Harry Kane, con el punto de mira en Rooney

Doha, 18 nov (EFE).- Es cuestión de tiempo que Harry Kane se convierta en el máximo goleador en la historia de la selección inglesa. El delantero inglés tiene a tiro el récord de Wayne Rooney y su mayor deseo es superarlo en Catar, al tiempo que le dé la segunda estrella a la camiseta de los 'Tres Leones'.

Solo dos goles separan a Kane (51) y a Rooney (53), que posee el récord de máximo artillero de los ingleses desde que superase los 49 tantos de Bobby Charlton en un partido de clasificación para la Eurocopa de 2016 ante Suiza en septiembre de 2015.

El último gol de Rooney fue en una fecha dolorosa para la selección inglesa, precisamente en esa Euro de Francia, cuando el aún delantero del United hizo el 1-2 contra Islandia en octavos de final. Aquella derrota, uno de los mayores sonrojos de la Inglaterra moderna, supuso también el último tanto que hizo Rooney con la camiseta internacional y dejó su marca en 53. El récord esta cerca de caer.

Kane solo necesita dos goles para igualar a Rooney y tres para superarle. Cifras asequibles si se tiene en cuenta la incidencia ascendente de Kane en los últimos torneos internacionales. Al delantero del Tottenham Hotspur, que ya está al borde de la treintena, se le pedía que tuviera más gol en los momentos importantes, y a partir de Rusia 2018 ha respondido.

No hizo ningún gol en la Euro de 2016, pero en Rusia anotó un doblete en el debut contra Túnez, un 'hat trick' ante Panamá en el segundo partido y un tanto ante Colombia en octavos. Se quedó con la espina de no anotar ni en cuartos, semifinales ni en la lucha por el tercer y cuarto puesto. Se conformó con llevarse la Bota de Oro del Mundial, la primera para un inglés desde que la lograra Gary Lineker en México 1986.

Su siguiente parada fue la Eurocopa de 2020 (celebrada en 2021), donde fue criticado por no anotar ni una diana en la fase de grupos. Sin embargo, el delantero 'Spurs' se desquitó con un gol a Alemania en octavos, dos a Ucrania en cuartos y uno en la semifinal contra Dinamarca. También anotó su penalti en la tanda ante Italia en la final, pero el trofeo se fue hacia Roma.

Desde aquello, Kane ha añadido trece goles a su casillero inglés, de los que 10 han sido en la fase de clasificación al Mundial, uno en amistosos y dos en la desastrosa Nations League en la que Inglaterra ha descendido.

Kane, que aún no ha ganado ni un solo título con el Tottenham, sabe que, vista la situación de los 'Spurs', el fútbol de selecciones es la mejor oportunidad posible para tocar plata. Así lo sustentan las semifinales en Rusia y la final perdida por penaltis en Wembley hace año y medio.

Será capitán en Catar y en su brazo llevará el brazalete de 'OneLove', el pequeño gesto que nueve capitanes lucirán para denunciar las injusticias que se cometen día a día en este país.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE