Guido Rodríguez: “Somos un equipo incómodo, estamos unidos y acá nadie se relaja”

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·18  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
"Para nosotros es un placer y un orgullo representar al país.  La gente, creo, lo ve, lo siente y lo disfruta", cuenta Guido Rodríguez
"Para nosotros es un placer y un orgullo representar al país. La gente, creo, lo ve, lo siente y lo disfruta", cuenta Guido Rodríguez

Caminar, preguntar, saborear. Curiosear, en definitiva. Que las vueltas del fútbol sirvan para viajar a una dimensión más humana. “Me gusta conocer a la gente, escucharla, saber cómo piensan. Las corridas de toro…, por ejemplo, que en tantos lugares están prohibidas y en Sevilla provocan veneración, una pasión que arrastra a tanta gente porque forman parte de su cultura. Me gusta aprender, me gusta tratar de entender”. La carta de presentación la hace Guido Rodríguez, el obrero desconocido de la selección. Aun lejos de las fotos y a un costado del poster, para Lionel Scaloni es un pivote indiscutible y este miércoles jugará como titular contra Italia, en Wembley. Si ofrece equilibrio en la cancha, no es casual: está lleno de conceptos, su palabra lleva espesura.

La señal de alarma de Nadal que inquieta a todos en Roland Garros

Sevilla se volvió su lugar en el mundo, aunque por estos días cruzó España de una punta a la otra para acunar los sueños de la Argentina en la concentración de Bilbao. Le sobran inquietudes… “Sevilla es ideal para recorrer museos, exposiciones, ferias”, cuenta, casi en tono de promoción. Vive a 20 minutos del centro de la metropoli andaluza, en Mairena del Aljarafe, una zona de casas residenciales con muchos rastros del pasado musulmán, del otro lado del río Guadalquivir. “Estoy atravesando el puente, la mayoría de los muchachos se radicó en la otra orilla”, cuenta sobre la banda albiceleste –de ‘Papu’ Gómez a Pezzella, de Montiel a Acuña–, y sin proponérselo, de casualidad, la geografía establece una diferencia con la media. Ni mejor ni peor, simplemente Rodríguez. El esposo de Guadalupe Ramos, el papá de Francesca, de 9, que vive en la Argentina porque es el fruto de una relación anterior. Viaja seguido, pero siempre será insuficiente.

"Guiiiiiiiiiiiiiidó / Guiiiiiiiidó", exclamaron los hinchas de Betis en el estadio Benito Villamarín en la fiesta por la conquista de la Copa del Rey, casi suplicándole que no se vaya del club. No está en los planes cercanos...
"Guiiiiiiiiiiiiiidó / Guiiiiiiiidó", exclamaron los hinchas de Betis en el estadio Benito Villamarín en la fiesta por la conquista de la Copa del Rey, casi suplicándole que no se vaya del club. No está en los planes cercanos...


"Guiiiiiiiiiiiiiidó / Guiiiiiiiidó", exclamaron los hinchas de Betis en el estadio Benito Villamarín en la fiesta por la conquista de la Copa del Rey, casi suplicándole que no se vaya del club. No está en los planes cercanos...

Después de ganar la Copa del Rey con Betis, hace solo unas semanas, en los festejos, los hinchas en el estadio Benito Villamarín no tardaron en dedicarle gratitud y adoración. “Guiiiiiiiiiiiiidó/ Guiiiiiiiiiiiiidó”, así, con muchas i y la o acentuada. Tal vez, también, por miedo a que se marche porque su apellido titila de frente al próximo mercado de pases europeo. “No me esperaba esa demostración de cariño en la fiesta por la consagración en la Copa del Rey, un trofeo que el club hacía 17 años que no la ganaba. Y me pareció espontáneo, yo ya me estaba yendo después del anuncio de mí nombre y la gente empezó a cantar. Fue muy lindo. Venía con mucha ilusión a Betis, con la ilusión de hacer cosas importantes y lograr que me quisieran, pero nunca me imaginé tanto”, detalla. “Estoy muy contento en Betis desde que llegué del América mexicano; es cierto que surgieron algunos rumores, pero no han sido más que eso. Soy feliz en el club y en la ciudad”, cuenta el volante, con contrato hasta 2024.

-¿Podés hacer un ranking de los entrenadores de tu carrera?

