Impaciencia, insultos a los rivales, a los jugadores propios y técnicos al borde de un ataque de nervios

·6  min de lectura
Gabriel Arias, fuera de control
Gabriel Arias, fuera de control - Créditos: @Fotobires

Esta historia fue escrita hace un mes, exactamente. Arrancaba así:

La violencia, la intolerancia, representan una enorme porción del fútbol argentino. Lógicamente, el deporte más popular recibe, como en pocos ámbitos, los desechos de una sociedad atravesada por problemas crónicos, de todo tipo. La ira dentro de la Liga Profesional repercute mucho más. Sin embargo, los desatinos abarcan todas las categorías.

El bochorno de un grupo de jugadores de Patronato en el campo de juego, víctimas de una supuesta injustica deportiva (incluyó golpes de puño con la policía) a manos de Barracas Central, y los automóviles incendiados en Mar del Plata a raíz de una serie de derrotas de Aldosivi, viajan por caminos paralelos. La locura se destaca en todos los escenarios. Desde agresiones a árbitros de ligas menores hasta una pelea entre hinchas de Vélez y Talleres en un rincón de una platea de un encuentro de Copa Libertadores.

Los violentos andan por todos lados. Hasta las marchas contestatarias en algunas entidades (una, Independiente) suelen acabar con enfrentamientos serios. Los coches calcinados en Punta Mogotes y los pasacalles amenazantes recientes en Lanús (”ganen o caminan”) e Independiente (cuestiones de estilo contra Julio César Falcioni) llevan la misma rúbrica.

Amenazas de hinchas a jugadores y técnicos
Amenazas de hinchas a jugadores y técnicos

Ahora, casi cumplida la 20° fecha, ocurrieron tres episodios que confirman la teoría : el fútbol argentino está en llamas. Rubén Insua, el técnico de San Lorenzo, se enojó contra un grupo envuelto en cólera en la platea del Nuevo Gasómetro tras la derrota ante River por 1-0. Lanzó insultos al aire, contra el anterior presidente, Marcelo Tinelli. Gabriel Arias, en Vicente López, hizo gestos impropios contra algunos simpatizantes locales. Y Claudio Vivas, el entrenador de Banfield, fue crítico contra sus propios hinchas, que arrojaron proyectiles contra el arco del Mono Monetti, cuando el equipo se desesperaba por la igualdad. Más allá de que su razonamiento tiene lógica, en un momento de la charla con los medios, golpeó la mesa . Con energía, con bronca.

“Los árbitros se pueden equivocar, como se equivocan los jugadores y como nos equivocamos los técnicos, porque somos humanos, hasta los hinchas se equivocan”, dijo y sus propias palabras lo pusieron de mal humor. Al elevar el tono de voz, formuló la crítica: “Los propios hinchas de Banfield (ubicados en la tribuna cabecera norte Osvaldo Fani), que muchas veces nos insultan a todos, lo que terminamos de comprender como una descarga porque su equipo no gana, como una derrota, que a mí me duele más que a ellos, pero es inadmisible que arrojen proyectiles al campo. Así como lo hicieron contra el arquero (Fernando) Monetti, en el tramo final del partido cuando habíamos descontado y veníamos con ímpetu como para empatarlo, con lo que se paró el juego por unos minutos y eso perjudicó al equipo que aflojó en la levantada que traía”.

Y fue más allá: “Todos los hinchas, no solo los de Banfield, entiendan que no pueden seguir siendo violentos, ni con la verbal y mucho menos con la física. Si no esto en un día cercano va a terminar con un accidente fatal”, advirtió y golpeó la mesa cuando advirtió el dolor de la derrota. Los hinchas, durante buena parte del segundo capítulo (mientras Lanús hacía tiempo), arrojó todo tipo de proyectiles. “Le dije a la gente del club que no me iba a callar y no me importan las consecuencias. Estoy hinchado las pelotas de que la gente agreda”.

