Mientras Hugo Ibarra define su continuidad en Boca para 2023, busca su quinto título como DT en el club

Hugo Ibarra no arrancó bien como DT de Boca, pero enseguida recuperó posiciones y logró el título en la Liga Profesional; ahora, mientras se resuelve su continuidad para 2023, pretende darle a Boca el Trofeo de Campeones
Hugo Ibarra no arrancó bien como DT de Boca, pero enseguida recuperó posiciones y logró el título en la Liga Profesional; ahora, mientras se resuelve su continuidad para 2023, pretende darle a Boca el Trofeo de Campeones - Créditos: @Aníbal Greco

Se le termina el año a Boca. Uno muy exitoso, subiéndose -otra vez- al pedestal local, ganando ambos campeonatos organizados por la Liga Profesional. Más allá de un nuevo dolor en la Copa Libertadores, quedó solamente la espina de no poder ser bicampeón de la Copa Argentina, aunque por delante tiene el postre al que le falta una frutilla que está en la mano -especialmente- de Hugo Ibarra: el Trofeo de Campeones (paradójicamente, el único fue el mismísimo elenco xeneize, pero debe ponerlo en juego ante un subcampeón) lo enfrentará nada menos que con Racing, este domingo en San Luis. Una oportunidad para terminar de convencer a Juan Román Riquelme y su Consejo de Fútbol de que el camino inmediato merece ser atravesado con él como guía.

El campeonato obtenido hace casi dos semanas, en una definición infartante que involucró al rival que verá este domingo en tierras cuyanas, ya es un motivo importante para empezar a considerar que Ibarra seguirá -probablemente- liderando el plantel profesional el año próximo. De hecho, el propio vicepresidente segundo admitió tras la consagración que todo se podría orientar en ese sentido.

La foto institucional que se sacó Boca este jueves en el entrenamiento, con los trofeos conseguidos este año
La foto institucional que se sacó Boca este jueves en el entrenamiento, con los trofeos conseguidos este año - Créditos: @Prensa Boca

“Estamos muy contentos con él y su cuerpo técnico. Siempre digo lo mismo: ojalá podamos tenerlo por mucho tiempo. Es mi amigo. La verdad es que es todo nuevo para él, no es fácil, pero tiene una ventaja. Cuando era jugador se decía que hablaba poco, pero se hace entender, es muy simple”, se mostró conforme y elogioso el directivo en diálogo con Radio La Red. Y no esquivó la posibilidad: “¿Si tiene chances de seguir? Sí, siempre. Todos en el plantel están disfrutando, se armó algo bueno”.

No obstante, en el estadio La Pedrera, enfrente estará la Academia: subcampeón del torneo y el equipo que más puntos obtuvo en el año (con 80 unidades, apenas uno más que Boca). Una final con muchos condimentos que, de perderla, no dejará más que la sensación amarga de que la institución pudo haber depositado en su vitrina dos títulos más. Se insiste: el gran objetivo del semestre era terminar siendo el dueño doméstico absoluto como en 2020 y lo consiguió. Ahora bien, alzar el trofeo, aparentemente, sí podría tomar una importante trascendencia como para firmarle una renovación (su vínculo en el club finaliza en diciembre) y que se mantenga al frente del primer equipo.

¿Se lo merece? Claro que sí. Ser campeón en San Luis le daría el quinto título como entrenador del club, en un lapso menor a 14 meses: se hizo cargo de la reserva en agosto de 2021 (cuando Sebastián Battaglia asumió en primera) y, con el acompañamiento de Mauricio Serna, logró a fines de ese año tanto la Liga Profesional como el Trofeo de Campeones de la categoría. En julio de este 2022 tomó las riendas mayores con el éxito mencionado en el torneo. Incluso, hay otro festejo extra, ya que es considerado parte del título que la reserva obtuvo la semana pasada, ya que dirigió las primeras fechas.

Hugo Ibarra con la copa de la Liga Profesional
Hugo Ibarra con la copa de la Liga Profesional

Desde otro punto de vista, sería extraño y, a la vez, difícil imaginar la intención de renovarle la relación laboral solamente para volver a reestructurar los cuerpos técnicos de abajo, devolviendo al formoseño –junto a su ayudante Leandro Gracián- a la reserva (donde Mariano Herrón se lució como líder de los chicos a pura celebración) y a Roberto Pompei a la cuarta división: el que fue su equipo hasta ser ubicado como parte del tridente técnico del plantel profesional también supo ser campeón hace poco de la mano de Claudio Morel Rodríguez.

Aunque todo puede suceder, claro. “A veces me gusta cómo juega y, en otras, no”, se sinceró Román Riquelme cuando se refirió al andar del equipo. No deja de ser cierto entonces que, aun con sus propios elogios, el puesto de técnico para 2023 no está claro al día de hoy.

El propio “Tito” también se refirió a fines de octubre pasado sobre la chance de poder continuar siendo ayudante de Ibarra en el campeón del fútbol argentino, aunque es consciente de que en Boca deben tomarse decisiones en lo inmediato. No deja de ser un año especial el que se avecina: el actual gobierno está ante la última Copa Libertadores de la presente gestión, más allá de las claras posibilidades de continuar mediante el voto del socio, al menos, cuatro años más.

Gimnasia vs Boca LPF
Ibarra DT Boca
Gimnasia vs Boca LPF Ibarra DT Boca - Créditos: @Santiago Hafford

“Pase lo que pase el domingo con Racing, en el club saben que cuentan con nosotros. Por supuesto que tendremos la misma disposición el año próximo. Nosotros estamos para sumar. Después, es el club el que decide nuestro lugar. El año que se va ya es fantástico. Es increíble vivir un campeonato con Boca. Aparecieron varios chicos. El agradecimiento es hacia los jugadores, pero el más grande es a Riquelme y el Consejo por la oportunidad”, se mostró ilusionado con la continuidad al dialogar con D Sports Radio.

Más allá de lo que pueden ser dos títulos, hay otros méritos claros durante esta etapa que -en principio- tenía un tinte interino y, luego, fue ratificado, algo que es potable que se repita. Uno de ellos es la manera en la que se logró: una enorme racha positiva (15 encuentros consecutivos sin caer, entre Liga y Copa Argentina, con 12 triunfos), sin perder en el torneo ante los que fueron animadores hasta las últimas jornadas, con constantes imponderables, un agotamiento final al que le hicieron frente y, como recalcó Pompei, la necesidad de utilizar jóvenes que terminaron siendo una enorme solución. Y, en algunos casos, hasta fueron esenciales para el título.

Mérito de Ibarra y su gente. Su experiencia con los chicos le facilitó las cosas. Le dio el valor para confiar en Luca Langoni, una de las figuras del campeón, que convirtió siete goles, convirtiéndose en el goleador xeneize del semestre. También en Gonzalo Morales, que su gol para ganarle a Vélez (1-0) tuvo una relevancia enorme. Luego, les dio confianza a otros que ya tenían algo de experiencia, como Agustín Sandez, Marcelo Weigandt, Gabriel Aranda y Cristian Medina.

Boca quiere cerrar un gran año con una sonrisa más complaciente. Mientras que para Hugo Ibarra significaría el último empujoncito para justificar su continuidad.