Hugo Maradona y el recuerdo del Sub 16 de 1985: un seleccionado que se metió en el corazón de la gente

·4  min de lectura
Hugo Maradona en el Sub 16 de 1985; en la primera imagen, el momento en el que saca el remate para el 3-2 ante Brasil en el partido decisivo; la segunda, la tapa de El Gráfico, con su hermano Diego
Hugo Maradona en el Sub 16 de 1985; en la primera imagen, el momento en el que saca el remate para el 3-2 ante Brasil en el partido decisivo; la segunda, la tapa de El Gráfico, con su hermano Diego

Diego Maradona todavía no era considerado el mejor del mundo. No lo sería hasta un año después, en el Mundial de México. Y el fútbol argentino ya se entusiasmaba por la aparición de un nuevo crack, su hermano Hugo. Fue el primer torneo Sudamericano Sub 16 (luego se convertiría en Sub 17), que se jugó en el mes de abril de 1985. En ese certamen de adolescentes, el equipo dirigido por Carlos Pachamé conquistó el corazón de los hinchas muy rápidamente. El equipo fluía al ritmo de un apellido ilustre, pero con compañía destacada: Fernando Redondo, Pedro Salaberry, Lorenzo Frutos... La cancha de Vélez, donde se disputó el torneo completo, se llenaba a reventar y generó una expectativa enorme. Goles, lujos, desparpajo. Una verdadera fiesta.

Hugo, que falleció este martes a los 52 años, era un chico rápido, habilidoso y... muy despierto. Alcanza una sola jugada para describir su picardía. En el partido decisivo, ante Brasil, la selección perdía por 1 a 0 cuando el árbitro le cobró una retención al arquero André. Mientras los jugadores brasileños no entendían bien lo que pasaba, con cierta ingenuidad de la juventud, no pusieron un jugador delante de la pelota. En el punto de penal Maradona lo apuró a Frutos para que reanude el juego. Así, de avivada, convirtió el primer tanto del encuentro.

Pedro Salaberry y Hugo  Maradona durante una acción del partido entre la Argentina y Brasil que definió el Sudamericano Sub 16 de 1985, el 22 de abril de 1985
23/4/1985 Demori


Pedro Salaberry y Hugo Maradona durante una acción del partido entre la Argentina y Brasil que definió el Sudamericano Sub 16 de 1985, el 22 de abril de 1985 (23/4/1985 Demori/)

Ese partido terminó 3 a 2 en favor de la Argentina. El equipo había goleado a todos sus rivales previos, pero perdía con Brasil, que le arrebataba el título en la última fecha. Faltaban nada más que 15 minutos (se jugaban dos tiempos de 35). Y Hugo fue pura garra para dar vuelta el resultado prácticamente solo. El segundo tanto lo hizo Frutos de cabeza, luego de un remate de Maradona que se estrelló en el travesaño. Y el tercero fue una jugada personal, en la que se movió de izquierda hacia el centro y definió con un fuerte derechazo al primer palo.

El festejo de gol fue impactante. No por la valoración del torneo, sino por los movimientos idénticos a su hermano Diego. Y con un físico muy parecido.

¿Qué tan grande fue el furor por el “nuevo” Maradona? Otra vez, nada mejor que explicarlo con un ejemplo: en el último número de abril de la revista El Gráfico, la tapa fueron los hermanos, con el título “La dinastía Maradona, fútbol de hoy y de mañana”.

Para continuar con las coincidencias, Hugo jugaba en Argentinos Juniors. Entre tanto entusiasmo, debutó rápidamente. En el equipo de La Paternal convirtió un gol en 19 partidos. Su hermano se lo llevó a Napoli, pero no llegó a debutar en el primer equipo. Fue cedido a Ascoli, donde pudo jugar sus primeros partidos en el calcio. Después deambuló por varios equipos: Rayo Vallecano en España, Rapid Viena en Austria, Deportivo Italia en Venezuela, Progreso en Uruguay... Lo mejor de una carrera que nunca levantó mucho vuelo lo consiguió en Japón, donde anotó 86 goles en 156 partidos (Futures, Fukuoka y Sapporo). Su último registro profesional fue en 1999, en Brown de Arrecifes.

Diego y Hugo Maradona; en tiempos en los que se pensaba que ambos serían estrellas en la selección
Diego y Hugo Maradona; en tiempos en los que se pensaba que ambos serían estrellas en la selección


Diego y Hugo Maradona; en tiempos en los que se pensaba que ambos serían estrellas en la selección

Luego se desempeñó como entrenador en Puerto Rico y en equipos de divisiones menores en Italia, donde vivía en la actualidad. Sin dudas su mejor recuerdo en el fútbol y el que guardan los hinchas fue aquel Sub 16.

Un equipo que goleó a todos sus rivales: 5-0 a Venezuela, 4-0 a Ecuador, 4-0 a Colombia, 3-1 a Chile, 3-0 a Perú, 5-1 a Uruguay, 5-1 a Bolivia y 3-2 a Brasil. Fueron 32 goles en ocho partidos. El torneo se jugó en una única rueda, todos contra todos, y tras el encuentro definitivo con Brasil, Hugo contó: “Es como si estuviera escrito que teníamos que salir campeones. Se lo quiero dedicar a mi familia. Y a mi hermano, por supuesto”.

Seis días después de la conquista, el seleccionado mayor perdió un amistoso con Paraguay por 1 a 0. Fue uno de los últimos partidos de preparación para las eliminatorias para México 86. Eran tiempos muy difíciles para el equipo de Carlos Bilardo, que no convencía a casi nadie. Y los chicos le devolvían una frescura especial a los hinchas, que recuperaban el deseo por ver a la selección. Las comparaciones eran inevitables. “¿Por qué los chicos juegan tan bien y los grandes tan mal?”, se preguntaba la prensa.

En el Mundial de China, más tarde, la selección no rindió. Se quedó fuera en primera rueda tras perder con Australia (0-1), empatar con Alemania (1-1) y vencer a Congo (4-2). Le faltó un gol para avanzar de rueda.

Algunos talentos de ese equipo llegaron a jugar en la mayor: Redondo y Fernando Cáceres compartieron Mundial en 1994. Hugo fue por otro camino. Pero ese torneo en 1985, fue la la alegría de su vida futbolística.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.