La heroica remontada de Boston Celtics ante Golden State para ganar el primer juego de la final de la NBA

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
El dominicano Al Horford festeja con sus compañeros el histórico partido que levantaron sobre Golden State en el primer partido de las Finales de la NBA. (AP Foto/John Hefti).
El dominicano Al Horford festeja con sus compañeros el histórico partido que levantaron sobre Golden State en el primer partido de las Finales de la NBA. (AP Foto/John Hefti).

El primer capítulo de las finales de la NBA dejó una postal emocionante: Boston Celtics venció como visitante a Golden State Warriors por 120 a 108. Esta primera final se puede resumir en la remontada épica de Boston. Se sabe que en estas instancias decisivas, los jugadores siempre dan un plus y los partidos nunca defraudan. El de ayer no fue la excepción.

Es que los Celtics siempre estuvieron debajo en el marcador y necesitaron remarla. Y mucho. El inicio de los Warriors fue demoledor. Con una brillante actuación de Stephen Curry en el primer cuarto, parecía dejar dañados para siempre a los Celtics. Curry dejó su sello con seis tripes y anotó 21 puntos en esos primeros doce minutos de juego. Sin embargo, la estrella de los Warriors, en su regreso a una nueva final de la NBA, tras una ausencia de tres años, le sirvió para ser el máximo anotador del juego con 34 puntos. Pero ese arranque no lo pudo sostener en ritmo y eficacia.

 Jayson Tatum terminó con 12 puntos y con 13 asistencias. (Foto: Ezra Shaw/Getty Images/AFP)
EZRA SHAW


Jayson Tatum terminó con 12 puntos y con 13 asistencias. (Foto: Ezra Shaw/Getty Images/AFP) (EZRA SHAW/)

El primer tiempo terminó igual parejo en sensaciones y en el resultado, con apenas dos puntos de ventaja de Boston. El escenario se modificó en el tercer cuarto donde los Warriors lograron la mayor ventaja gracias a los 38 puntos que anotaron. Pero Boston no iba a dar nada por perdido. En la adversidad, se alimentó y Boston detectó que también tenía un espacio para escribir una página dorada.

Boston encontró una de las herramientas para abrir el juego: el dominicano Al Horford, quien logró 26 puntos y 6 triples. Jaylen Brown también fue otro de los protagonistas en el ataque y uno de los que diseñó la remontada espectacular. Los Celtics vapulearon a los Warriors por 40-16 en los últimos 12 minutos, luego estar abajo por 15 durante el tercer cuarto.

“Así es como la serie va a ser”, dijo el base de Boston Marcus Smart en el vestuario a todos sus compañeros. “Jugamos contra un equipo que conoce muy bien esta etapa y sabe qué energía necesita. No podemos permitírselo. Debemos hacer el partido que hicimos hoy”.

“Esto sirve para construir nuestra confianza porque no hemos jugado nuestra mejor versión”, explicó el entrenador de los Celtics, Ime Udoka. “Jayson (Tatum) no tuvo su mejor partido, claro. Nos costó más con el tercer cuarto, pero sabemos lo que tenemos que hacer. Comunicarnos y trabajar en defensa. Los chicos dieron un paso adelante”.

Boston terminó convirtiendo nueve de 12 triples en los 12 minutos finales. Jayson Tatum, quien aportó 12 puntos y 13 asistencias, fue el único titular de los Celtics que no tuvo el mejor desempeño en la ofensiva: apenas encestó 3 de 17 disparos.

Boston es el primer equipo en la historia en ganar una final de NBA por más de 10 puntos después de empezar el último cuarto con una desventaja de dos dígitos.

Golden State no pudo cerrar el partido a pesar de la diferencia que le había sacado en determinados momentos del juego a Boston, que nunca se rindió y en el último cuarto le ganó 40-16.  (Foto: Ezra Shaw/Getty Images/AFP)
EZRA SHAW


Golden State no pudo cerrar el partido a pesar de la diferencia que le había sacado en determinados momentos del juego a Boston, que nunca se rindió y en el último cuarto le ganó 40-16. (Foto: Ezra Shaw/Getty Images/AFP) (EZRA SHAW/)

Para los dirigidos por Steve Kerr están convencidos que esta primera derrota no significa nada. “No hay que alarmarse. El primer equipo que gana cuatro partidos, no el primero que gana uno. Siempre hemos aceptado los retos. Aceptaremos éste. No es un golpe a nuestra confianza en absoluto”, destacó Draymond Green.

Klay Thompson también dio su visión: “No hay razón para el pánico. Me gustan las posibilidades que aún tenemos, y nos iremos a casa y digeriremos lo que ha pasado. Sé que seremos mejores en el segundo partido. No hay razón para aferrarse a una derrota cuando tienes otro partido tan pronto.

El próximo domingo, a las 21, Boston Celtic y Golden State volverán a verse las caras en el segundo partido de la final de la NBA.  (Photo by Ezra Shaw/Getty Images)
Ezra Shaw


El próximo domingo, a las 21, Boston Celtic y Golden State volverán a verse las caras en el segundo partido de la final de la NBA. (Photo by Ezra Shaw/Getty Images) (Ezra Shaw/)

Steve Kerr conoce de finales. La actual, ante Boston, es la sexta en los últimos ocho años. Siempre con su trío como bandera que conforman Curry, Thompson y Green, mandó un mensaje: “Cuando ganas el primer partido en casa, hay una sensación de comodidad y tienes una percepción de tu oponente con la que haces tus ajustes. Así que esta es una sensación diferente. Obviamente, entras en el segundo partido con un mayor sentido de desesperación. Pero forma parte de estas cosas. Hemos estado en esta posición antes y hemos ganado series de playoffs en las que hemos perdido el primer partido”.

En los enfrentamientos en la temporada regular los Celtics y los Warriors siempre se ganaron de visitante. El próximo domingo, a las 21, se volverán a ver las caras en San Francisco en el segundo partido de la final de la NBA.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.