Mundial 2022: Hernán Galíndez, el arquero argentino que se fue de Chile por las amenazas que recibía, atajó para Ecuador en el estreno del Mundial

Hernán Galíndez, el arquero argentino que ataja para Ecuador
Hernán Galíndez, el arquero argentino que ataja para Ecuador - Créditos: @Aníbal Greco

Es su gran momento, el instante más especial de su carrera futbolística: jugó para Ecuador el partido inaugural del Mundial frente a Qatar, después de cantar el Himno ecuatoriano a pura pasión. Hasta hace unos años, Hernán Galíndez era el rosarino nacionalizado ecuatoriano que aseguraba simpáticamente que, a los 5 años, Lionel Messi le hizo el primer gol de su vida cuando dejó de jugar como delantero para ser arquero de Alianza Sport. Pero después, en el arco de la Universidad de Chile (jugó allí hasta julio pasado), a Galíndez le tocó afrontar momentos poco agradables y quien lo reveló fue su representante, Rodrigo Abadie, que contó en aquella oportunidad: “No puede ir ni al supermercado, le dicen barbaridades en todos lados, agreden a su familia y recibe cataratas de insultos. Hay pruebas de todo”. Luego de todo lo que estuvo viviendo tras las disputas legales que hubo ante la FIFA entre los seleccionados de Chile y de Ecuador, quería irse del país trasandino y lo consiguió. Finalmente, encontró su lugar en Sociedad Deportiva Aucas de la Serie A de Ecuador, su equipo actual, donde acaba de consagrarse campeón.

Galíndez se marchó de Universidad de Chile debido a los insultos y amenazas que recibía por integrar el seleccionado que dirige Gustavo Alfaro, cuya presencia en el Mundial de Qatar 2022 fue en su momento ratificada por la FIFA pese a una denuncia de la Federación chilena por la supuesta mala inclusión de Byron Castillo durante las últimas eliminatorias sudamericanas. El arquero no quiso salir a hablar a propósito de aquel mal momento, pero lo hizo Abadie al periódico El Mercurio.

Hernán Galíndez frente a Lautaro Martínez, en el partido entre Argentina y Ecuador en la Copa América jugada en Brasil el año pasado
Hernán Galíndez frente a Lautaro Martínez, en el partido entre Argentina y Ecuador en la Copa América jugada en Brasil el año pasado - Créditos: @NELSON ALMEIDA

Las agresiones comenzaron cuando la entidad internacional que comanda el fútbol desestimó el reclamo de Chile con el foco en el defensor. La petición era que Ecuador sea excluido de la próxima Copa del Mundo y en su lugar vaya Chile, algo que no prosperó. “Nadie tiene claro el tema porque es algo atípico, algo que nunca había sucedido. Acá no hay ofertas, no hay negocio, no hay nada. Si Hernán debe volver a Ecuador está dispuesto a hacerlo por la mitad de lo que gana en Chile. Su prioridad es vivir en paz y eso no está pasando, es doloroso”, reafirmó el representante en aquella oportunidad.

El arquero, de 31 años, atajó para Ecuador en seis partidos de las eliminatorias y también en tres de la Copa América de 2021 celebrada en Brasil y ganada por Argentina. Allí fue donde volvió a encontrarse con Messi en un campo de juego, como rivales. Después, según trascendió, Galíndez presionó a la directiva para que lo deje partir del club luego de estar recibiendo hostigamientos que, incluso, se intensificaron en las redes sociales luego de que la FIFA rechazara aquella demanda.

Hernán Galíndez llegó al seleccionado de Ecuador de la mano de Gustavo Alfaro
Hernán Galíndez llegó al seleccionado de Ecuador de la mano de Gustavo Alfaro - Créditos: @EVARISTO SA

En una entrevista el año pasado con LA NACION, Hernán recordó su relación con Leo cuando éste jugaba para Grandoli y ambos apenas habían pasado los cinco años. “Siempre digo que con Messi nunca fuimos amigos, pero sí nos cruzábamos mucho adentro de la cancha. Tenemos la misma edad y vivíamos muy cerca, en la zona sur de Rosario. Messi siempre estaba en los equipos que salían campeones o peleaban por el título. Tengo esa anécdota de que me convirtió el primer gol que me hicieron en mi vida”, dijo.

Galíndez tiene a Ecuador como una bisagra en su vida deportiva. Es una segunda oportunidad que lo hizo resurgir de una experiencia traumática: el descenso con Rosario Central en 2010. Se tuvo que ir de Rosario. Por entonces pensó en abandonar el fútbol. Finalmente, pudo irse de Chile. Ahora está en Qatar y debutó en un Mundial con la valla invicta, en el 2-0 del partido inaugural.