-Al primero que pongo en la lista es a Ariel, a Holan. Él confió en mí cuando en River yo no estaba jugando mucho. En ese momento mi cabeza estaba llena de dudas, me preguntaba constantemente sin podría llegar a ser un jugador de elite, y él me explicó, me convenció de un montón de facetas del juego que me permitieron crecer muchísimo. Esos 6 meses que estuve con Ariel me permitieron entender muchas cosas de las que yo no estaba convencido hasta entonces. Después, en México, el ‘Piojo’ Herrera también creyó en mí desde el minuto 0. Fue siempre mi técnico en México, mi único técnico, en Xolos y después en el América. Y ahora acá, con Manuel [Pellegrini], sigo aprendiendo, quizás desde un matiz algo más defensivo para mi función. Y Scaloni, que confió en mí casi desde el principio y estoy muy agradecido por eso. Ahhhh, y el ‘profe’ Kohan, que fue muy importante también en mi carrera, en la etapa de Defensa, y ya entonces me dijo que, si me lo proponía, podía llegar a ser un jugador de selección.

-Decís que el técnico que más te enseñó fue Holan, mirado con desconfianza en su momento por no venir del mundo del fútbol…

-Sí, hubo cierta desconsideración desde algunos sectores por señalar que venía del palo del hockey, que no era nativo digamos del fútbol… A mí en ningún momento se me pasó eso por la cabeza, y lo único que hice al estar a su lado fue absorber todo el conocimiento que él tiene. Y puedo asegurar que sabe muchísimo sobre fútbol. Incluso, tomábamos ejercicios del hockey, por ejemplo, para buscar la superioridad en distintos espacios de la cancha para imponernos 2 contra 1, o 3 contra 2. Y lo aprendíamos del hockey, para poder jugarles de igual a igual a equipos de fútbol más poderosos. ¿Cómo? Teniendo la pelota.

Guido en las entrañas del estadio Benito Villamarín, del Betis; "¿Cómo alguien no va a poder jugar al fútbol porque es gay?", se pregunta e invita a pensar
Guido en las entrañas del estadio Benito Villamarín, del Betis; "¿Cómo alguien no va a poder jugar al fútbol porque es gay?", se pregunta e invita a pensar


Guido en las entrañas del estadio Benito Villamarín, del Betis; "¿Cómo alguien no va a poder jugar al fútbol porque es gay?", se pregunta e invita a pensar

-En las redes sociales has mostrado tu sensibilidad. Desde respaldar al futbolista Joshua Cavallo, cuando contó su homosexualidad, hasta sumarte campañas como #Niunamenos y los homenajes a los héroes de Malvinas. El fútbol no suele tener un lado comprometido y sí frívolo. ¿Cómo lo vivís?

-Es verdad…, pero yo también siento que podría hacer muchas cosas más por la sociedad, o que podría ayudar mucho más. Y no termino haciéndolo… Sí, considero que desde nuestro lado le podemos dar un poquito más de visibilidad a varias causas y siento que está bueno hacerlo. Lo hablamos mucho con mi mujer, y en un momento tan desagradable del mundo, creo que finalmente estamos entendiendo que hay muchas cuestiones que antes veíamos como naturales y no estaban nada bien. Mucha gente estaba sufriendo en un rincón sin poder decir lo que le pasaba, y está bien si desde nuestro lugar, cada uno con lo que sienta o le parezca más sincero, se expresa. Lo que siento lo hago, y lo que no, no lo muestro en una red social o no lo comparto. Si puedo ayudar a que cualquier persona se sienta mejor o tome valor, me parece que al final del día habrá servido.

-Dijiste que a veces te hacés reproches porque sentís que podrías hacer más…

-No lo tomo como una carga, pero me surge muchas veces ese pensamiento, con referencia a que se podría hacer mucho más… Lo pienso, me da vueltas.

-Mientras, el fútbol sigue siendo tan discriminador que ninguna estrella de la elite se anima a contar si tiene otra elección sexual…

-Creo que de a poco al machismo lo vamos combatiendo, lo vamos cambiando… y también me incluyo. Y no solo en el ámbito del fútbol, claro. De a poquito lo vamos cambiando… Yo soy joven, pero la gente más joven que yo nos viene ayudando porque están creciendo desde el cambio. Hay que hacer el esfuerzo, lo vale. No es una excusa, pero crecimos pensando de una manera, hasta con códigos de un humor que estaban aceptados. Ahí hay que desconstruirse. Tenemos que parar, pensar 5 segundos más y darnos cuenta qué estamos diciendo. No puede ser que el primer pensamiento que se me venga a la cabeza lo diga porque crecimos pensando que eso estaba aceptado. No. ¿Cómo alguien no va a poder jugar al fútbol porque es gay? Está mal y no es así. Que al fútbol juegue el que quiera, como las chicas, que merecen disfrutarlo. El fútbol siempre fue de hombres y por eso el preconcepto, pero ellas están construyendo su historia, sus torneos y sus figuras. Llevará tiempo, sí, pero el fenómeno ya no se detendrá. Será clave el respaldo de los medios, para darle visibilidad, y de la gente, porque si el hincha se interesa y va a la cancha, empieza a volverse natural y cotidiano. Esa señal será la clave del crecimiento.

En Defensa y Justicia, contra Boca en 2016, con Holan como técnico... el comienzo del cambio en la carrera de Guido Rodríguez
Gabriel Rossi


En Defensa y Justicia, contra Boca en 2016, con Holan como técnico... el comienzo del cambio en la carrera de Guido Rodríguez (Gabriel Rossi/)

-Tuviste como técnico al ‘intruso’ Holan, y ahora al ‘inexperto’ Scaloni. ¿Cuáles son sus méritos en la selección?

-Lionel se fue ganando el respeto que hoy tiene en base a su trabajo. Empezó como un técnico interino, en una época que yo todavía no estaba en la selección, pero creo que la clave fue su esfuerzo. Agarró la selección en un momento complicado de la selección, era difícil conseguir un técnico de nombre y él y su equipo de trabajo se hicieron cargo. Y lo hicieron bien, por eso tuvieron la chance de seguir. Hoy hay una selección consolidada, pero tenemos que seguir aprendiendo. Entiendo que lo principal es que vamos todos de la mano, vamos hacia un mismo objetivo, sabemos lo que queremos, sabemos lo que tenemos que hacer y eso lo crearon ellos. Eso lo creó Leo [por Scaloni] con su cuerpo técnico. Y eso es lo más importante, porque Argentina tiene miles de jugadores y miles de jugadores buenos. Se formó un equipo y ese equipo defiende a los suyos adentro de la cancha.

-Justamente…, como grupo expresan algo de ‘viaje de egresados’, todos juntos, apretados, con la selección como bandera…

-Hay un tejido interno muy fuerte, es verdad. Primero está lo que sentimos nosotros: nos desvivimos por estar, nos da felicidad encontrarnos cada vez. Y después está lo que se transmite para afuera. Obviamente, el título en la Copa América terminó de afianzar ese lazo que estábamos construyendo con la gente, y ambas partes terminamos de identificarnos con el otro. Ellos ya saben que nosotros, adentro de la cancha, nos vamos a matar por el compañero y por el escudo que llevamos. Lo demostramos, más allá de que un partido se juegue mejor o peor. Para nosotros es un placer y un orgullo representar al país. La gente, creo, lo ve, lo siente y lo disfruta.

-Ahora podrán probarse con Italia. ¿Les falta la medida de las potencias europeas?

-Sí, falta, algo siempre falta. Ignorarlo sería esconderlo. Casi todos nuestros jugadores están en Europa, pero es diferente jugar en el club, en la liga y en la selección. Como también es diferente ir a jugar a Sudamérica. Partidos contra selecciones europeas no tenemos muchos, es cierto, pero en el Mundial habrá que ganarle al que toque. Y ojo, las eliminatorias sudamericanas también son muy complicadas, de verdad, nosotros vivimos partidos muy duros. Muchos viajes, hay muchos factores que las hacen muy complicadas. A muchos europeos les costaría ganar en Sudamérica, por el ambiente, por las canchas, por la velocidad de la pelota. Me pasó a mí cuando llegué a España: tuve que adaptarme hasta al césped, que condiciona el rodaje de la pelota. Pero bueno, los calendarios ya casi no nos dejarán cruzarnos con más europeos, esa es la realidad. Lo importante es que el grupo está maduro. Dimos un paso al frente, pero a la vez surgió un compromiso para no relajarnos. Y en los partidos posteriores a la Copa América lo demostramos, y eso también es muy importante. Este equipo quiere más, y lo va a sentir el que se ponga adelante.

-¿Qué te dicen o preguntan compañeros de Betis o jugadores de otros países sobre la selección?

-Ven que estamos bien.

-¿Cómo fue tu primera vez con Messi?

