El aburrido y mediocre futbol de México que ya no ve nadie, aunque a Memo Ochoa le pese

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·Periodista
·5  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Guillermo Ochoa dijo que la Liga MX debería unificarse para que pueda ser más conocida en el mundo. (Foto: Mauricio Salas/Jam Media/Getty Images)
Guillermo Ochoa dijo que la Liga MX debería unificarse para que pueda ser más conocida en el mundo. (Foto: Mauricio Salas/Jam Media/Getty Images)

La Liga MX sigue dando pasos rumbo a su declive gracias al modelo mutiplataformas para ver los partidos. Guillermo Ochoa, guardameta del América y máximo exponente del fútbol mexicano, se pronunció al respecto y criticó la enorme dificultad que ahora existe para ver los juegos.

Al portero de las Águilas no le importó que la empresa de casa, Televisa, haya lanzado su propio servicio de streaming y expuso su inconformidad ante tal medida. También aseguró que espera que en algún punto haya unidad para que la competencia tenga mayor difusión en otras partes del mundo.

“El fútbol mexicano sí es difícil verlo fuera de México, ahora también está siendo difícil verlo en México, se está complicando ver los partidos de la liga con tantas plataformas, donde pagas para ver un partido, la gente ya no sabe a dónde recurrir para ver un juego cuando no está en el estadio. La línea a seguir en un futuro es buscar es que la Liga MX se unifique para que se pueda ver en otros lados.”, dijo el portero en conferencia de prensa.

Televisa, quien a través de ViX y ViX+ (versión de paga) planea entrar al servicio de streaming, fue uno de los blancos involuntarios de las declaraciones de Guillermo Ochoa. La empresa era conocida por ser un espacio “seguro” para los aficionados que querían disfrutar la Liga MX sin la necesidad de pagar, pero ahora esto se acabó, ya hay que dar dinero por casi todo, incluso por los juegos de mínima o nula importancia.

Quizá pagar sea prudente cuando la liguilla haya llegado y las emociones sean infaltables; pero hacerlo a inicios del torneo, cuando los equipos recién se adaptan, o a la mitad, cuando nadie asimila la importancia de los puntos y juegan a "nada", sería innecesario: incluso los propios "clásicos" han quedado a deber a nivel deportivo.

Hay que cuestionar algo seriamente y para ello hay que tomar por ejemplo el primer compromiso transmitido por ViX: ¿valdrá la pena pagar una suscripción mensual por un juego entre los equipos que quedaron 9 y 15 en la clasificación de la campaña pasada? El nivel que Necaxa y Toluca exhibieron, además de no merecer un pago por ver, ni siquiera amerita la atención de alguien que no sea un aficionado suyo.

Necaxa contra Toluca fue el primer partido en ser transmitido por la plataforma ViX (Foto: Leopoldo Smith/Getty Images)
Necaxa contra Toluca fue el primer partido en ser transmitido por la plataforma ViX (Foto: Leopoldo Smith/Getty Images)

El modelo de múltiples plataformas de visualización supone que hay que pagar mucho por ver la Liga MX, como si esta fuera una competencia con calidad y por la que realmente se tenga que sacar la cartera. Pero no es así. Al contrario, pagar por mirar juegos aburridos es una muy mala inversión.

Tal vez solo los juegos de repechaje y liguilla sean los que ameriten un gasto. De hecho, resulta más inteligente unirse al formato de pago mensual en partidos clave, que pagar por todo un torneo con muy pocas emociones.

La Liga MX fomenta que el torneo regular sea "aburrido", si de 18 clasifican 12, lo natural es que nadie arriesgue demasiado y los juegos tengan la etiqueta de "somníferos", al menos hasta la recta final del certamen. Incluso los propios jugadores, como Guillermo Ochoa, no confían en que la liga tenga un nivel digno como para desembolsar cualquier cantidad para verla.

Quién gana y quién pierde

Los equipos populares o los "grandes" tienen una masa de afición grande y bien establecida, por lo que no tendrían problema en que envíen su transmisión por una u otra plataforma, habrá gente que sí intente verlos (aunque en ocasiones los jugadores no respalden desde la cancha). Pero, ¿qué pasa con aquellos que no acaparan tantos focos?

Los clubes menos famosos serán quienes más pierdan. Si no representaban un atractivo mediático, ni siquiera cuando era gratis, qué se puede esperar cuando haya que pagar una cantidad, la que sea, por ellos.

En cambio, los aficionados ganan y pierden a la vez. Por un lado, pierden fútbol, pues la multiplataforma representa gastos que no todos tienen contemplados o que no están dispuestos a realizar; pero también ganan al quitarse de encima aquellos partidos que solo eran "una pérdida de tiempo".

El que se esté intentando migrar a terrenos digitales responde a un deseo de actualización y vanguardia, pero también pretende maquillar la caída total de la televisión.

Antes de la incursión del Internet la pantalla chica lo era todo, pero conforme avanzó el tiempo perdió protagonismo. El fútbol se mantenía como una de las pocas razones para seguir encendiendo la tv, pero el deseo de mudarlo al streaming permite pensar que, al igual que cualquier otro programa, dejó de ser redituable.

Es claro que la decisión de abrir medios de visualización por streaming no está pensada en el aficionado. A pesar de que el Internet sea el lugar al que quiere recurrir la Liga MX, en México se vive una brecha digital inocultable: en 2019, 65.5% de los hogares en ciudades mexicanas tenían internet, mientras que apenas 23.4% de los hogares del campo podían acceder a la red, según el informe Sociedad Digital en Latinoamérica con datos de la Unión Internacional de Telecomunicaciones y que fue retomado por El Economista.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Increíble, casi había más ladrones que comensales en asalto a un restaurante

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.