La historia de los delanteros que siguen marcando goles en el fútbol argentino, sin fecha de vencimiento (y el espejo de las figuras mundiales)

·7  min de lectura
Pulga Rodríguez vuelve a Colón, para seguir haciendo goles, a los 37 años
Fotobaires

La Premier League, la mejor competencia doméstica por equipos del mundo, reúne entre sus cuatro primeros artilleros a dos intérpretes inoxidables. Jamie Vardy, de Leicester, con 9 tantos y Cristiano Ronaldo, de Manchester United, con 8. El británico cumplirá 35 años el próximo 11, mientras que el portugués tendrá 37 a partir del 5 de febrero. Vardy es un fuera de serie, Cristiano representa a una leyenda. Colosos del área –y sus inmediaciones–, no tienen fecha de vencimiento.

No importa la edad, se trata de la mentalidad. En los últimos cinco años empecé a pensar en el proceso de verme fuera del futbol. Sin embargo, ¿quién sabe qué pasará en los próximos meses, años...?”. Días atrás, se supo que adquirió una “máquina que evita lesiones”, una muestra más de su poderío atlético, de la prepotencia de seguir escribiendo la historia. De no derrumbarse plácidamente sobre un sillón.

Hay otros casos que recorren el mundo: la alimentación, la responsabilidad, el compromiso físico, el talento y una vida sin lesiones rencorosas, hacen el resto. El símbolo mayor es Zlatan Ibrahimović, que a los 40 años mantiene a un Milan sin figuras colosales a un punto de Inter, en la Serie A.

Un típico gesto de Cristiano Ronaldo, en Manchester United, con el fervor de Old Trafford de fondo
Rui Vieira


Un típico gesto de Cristiano Ronaldo, en Manchester United, con el fervor de Old Trafford de fondo (Rui Vieira/)

La voz del genial sueco, a veces, es más rutilante que sus destrezas. Esta vez, su reflexión excede su soberbia: resulta imprescindible. “Para todos los jugadores, es muy difícil retirarse. Durante tu carrera, estás programado. Todos los días te levantas, desayunas, entrenas, terminas de entrenar, y luego alguien te cuida, te preparamos el almuerzo, vienes a casa, descansas, pasas el rato con tu familia o lo que sea, y al día siguiente es lo mismo. Pulsas ‘repetir’. Estamos programados en nuestras cabezas. Y han pasado veinte o veinticinco años para mí. Ya no estás programado y estás entrando en un nuevo capítulo en tu vida. Y eso me asusta. Después de mi carrera, quiero desaparecer… Cuando vives en este mundo tanto tiempo como yo, sabes lo que has pasado mental y físicamente. Entonces, solo quiero desaparecer y disfrutar de mi vida”.

El delantero inglés fue sancionado por su acción. Crédito: Twitter
El delantero inglés fue sancionado por su acción. Crédito: Twitter


Vardy festeja de todas las formas posibles, como si fuera un niño

La voz del genial sueco, a veces, es más rutilante que sus destrezas. Esta vez, su reflexión excede su soberbia: resulta imprescindible. “Para todos los jugadores, es muy difícil retirarse. Durante tu carrera, estás programado. Todos los días te levantas, desayunas, entrenas, terminas de entrenar, y luego alguien te cuida, te preparamos el almuerzo, vienes a casa, descansas, pasas el rato con tu familia o lo que sea, y al día siguiente es lo mismo. Pulsas ‘repetir’. Estamos programados en nuestras cabezas. Y han pasado veinte o veinticinco años para mí. Ya no estás programado y estás entrando en un nuevo capítulo en tu vida. Y eso me asusta. Después de mi carrera, quiero desaparecer... Cuando vives en este mundo tanto tiempo como yo, sabes lo que has pasado mental y físicamente. Entonces, solo quiero desaparecer y disfrutar de mi vida”.

Zlatan Ibrahimovic, mucho más que un personaje, a los 40 años
Antonio Calanni


Zlatan Ibrahimovic, mucho más que un personaje, a los 40 años (Antonio Calanni/)

En ese espejo, se replican las figuras de nuestro medio. Los veteranos (experimentados en serio), que superan los 35 años. Son los +35: artistas del área, amantes del gol, que se niegan en colgar los botines. Los que están convencidos después de más de dos décadas (¡más de 20 años!), que no hay nada más bello que levantarse bien temprano, desayunar y compartir un puñado de minutos al aire libre, bajo el sol y sobre el césped, con jóvenes que recién empiezan.