-La primera vez lo vi en Australia, en 2017. Yo jugaba en Tijuana entonces, y me llamó Sampaoli para el primer amistoso de su ciclo, que era un clásico con Brasil. Fue extraño. Llegué calladito y no quería hacerme notar, prefería mantener un perfil muy bajo, casi que nadie se enterara de que estaba en el grupo. Recuerdo que me decía a mí mismo: ‘Pero mirá dónde estás, en la otra punta del mundo, por jugar un Argentina-Brasil, con todos estos monstruos y entrenándote con el mejor del mundo’. Después del partido, porque me tocó entrar, Leo vino a saludarme. Yo, quietito. Hasta ahí, lo había mirado y mirado todos esos días…, los ojos se te van solos. Como que no lo podés manejar. Después, para el segundo partido de esa gira en Singapur, Leo ya no fue. Y no lo volvería a ver hasta 2019, ya con Scaloni como entrenador.

El capitán les ofrece la Copa América, en el Maracaná, y la cara de Guido Rodríguez lo dice todo
El capitán les ofrece la Copa América, en el Maracaná, y la cara de Guido Rodríguez lo dice todo


El capitán les ofrece la Copa América, en el Maracaná, y la cara de Guido Rodríguez lo dice todo

-Quienes jugaron con él, dicen que Maradona en las prácticas hacía cosas increíbles. ¿Y Messi?

-Es…, increíble, increíble lo que hace. Y la cantidad de veces que lo puede hacer. Porque a otros, lo extraordinario, quizás le sale una vez, pero para Leo es como una rutina. Hace algo fabuloso y enseguida lo hace de nuevo, y de nuevo y de nuevo. En una secuencia de pases, por ejemplo, puede hacer 20 sin errar uno. Es increíble. Apenas como un ejemplo, hace mil cosas maravillosas. Y todo el tiempo.

-¿Cómo es intentar marcarlo? Dos temporadas lo enfrentaste en España en los Betis-Barcelona.

-Sí, muchas veces se tiraba por mi zona, como un 9 retrasado, y tenía que marcarlo. Los entrenadores a veces te piden que no dejes que Leo reciba la pelota… ¡Pero Leo se mueve! Se va, se te corre, te lleva a lugares incómodos y que exponen a tu equipo si lo seguís como a un imán. Es muy inteligente para leer los partidos y hacer lo que le conviene a él y a su equipo.

-¿Costó descolgar el póster? Vos tenías 12 años, apenas, cuando Messi ya jugaba un Mundial en Alemania 2006…

-Sí… es cierto eso. Al principio quizás sí, pero la convivencia fue rompiendo las barreras. Y gracias a él y su postura; se sorprenderían los que no lo conocen al descubrir lo normal y natural que es. Vive como cualquiera y disfruta que lo traten como a uno más. Pero sabemos que no es uno más, es el mejor del mundo, pero él nunca te va a hacer sentir eso.

Guido habla de Lionel: "Se sorprenderían los que no lo conocen al descubrir lo normal y natural que es"
JUAN KARITA


Guido habla de Lionel: "Se sorprenderían los que no lo conocen al descubrir lo normal y natural que es" (JUAN KARITA/)

-¿Cómo vivís el debate entre Paredes, un 5 de juego, y vos, más posicional y de corte?

-Entiendo la situación, entiendo el escenario y también entiendo el juego mediático y la posición de todos. Creo que el tema se acentuó desde la Copa América de Brasil, cuando me tocó reemplazarlo a Lean, y luego volví a ser suplente, y luego tomé otra vez el equipo y hasta jugamos juntos otras veces. Lo importante es cómo nos ayudamos nosotros, cómo nos respaldamos y potenciamos a partir de una sana competencia.

-Y la historia cuenta que ya jugaron juntos…, cuando eran muy chicos.

-Claro, en el baby Cristo Rey de Caseros, en categoría ‘94. Yo era volante central y Lean jugaba más arriba, casi como un número 9. Varios años compartimos. Y después, nos enfrentamos tanto tiempo en las inferiores. Él en Boca y yo en River…, capaz, capaz, alguna vez se me escapó alguna patadita…

-Para muchos de ustedes, Qatar se tratará de la primera Copa del Mundo. ¿Qué representa contar con Ayala, Samuel, Aimar, el propio Scaloni…, hasta Mascherano con tanta experiencia mundialista?

-Para el Mundial falta tanto y tan poco a la vez… Creo que a medida que se acerque la fecha, juguemos los amistosos y nos volvamos a encontrar… irán surgiendo esos temas relacionados con un Mundial que pondrán en evidencia cierta ansiedad. Primero hay que estar en la lista, primero eso. Pero la verdad es que es una tranquilidad contar con ellos, saber que podés acercarte y preguntarles por vivencias que ellos ya atravesaron.

