Hirving 'Chucky' Lozano y su penoso berrinche de divo al creerse igual a Cristiano y Messi

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·Periodista
·8  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Hirving Lozano of SSC Napoli looks on during the Serie A match between SSC Napoli and FC Torino at Stadio Diego Armando Maradona, Napoli, Italy on 17 October 2021.  (Photo by Giuseppe Maffia/NurPhoto via Getty Images)
Hirving Lozano se molestó por salir de cambio cuando faltaba un minuto para terminar el partido entre el Nápoli y el Torino. / Foto: Giuseppe Maffia/NurPhoto via Getty Images

Los años pasan e Hirving “Chucky” Lozano no termina de madurar futbolísticamente por esas actitudes de divo que de repente tiene.

Todavía no se convierte en esa estrella por la que el Nápoli pagó cerca de cincuenta millones de dólares y se le agota el tiempo para triunfar en Italia.

El berrinche que hizo el “Chucky” al salir de cambio al minuto 89 en el juego de Nápoles ante el Torino —partido que ganaba su equipo—, e irse directamente al vestidor, no le ayuda mucho al atacante mexicano.

Es la última actitud egoísta de un jugador que no ha podido con la etiqueta del “jugador más caro” en la historia del club italiano.

El DT manda…

En el juego del domingo pasado, en el que Lozano entró de cambio al 60’, se molestó por salir cuando faltaba un minuto para terminar el partido. En vez de acudir a la banca para saludar a su compañero Juan Jesús, el mexicano salió por el otro lado de la cancha y se dirigió directamente al vestidor. Poco le importó que su equipo no tenía asegurado el triunfo.

Según el medio DAZN Italia, Lorenzo Insigne, uno de los líderes del vestuario, le dijo al “Chucky” que se quedara en la banca con el resto de sus compañeros, sin embargo, lo ignoró.

En los 30 minutos que jugó, Lozano estuvo errático, perdió varios balones por la banda de la derecha, inclusive, se resbaló solo y cayó al césped en un par de ocasiones. También tuvo una opción de gol que el balón pegó en el travesaño.

Al “Chucky” le ha costado retomar el ritmo futbolístico tras sufrir un golpe en la cara en la Copa Oro, que según el propio jugador pudo ser más grave.

“Me pude quedar paralítico o perder el ojo porque se abrió todo, entonces tengo la cicatriz. Fue complicado. Tuve mucho miedo”, recordó el ‘Chucky’ a ESPN.

Más ha tardado Lozano en hacer su pataleta que su entrenador en dejarle en claro quién es el que manda.

Es una batalla que no ganará el mexicano.

Tras el berrinche del “Chucky”, el DT del Nápoles, Luciano Spalletti, aseguró que él decide quién entra y quién sale del campo.

“Tengo cinco cambios y remplazo a quien yo quiera”, afirmó el estratega Luciano.

Aunque no lo reconocerá en público, que algún jugador se muestre egoísta al salir del campo nunca será del agrado de un entrenador, sea quien sea. Es una forma del futbolista de sentirse indispensable en el equipo y de rebajar la autoridad del director técnico.

Spalletti no quiso agrandar la actitud de su jugador, por ello minimizó el incidente.

“Lozano hizo lo que tenía que hacer, solo que el juego me obligaba a hacer ese cambio. Lo siento mucho, espero que lo haya entendido. Entiendo su reacción y como futbolista yo hubiera hecho lo mismo”, añadió en DT.

No le conviene a él y al club regañar públicamente a unos de los jugadores que más valor monetario tiene en la plantilla y que, seguramente, intentarán vender después del Mundial de Qatar en 2022.

Ningún club va a pagar una fortuna por un futbolista que se rebela contra un entrenador.

De acuerdo a información publicada por La Gazzetta dello Sport, Spalletti y el "Chucky" Lozano tuvieron una plática en la que el estratega hizo entender al mexicano lo que puede afectar al grupo una actitud negativa.

“Subrayó la importancia de las conductas y gestos en relación con el grupo. Hacer entender a Lozano que la actitud negativa del equipo cuenta más que el enfado con el técnico. El mexicano entendió la lección y se disculpó”, señala La Gazzetta dello Sport.

Costó la mitad que Cristiano

Hay una carga que ha sido muy pesada para Hirving Lozano: su precio.

Por más regates que haga dentro del campo, por más jugadores que se quite, por más explosivo que sea su juego, siempre será medido de acuerdo a lo que pagó el club por él.

Las expectativas que tenía el Nápoles en Lozano fueron enormes, quizás demasiadas, y hasta ahora, no las ha cumplido.

No llegó como el novato que tenía que consolidarse en el club italiano. Llegó como la figura.

En 2019, el Napoli pagó por Lozano $44 millones de dólares. Simplemente la mayor cantidad que ha pagado este equipo por algún jugador en su historia.

