Guillermo Ochoa, la bomba de tiempo en la portería de la Selección de México

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·Periodista
·8  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Guillermo Ochoa, portero del América y titular constante en la Selección Mexicana. (Foto: Mauricio Salas/Jam Media/Getty Images)
Guillermo Ochoa, portero del América y titular constante en la Selección Mexicana. (Foto: Mauricio Salas/Jam Media/Getty Images)

La Selección de México tiene una problema en la portería que estallará tarde o temprano, y que el entrenador, Gerardo Martino, no quiere, o no le conviene ver: Guillermo Ochoa no tiene competencia en la portería del Tri.

Paco Memo se enfila como titular indiscutible para el Mundial del Qatar 2022, sin ningún rival que amenace en arrebatarle el puesto.

¿Por qué ha sido imposible para los demás porteros quitarle a Ochoa el puesto en el Tri cuando no es el arquero menos goleado en la Liga MX en los últimos torneos, no triunfó en Europa, no es campeón con el América en su regreso, y con él la selección tampoco ha logrado el tan anhelado quinto partido?

Ochoa se puede equivocar bajo los tres postes, puede bajar su nivel con el América, no ser campeón, y pese a ello, jugará sí o sí con el Tri en el siguiente Mundial… y en una de esas, hasta en 2026.

Ochoa, una carrera mediática

La carrera de Ochoa ha estado siempre ligada a lo mediático.

Debutó en el América cuando solo tenía 18 años y logró mostrar seguridad en un club, nada sencillo para su edad. Por ser un equipo de Televisa, la televisora mexicana dominante de la época, lo cuidó, lo infló.

Desde que fue convocado a la Selección Olímpica del 2004, en Atenas —donde no jugó porque el puesto de titular lo tuvo Jesús Corona— su carrera siempre ha estado ligada al Tri.

Pero, en números, tampoco ha sido el portero que ha hecho la diferencia en el Tri. Con él o sin él en el arco, México se ha quedado en la fase de octavos de final. Sí, tiene en su vitrina cuatro Copa de Oro, pero es un torneo que México está obligado a ganar en Concacaf.

En 2011, Paco Memo decidió salir de su zona de confort en el América, donde fue campeón de Liga MX en 2005, y emigrar a Europa.

Pero allá tuvo una etapa gris, sin mayores logros: regresó a México con muchos goles en contra y dos descensos en dos equipos.

En el Ajaccio, en Francia, jugó tres años, recibió 181 goles con un promedio de un tanto recibido cada 56 minutos. Ahí descendió en la última campaña que jugó.

En 2014, cuando fichó para el Málaga, en LaLiga, estuvo dos años y no pudo convertirse en el arquero titular y tuvo problemas con Carlos Kanemi, quien se quedó con el puesto. Cuando llegó a jugar, sus números no fueron los más impresionantes: un gol recibido cada 88 minutos.

En el Granada jugó 39 partidos, en los que recibió 82 goles, es decir un gol cada 42 minutos. El equipo descendió al final de esa campaña.

Su aventura terminó en el Standard de Lieja, de Bélgica, una liga de segundo nivel en Europa, con 99 goles recibidos en dos años. Ahí pudo, al menos, jugar la Champions League.

Regreso a Liga MX, sin pena ni gloria

Paco Memo regresó a la Liga MX en el Apertura 2019 como un ídolo del americanismo, con un recibimiento multitudinario en el aeropuerto de la Ciudad de México.

Pero su segunda etapa en el América, ha pasado sin pena ni gloria.

Ochoa llegó para suplir a Agustín Marchesín, quien brilló en el club (ganó una Liga MX, una Copa MX y un Campeón de Campeones), quien había suplido a Moisés Muñoz, multicampeón con las Águilas (dos Liga MX y dos Liga de Campeones de la Concacaf) y famoso por el gol a Cruz Azul en una final.

En los cinco torneos que ya jugó con el América, Ochoa nunca ha sido el arquero menos goleado (en dos ocasiones, han sido los porteros mexicanos Rodolfo Cota y Jesús Corona) y tampoco ha sido campeón.

El contrato entre América y Ochoa termina en diciembre de este año.

“Mi sueño, intención e idea es trabajar, alargar mi carrera deportiva. Llegas a una edad que dices estoy de salida, hice lo que tenía que hacer y no me quiero quedar en esa parte conforme”, dijo Ochoa a ESPN. “Mi intención es jugar cinco o seis años más”.

Suplente de Oswaldo y el “Conejo”

En los noventas, para el Mundial de 1994, Jorge Campos se apoderó del arco de México cuando tenía 28 años.

Para Francia 1998, el “Brody”, de entonces 32 años, siguió como titular y Oswaldo Sánchez y Óscar Pérez, como suplentes, ambos de 25 años.

Cuando el nivel de Campos bajó para el 2002, Pérez estuvo listo para tomar el puesto titular en el Mundial de Corea y Japón, con Oswaldo y Jorge como suplentes.

Cuatro años después, fue Oswaldo el que tomó el puesto titular en Alemania 2006, con Corona y Ochoa, dos jóvenes arqueros como suplentes, con 25 y 21 años, respectivamente.

