Impulsan proyecto para corregir carencias de gladiadores

·1  min de lectura

Gabriel Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 22 (EL UNIVERSAL).- Sofía Alonso nació en una familia ligada a la lucha libre. Su bisabuelo, Salvador Lutteroth González, fue el pionero del pancracio en México, con la EMLL; su padre, Francisco Alonso, encumbró al deporte de los costalazos como presidente del CMLL, así que conoció de primera mano la realidad del mundo espectáculo que este martes celebró su día, ese que hace unos años se instauró, pero que poco ha cambiado la realidad del medio.

"La lucha libre es un fenómeno único en el mundo", recuerda Alonso, exdirectiva del CMLL, quien busca darle un vuelco a la realidad de los integrantes de este sufrido gremio. "Es relevante poner sobre la mesa las carencias con la que enfrentan su trabajo. Que la industria está en una clara desregulación".

Abundó en el hecho de que no existen contratos formales para trabajar, lo cual pone en desventaja al luchador ante una posible lesión o la falta de pago. Tampoco existe un equipo adecuado para atender emergencias y los enfrentamientos implican cada vez mayor riesgo. "La mayoría se retira en un estado de salud lamentable, ya que no hay ningún mecanismo que los cubra después de su retiro".

Así que, advierte, es urgente crear las garantías de protección para el luchador y la luchadora. "Mi propuesta es impulsar una renovación integral de la lucha libre mexicana, en la que se ponga al luchador en el centro, homogeneizar los derechos del gremio".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.