alejo Russell (uno de los fundadores de la Escuela Nacional de Árbitros de tenis), en la que éste último pareció reconocer de quién se trataba el personaje en cuestión. Ya con esa valiosa pista, se avanzó. Y otra persona, Gustavo Herrero (del Club Internacional de Lawn Tennis), también certificó las sospechas de Russell. Se consiguió el número de ese “supuesto chico” y, efectivamente, se desanudó el misterio.

El chico que acompaña a Vilas en la foto es Cristian Furlong , uno de los hijos del fallecido Oscar Furlong, campeón mundial de básquetbol con la Argentina en 1950 y capitán del equipo argentino de Copa Davis (de hecho, fue el que hizo debutar a Vilas en la competencia, en 1970). Su presencia en la pista de aterrizaje no fue casual: Vilas era muy cercano a la familia Furlong y aquel día habían ido a recibirlo luego de una valiosa gira por Europa.

Hoy, a los 61 años: Cristian Furlong, hijo de Oscar Furlong, radicado en Villa La Angostura, con su nieta Cala
Hoy, a los 61 años: Cristian Furlong, hijo de Oscar Furlong, radicado en Villa La Angostura, con su nieta Cala

Cristian hoy tiene 61 años y vive en Villa La Angostura desde hace una década. “La foto me genera muy buenos recuerdos. En el momento de la foto tenía 13 años y, Guillermo, 22. Él empieza a aparecer en la familia, en el club (Buenos Aires Lawn Tennis Club), cuando era juvenil. En alguno de sus viajes de Mar del Plata a Buenos Aires, incluso, ha parado en nuestra casa, en Villanueva y Lacroze. En esa época, todo ese equipo de la Davis era como una familia. Y mi papá le tomó mucho cariño a Guillermo, que para mí fue como un hermano mayor. Mi hermana Denise es un año mayor que yo y Gastón, mi otro hermano, tiene cinco años menos”, describe Cristian, ante LA NACION.

¿Qué recuerdos puntuales tiene Cristian de aquella postal en Ezeiza? “Lo fuimos a buscar después de una gira. No recuerdo de dónde venía. Había un montón de gente esperando. Y cuando mira desde arriba de la escalera, probablemente yo fui la primera cara familia que vio. Esa vez venía solo, no estaba con el Profe Belfonte. Entonces, bajó y me dio las raquetas. ‘Ayudame que se me cae todo’ , creo que me dijo. Él tenía que saludar y con todo en las manos no podía”, recapitula Cristian, hijo de un símbolo del deporte nacional como Oscar Furlong, fallecido en junio de 2018, a los 90 años. “Pillín” fue un apasionado que, además, se encumbró como uno de los pocos atletas argentinos que estudió en una universidad de EE.UU. (en su caso, en la Southern Methodist University, en Dallas) y llegó a la elite del deporte.

El equipo argentino en las semifinales de la Davis contra Australia, en 1977; Ricardo Cano, Fernando Dalla Fontana, Elio Lito Álvarez, José Luis Clerc, Vilas, el Profe Belfonte y el capitán Oscar Furlong
El equipo argentino en las semifinales de la Davis contra Australia, en 1977; Ricardo Cano, Fernando Dalla Fontana, Elio Lito Álvarez, José Luis Clerc, Vilas, el Profe Belfonte y el capitán Oscar Furlong - Créditos: @Archivo LA NACION

“Seguí viendo a Guillermo durante mucho tiempo, por lo menos hasta mis 30 años . Pasamos veranos juntos, fuimos a la casa que tenía en Nueva York, era súper generoso con nosotros. Y nos reíamos mucho. Insisto: todo ese equipo de la Davis, más allá de los momentos de entrenamiento y partidos, era buena gente. A mí el tenis me gustaba practicarlo más o menos, pero mis hermanos sí lo jugaban bien y vivíamos todos los fines de semana en el club”, acota Cristian.

Oscar Furlong, campeón mundial de básquetbol
Oscar Furlong, símbolo del deporte argentino, fallecido en 2018

Y deja una última frase, con un tono melancólico de una época dorada: “Aquel fue un momento de explosión del tenis en el país y lo vivimos de cerca. Durante el Abierto de la República vivíamos días espectaculares. Ion Tiriac, los jugadores españoles, Nastase, el Pato Cornejo…, todos pasaban por casa y comíamos asados en el quincho. Mi viejo era director del torneo y la pasábamos bien”.

La secuencia de la llegada

Vilas llega al país tras jugar un torneo en Londres y desciende con las raquetas en el aeropuerto de Ezeiza
Vilas llega al país tras jugar un torneo en Londres y desciende con las raquetas en el aeropuerto de Ezeiza
El momento en que Vilas se encuentra con Cristian Furlong y le pide ayuda con las raquetas. Junto a ellos, una mujer que se acerca a saludar al tenista
El momento en que Vilas se encuentra con Cristian Furlong y le pide ayuda con las raquetas. Junto a ellos, una mujer que se acerca a saludar al tenista
Cristian Furlong carga feliz con todas las raquetas del ídolo: Guillermo Vilas se retira del aeropuerto de Ezeiza, entre aplausos
Cristian Furlong carga feliz con todas las raquetas del ídolo: Guillermo Vilas se retira del aeropuerto de Ezeiza, entre aplausos