El entrenador de San Lorenzo, Rubén Darío Insua, fue denunciado por la Fiscalía Especializada en Eventos Masivos de la Ciudad de Buenos Aires por “incitar al desorden”, tras el enfrentamiento verbal que mantuvo este domingo con un grupo de plateístas, al término del encuentro que su equipo perdió por 1 a 0 como local ante River.

”Manga de hijos de puta, ¿por qué no lo putean a Tinelli que se robó todo acá?”, le disparó Insua a algunos plateístas que insultaban a él y a los futbolistas por la derrota ante los millonarios, haciendo foco en el más enfático de todos ellos. Por ello, la fiscal Celsa Ramírez acusó a Insua por los insultos y también denunció de oficio a un socio identificado por haberle arrojado una botella al delantero colombiano Miguel Borja una vez finalizado el encuentro. El delantero, luego, celebró con entusiasmo, de frente a la misma platea.

Insúa discute con hinchas de San Lorenzo, que lo insultaron
Insúa discute con hinchas de San Lorenzo, que lo insultaron

Mientras tanto, algunas fuentes vinculadas al club de Boedo apuntaron que Tinelli, acusado por Insua en imágenes y sonido captados por las cámaras de televisión cuando se enfrentó con los hinchas (después, en conferencia de prensa, dijo que no tenía “nada que aclarar” sobre sus dichos), insinuaron que el conductor televisivo también denunciará al entrenador por esas manifestaciones.

Gabriel Arias, el arquero de Racing, pidió disculpas por los gestos descalificadores que realizó a la hinchada de Platense tras el triunfo por 1-0 como visitante de la Academia. Nacido en la Argentina pero nacionalizado chileno, debió presentarse en una comisaría después del partido disputado en la víspera en el estadio de Platense, en Vicente López. El arquero de 35 años, que se sumará a la selección de Chile en la pausa internacional, prestó declaración por la falta contravencional por los gestos que le valieron ser expulsado tras el final del partido al igual que Carlo Lattanzio, delantero de Platense, que lo increpó en pleno campo de juego.

Arias declaró ante la prensa después del partido que se hacía “cargo de la equivocación” y explicó: “Es muy difícil creer en esta sociedad que se tomen el trabajo de buscar los nombres de los familiares de un jugador y te insulten casi 100 minutos. Se pasan los límites, no me lo banqué, exploté contra esas cuatro personas. No es nada contra la gente de Platense, les pido disculpas. Es para esas personas que insultaron constantemente a mi familia”, aclaró Arias.

Todos contra Arias, que tuvo un impulso fuera de lugar
Todos contra Arias, que tuvo un impulso fuera de lugar - Créditos: @TŽlam

También el DT de Racing, Fernando Gago, consideró que Arias “se equivocó, tuvo una actitud equivocada” al realizar esos gestos. ”Estamos en una sociedad que busca lastimar, cosas que no están bien. Disculpas a mis compañeros y la gente de Platense. No fue correcto. Me hago cargo”, insistió el arquero de Racing, que marcha en el tercer puesto del torneo argentino.

”Pero los jugadores que se agarraron conmigo no saben lo que me tocó pasar. Llega un momento que no lo aguanté. Fueron cosas muy hirientes, me quisieron lastimar y no está bueno”, completó Arias, quien sufrió su segunda expulsión en 118 partidos en Racing . Pablo Bianchini, el presidente de Platense, cuestionó con dureza al arquero. Y admitió cierta complicidad de parte de nuestra sociedad. “Cuando los que deben dar el ejemplo con su comportamiento provocan actos que no corresponden, no estamos bien como sociedad. No está bueno naturalizar situaciones ni ser agredido. Pero Arias provocó y no está bueno por el ni por la institución que representa”, comentó.

Y siguió por el mismo camino: “Pudo haberse equivocado, puede pasarle a cualquiera. Yo repudio que le haya faltado el respeto a nuestros hinchas porque además, lo hizo con la institución. Y pretendió justificarlo”.

Jugadores, técnicos, hinchas, dirigentes. Todos (casi todos), están fuera de control.