Todo se perfilaba para que Ochoa fuera el portero titular del Tri en esa Copa del Mundo Sudáfrica 2010 porque Corona, su gran rival, no fue convocado por una indisciplina, pero el entrenador Javier Aguirre no le tuvo suficiente confianza y prefirió al veterano “Conejo” Pérez, de 37 años en ese momento.

“Nos fuimos a hacer pretemporada con Luis Michel, Memo Ochoa y yo. Javier Aguirre nos dijo que ahí empezaba la competencia para llegar al Mundial y que nadie tenía el puesto seguro”, recordó Óscar Pérez con TUDN. “Javier era muy hermético y dos semanas antes decía que nadie tenía el puesto seguro. A mí me dijo que iba a iniciar el día de la charla, el día anterior al partido y siempre traté de estar muy concentrado y ahí es donde me entero”.

Corona, el que más le compitió

Tras la decepción en Sudáfrica, con el “Conejo” y Oswaldo ya con 37 años, tenía que haber una renovación en la portería del Tri.

Ahí empezó una batalla de cuatro años entre Ochoa y Corona.

Corona tenía ventaja por ser medallista olímpico en 2012, el mayor logro de una selección. Pero Ochoa ganó la batalla y en Brasil 2014, ante Camerún, cumplió su sueño de debutar en un Mundial. Su mejor partido fue ante Brasil.

“Nos metimos dos horas mis auxiliares y yo a discernir. Tomamos la decisión, fui puntual y dije ‘ya, vamos por Memo’. Los llamó a los tres (porteros), y les dije que ‘ya tomamos la decisión de quién va a jugar el partido, que la decisión era completamente mía. Va a iniciar Memo’”, afirmó Miguel Herrera, DT del Tri en ese momento, en el programa “Es la hora de opinar”.

La decisión causó molestias en Corona, quien llegó a pensar y cuestionarle a Herrera, que Ochoa fue impuesto.

“Chuy estaba molesto, enojado y quería hablar conmigo. Vamos a la comida, me anticipo y le digo '¿Cómo andas? ¿Quieres hablar?'. Lo jalé y fue cuando platicamos", dijo Herrera en una entrevista con Televisa.

“’¿Hubo una llamada?’”, cuestionó Corona a Herrera, según confesó el DT. "Si hubiera habido una llamada, aunque hubiera sido del presidente subo a mi cuarto y hago mi maleta y que venga alguien más a dirigir. A mí nadie me van a decir qué tengo que hacer, porque tengo la conciencia para hacerlo como a mí me gusta”.

Sin una competencia real

Desde el Mundial de Brasil, Ochoa ya no ha soltado el puesto titular, en parte por la poca competencia. Sus rivales en el arco ya no son Oswaldo Sánchez o el “Conejo” Pérez, jugadores consolidados, figuras en sus clubes.

En esta etapa han sido Corona -que ya no ha sido convocado al Tri por Gerardo Martino-, Alfredo Talavera, Jonathan Orozco, Rodolfo Cota, Hugo González, todos con más de treinta años y menos trayectoria que Ochoa.

“Cuando comencé estaba con Chuy, Oswaldo, el ‘Conejo’, luego llegó 2010 y hacia adelante Talavera. Repetimos los mismos de siempre y estamos los mismos ‘rockeros’ de la vieja escuela”, dijo Ochoa a W Radio.

No hay relevo generacional

El Tri tiene una bomba grave en la portería, que explotará después del Mundial de Qatar: ¿Quién será el sustituto de Ochoa, quien planea retirarse del Tri tras esta Copa del Mundo?

“Creo que los jóvenes tienen que dar ese paso, porque hay una brecha muy grande donde les ha costado consolidarse y de cara al futuro para Catar, en lo personal, es fundamental el tener un tercer portero que acumule experiencia por el bien de México, de la Selección y de cara al mundial de México”, comentó.

El grave problema es que tampoco hay arqueros jóvenes que pinten para suplirlo. Los porteros mexicanos de menos de 30 años que hoy son titulares en la Liga MX, ninguno ha tenido un proceso en la Selección mayor, ni se perfilan para ser, al menos, el tercer arquero en Qatar.

-Carlos Acevedo (Santos Laguna) 25 años

-Gil Alcalá (Querétaro) 29 años

-Ángel Malagón (Necaxa) 24 años

-Luis García (Toluca) 29 años

-Raúl Gudiño (Chivas) 25 años

“Llega un punto en que se debe de poner fin a la Selección y darles oportunidad a los jóvenes y den un paso adelante y es lo que falta ahora. Mi idea es jugar el siguiente Mundial, muchas ganas de dar ese paso de intentar de nuevo, hacer historia y llegar lo más lejos posible. Qatar sería mi punto final en selección”, dijo Paco Memo a W Radio.

Así no sea el arquero menos goleado de Liga MX, no sea campeón con su club, o cometa errores en el arco, Ochoa no corre peligro de que alguien le robe el puesto titular para el Mundial de Qatar… y en una de esas ni para México 2026.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Mujer de Países Bajos descubre detalle en autobús que habla bien de México

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.