La comparación es brutal: Julián Álvarez, la figura de nuestro medio, nació el 31 de enero de 2000, en Cachín, un pueblo de Córdoba. La mayoría de los fuera de serie de esta historia, hicieron su presentación en el fútbol argentino antes del nacimiento del pichón de crack de River. Es, apenas, una muestra. Puede faltar alguno (más allá de su nivel), pero el simbolismo lo excede todo: no juegan con el DNI en el bolsillo. Y quieren más, se preparan como si se tratara de su primera pretemporada.

Lo que viene es extraño: una competencia con 28 equipos. Más allá de los disparates de nuestro medio, ellos representan la seriedad, el compromiso, la vigencia. La previsibilidad.

Seguirá en este torneo el grito furioso de Pepe Sand, el más grande
Gustavo Garello


Seguirá en este torneo el grito furioso de Pepe Sand, el más grande (Gustavo Garello/)

Pepe Sand sigue en Lanús, a los 41 años. Marco Ruben –luego de un retiro espiritual– permanece en Rosario Central, a los 35. Con 15 tantos, quedaron a tres de Julián, la estrella de la vuelta olímpica. Y con 20 años de diferencia, en el caso del ídolo granate. ¿Cómo hace? Se entrena una hora más que el resto, se cuida con las comidas y bebidas, sale poco. “Me gustaría que más jugadores sigan jugando a mi edad”, exclama.

Marco Ruben, uno de los últimos ídolos de nuestro medio
Luciano Bisbal


Marco Ruben, uno de los últimos ídolos de nuestro medio (Luciano Bisbal/)

A los 41, vuelve el hombre del grito desaforado. Juega –jugaba– con una pasión desbordante. Después de casi dos años sin poder ingresar en una cancha, Santiago Silva superó un serio contratiempo judicial y actuará en Aldosivi. El uruguayo, expresó su alegría (la felicidad de un niño) en un diálogo con TyC Sports: “Estoy más vigente que nunca físicamente y mentalmente mucho más reforzado, mi edad es un número. Tengo muchas ganas de demostrar lo que fue mi resiliencia en todo este tiempo que me tocó esperar”.

Darío Cvitanich vuelve a su casa, a Banfield, a los 37, luego de un par de temporadas en Racing. Días antes de pisar el Florencio Sola, decía en la TV: “Mi idea es seguir jugando. Quizá finaliza mi contrato, pasan 10 días desde que dejé de entrenarme y la cabeza me dice: “Che, Darío, quedate y andá a ver a tus hijas jugar al hockey”. Y se termina. Soy muy del día a día. Aprendí a vivir así porque la vida me llevó por un montón de lugares. Me siento bien física y mentalmente, y eso me da un indicio de que seguramente siga jugando algunos meses más. Sé que lo que vaya a encarar lo haré convencido, tratando de hacer las cosas bien y al ciento por ciento para dar todo de mí”.

Pulga Rodríguez regresa en donde fue tan feliz
Pool Argra


Pulga Rodríguez regresa en donde fue tan feliz (Pool Argra/)

Pulga Rodríguez abandona Gimnasia y regresa a su segundo amor, a Colón, a los 37. No es un goleador: es el último artista callejero de nuestro medio. De los pocos que todavía arrancan una sonrisa al espectador imparcial. El mismo tiempo de DNI lleva en el bolsillo Gonzalo Bergessio, luego de una dilatada trayectoria en el exterior, en Platense y en primera. Como debe ser.

A los 36, Mauro Boselli se viste otra vez de Estudiantes, allí en donde brilló y se consagró. Lisandro López, el ídolo de Racing, se mudó a Junín, para contener a su madre y patear los últimos tiros al arco en Sarmiento. En dos meses cumplirá 39. Sin tantos pergaminos como ellos, pero con la misma voracidad por el arco adversario, se anota Gabriel Hauche, que regresa a Racing a los 35.

"Es lo mejor que me pudo haber pasado": con esta frase y esta fotografia, Mauro Boselli anunció su vuelta a Estudiantes
Twitter


"Es lo mejor que me pudo haber pasado": con esta frase y esta fotografia, Mauro Boselli anunció su vuelta a Estudiantes (Twitter/)

Sebastián Torrico, el último ídolo de San Lorenzo, reflexiona desde el otro lado del mostrador. Lo que murmura, lo piensan todos los que patean al arco: saben que el próximo partido puede ser el último. Y sin embargo... “Puede ser especial este año para mí. Lo nuestro es día por día, año por año. Trato de disfrutarlo, me cuidé mucho durante mi carrera. Me gustan los desafíos y me voy a seguir preparando para rendir al máximo”.

El desafío, en realidad, es seguir siendo protagonistas del partido de sus vidas...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.