Nápoles fichó un jugador prometedor que planeaban potencializar, que los ayudara a ganar la Serie A que dominaba la Juventus, a dar el brinco en Europa y revenderlo en unos años a un club top del mundo.

Lo que pagó el Nápoles por Lozano fue casi la mitad de lo que desembolsó en 2018 la Juventus por Cristiano ($100 millones de dólares).

Pero desde que compraron a Lozano, el Nápoles solo ha alcanzado a clasificar a la Europa League.

Y fue el Inter de Milán el que paró el dominio de la Juventus en la Serie A al ganar el ser campeón en la campaña 2020-2021.

Y no es ni CR7 ni Messi

Este tipo de comportamientos se le podría permitir a jugadores como Cristiano Ronaldo, un jugador que a sus 36 años fue el máximo anotador de la Serie A con 29 goles en la campaña 2020-2021.

En tres años años de Cristiano con la Juve, el equipo ganó dos veces la Serie A, dos veces la SuperCopa de Italia y una vez más la Copa de Italia. Sin olvidar que tiene cinco Balones de Oro en su casa.

O a un tal Lionel Messi, quien hace poco tuvo que aceptar salir de cambio en el juego del PSG ante el Lyon cuando el partido iba empatado a un gol.

Messi, con seis Balones de Oro en su vitrina, cruzó alguna palabra con el entrenador Mauricio Pochettino cuando éste pasó a saludarle y se fue la banca. No le agradó el cambio pero tampoco dramatizó.

Hirving Lozano tiene en su vitrina una Liga MX, una Eredivisie y una Copa de Italia. Logros importantes para cualquier futbolista mexicano, pero lejos de pertenecer a la élite mundial.

Un jugador explosivo en su carácter

“El 'Chucky' siempre ha sido muy explosivo dentro y fuera de la cancha. Afuera también tenía sus arranques de rabia, de ansiedad, de coraje; cuando no le salían las cosas se molestaba y hacía faltas tontas”, aseguró Miguel Ángel Gomez Leyva, primer entrenador de Hirving Lozano en el Pachuca, a ESPN.

Por eso Gennaro Gattuso tuvo poca paciencia con él cuando se le ocurrió no entrenar al tope de su potencial y lo separó de la práctica.

“¿Lozano? Quien está cansado, no tiene ganas, no tiene la mente despejada, puede quedarse en el vestuario por mí. No pasa nada si pierdes un día. Los jugadores saben que quien va al campo, cuando silbo, debe ir al mil. No dejo que nadie arruine un entrenamiento”, declaró Gattuso.

En Holanda también tuvo sus polémicas. En 2019, en el partido entre el PSV y el Heerenveen, el “Chucky” fue sacado de cambio por que no obedeció las órdenes tácticas del entrenador Mark van Bommel.

“Salió porque no hizo las cosas que le pedimos”, afirmó el entrenador.

En la selección de México, Lozano pidió no ser convocado recientemente en la triple fecha eliminatoria de septiembre ya que argumentó que no se encontraba al 100% recuperado por su lesión que sufrió en la Copa Oro y se esperaba que estuviera concentrado con el equipo italiano, pero se filtró una foto donde estaba en un parque de diversiones de Disney junto con su esposa.

Números discretos

En las tres temporadas que tiene con el Napoli, el “Chucky” ha anotado 17 goles en la Serie A. Un gol cada 194 minutos.

Tan solo en su primera temporada en la Serie A, Cristiano anotó 21 goles.

Los números de Lozano y la madurez futbolística que todavía no llega, le ha generado críticas en el entorno del club italiano.

"¿Realmente tiene margen de mejora por la cantidad que se pagó?”, cuestión Gianni Di Marzio, entrenador del Napoli en los sesentas en el programa Marte Sport Live. “Mi respuesta a esta pregunta es no. Tenemos que intentar usarlo y explotarlo, pero luego tenemos que cambiarlo”.

La razón de por qué no ha triunfado e Italia, según Di Marzio, es su debilidad física: “Es ligero, no tiene fuerza muscular”.

¿Esperar a Qatar y venderlo?

Lo que pagó el Napoli por Lozano dificulta su reventa. No le conviene rebajar mucho su precio.

En la Serie A, Lozano ha demostrado que no está a la altura de ese futbol que se caracteriza por orden táctico. Y pocos clubes en ese país pueden asumir el costo de la carta del atacante mexicano.

En este momento, tampoco tiene cartel para un club élite del mundo.

La apuesta del Nápoles es aguantar, tolerar hasta cierto punto sus berrinches y esperar para que Hirving Lozano despunte como estrella en el Mundial de Qatar 2022 y que algún club les pague y ellos recuperen mínimamente lo que invirtieron.

Pero todo depende de los pies del “Chucky”, o mas bien, de su cabeza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Conductor pierde el control del auto y por milagro se salvan todos

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.