El idilio de Guardiola en el Bernabéu también sucumbe a la magia blanca

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Madrid, 4 may (EFE).- El idilio de Pep Guardiola, entrenador del Manchester City, con el Santiago Bernabéu, donde presentaba un balance espectacular a lo largo de su carrera, sucumbió también a la magia blanca que ha desplegado el Real Madrid en la presente edición de la Liga de Campeones.

El técnico español parecía que iba a volver a ser letal para el conjunto madridista y su afición, que tan solo le había visto perder en el coliseo blanco como entrenador en una ocasión, cuando dirigía al Bayern Múnich en la ida de las semifinales de la Champions 2013/14.

El Real Madrid, entonces también dirigido por el italiano Carlo Ancelotti, venció por 1-0 con gol del francés Karim Benzema. En la vuelta el cuadro español apuntilló al campeón bávaro con un espectacular 0-4 con dobletes de Sergio Ramos y el luso Cristiano Ronaldo.

Aquella era la única derrota del Guardiola entrenador en el Bernabéu, un estadio que, curiosamente, como jugador no se le había dado nada bien, pues como integrante de la primera plantilla barcelonista tan solo había ganado en una de sus once visitas (0-1, con gol de Guillermo Amor, en mayo de 1994).

Pero fue hacerse con la batuta de entrenador y cambiar esta tendencia de forma radical. Antes de este encuentro de vuelta de semifinales, los equipos de Guardiola habían ganado en seis de sus nueve visitas al estadio madridista, con dos empates y la derrota al frente el Bayern.

Su primera comparecencia como técnico del Barcelona, el 2 de mayo de 2009, se saldó con el espectacular e histórico 2-6 liguero, y en el coliseo blanco ha logrado triunfos que le han permitido meterse en la final de la Champions, como en la semifinal del curso 2010-11 (0-2) en el polémico choque en el que Pepe fue expulsado por una acción sobre Dani Alves.

Ya con el City, el equipo de Guardiola 'asaltó' el Bernabéu en la ida de octavos de la campaña 2019-20. Isco Alarcón adelantó al Real Madrid, pero el brasileño Gabriel Jesus y el belga Kevin de Bruyne, este de penalti, sellaron el 1-2 que se repitió en la vuelta en el Etihad.

Todo ello, o al menos como parte de un todo, le habían convertido en todo un azote para el Real Madrid. Pero cuando parecía que de nuevo iba a salir triunfante del Santiago Bernabéu todo se fue al traste. A los 89 minutos de este partido de vuelta el City estaba en la final y Guardiola saboreaba la posibilidad de volver a estar en la lucha por el título.

Tenía la oportunidad de convertirse en el primer técnico que superaba en tres eliminatorias de la máxima competición continental al Real Madrid. Pero el doblete de Rodrygo en los instantes finales y el tanto de Benzema de penalti en la prórroga acabaron por frustar al técnico español.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.