-¿Qué te pareció el sorteo? Parece cómodo…

-No hay rivales accesibles. Ya sé que parece una respuesta de compromiso, pero tenemos una acción cercana para estar atentos: Islandia en Rusia 2018. Cada rival tiene su potencial, sus virtudes, y nuestra inteligencia será encontrar los caminos para superarlos e imponernos.

Germán Pezzella y Guido Rodríguez, las piezas de Scaloni en el Betis campeón de la Copa del Rey, tras superar en la final a Valencia
Europa Press Sports


Germán Pezzella y Guido Rodríguez, las piezas de Scaloni en el Betis campeón de la Copa del Rey, tras superar en la final a Valencia (Europa Press Sports/)

-¿Es un tema dentro del plantel ciertas actitudes provocadoras con rivales que han tenido, por ejemplo, ‘Dibu’ Martínez, Romero, Otamendi…? En un Mundial..., se pagan.

-No, no es un tema que hayamos tocado todavía, pero seguramente lo haremos si el grupo entiende que hace falta. Estuvimos tan enfocados en conseguir la clasificación a la Copa que otros temas quizás hayan quedado pendientes. Entiendo la observación y seguramente el grupo lo asumirá y lo tratará en algún momento.

-Flota una sensación, que retrotrae al Mundial 2002: ¿el equipo no habrá dado su pico antes de tiempo? O, ¿cómo extender el buen rendimiento?

-Entendimos que no hay lugar para la relajación. Que más allá de la felicidad por la Copa América, el objetivo principal está por delante y es Qatar. Somos un grupo duro, fuerte, convencido, valores que nos costó construir y no los vamos a desperdiciar por creer que un título es el final del camino. Los desafíos deben estar por delante para garantizar el progreso del equipo, nunca creer que lo mejor ya pasó. Y mucho han tenido que ver los históricos en la consolidación de este espíritu. Si vos ves al mejor del mundo, y a varias estrellas -entre ellas, el Kun-, que están llenas de cicatrices por sus derrotas anteriores, que están heridos por las críticas que recibieron durante años, y sin embargo son los primeros en entrenarse, los primeros en arengar, los primeros en motivar, los primeros en meter un reto… Y…, ¿vos quién sos para no estar a su altura? Debés honrarlos. ¿Cómo? Dando tanto como ellos, o más en realidad, porque vos estás hace 5 minutos y ellos ya tienen un nombre en la selección.

-La final de la Champions entre Real y Liverpool estuvo llena de brasileños, ocho, y otra vez sin argentinos. ¿Eso qué indica?

-No hay argentinos prácticamente en los clubes que se conocen como de elite, es cierto, y no tuvimos protagonismo en la final de esta Champions y hemos tenido pocos representantes en las anteriores. Ok. Pero creo también que esta es una generación en un proceso de construcción. Después de la Copa América pasaron varios jugadores de un club a otro más fuerte o mejor posicionado… Dibu, Cuti, Montiel, Musso, De Paul, Nico González. Creo que el techo está más arriba para muchos de estos futbolistas, y quizás en un tiempo, varios lleguen a esos clubes de elite en las grandes ligas. O ayuden a sus actuales clubes a festejar grandes conquistas.

Con su mujer, Guadalupe, comparten la curiosidad para visitar museos, exposiciones, ferias... "para estar cerca de la gente, para aprender, para entender", explica Guido
Con su mujer, Guadalupe, comparten la curiosidad para visitar museos, exposiciones, ferias... "para estar cerca de la gente, para aprender, para entender", explica Guido


Con su mujer, Guadalupe, comparten la curiosidad para visitar museos, exposiciones, ferias... "para estar cerca de la gente, para aprender, para entender", explica Guido

“Gallardo no se equivocó conmigo”

Ni googleó que era Xolos, mucho menos Tijuana ni adónde se marchaba. Tenía 20/21 años y le habían prometido que iba a jugar. Suficiente. Narcos, sicarios, bandas criminales en Tijuana, la ciudad fronteriza con San Diego, en California… El Cártel de Jalisco Nueva Generación, el Cártel Arellano Félix y el Cártel de Sinaloa… Guido Rodríguez estaba en una dimensión paralela allá por 2016/17… “No tuve problemas, pasé un año muy tranquilo y maravilloso en Tijuana, tengo grandes recuerdos, éramos como 8 o 10 argentinos en el plantel…, pero me contaban que otras temporadas no había sido así, tan tranquilo digamos…”, repasa desde la lejanía.

-¿Pensás volver al fútbol argentino alguna vez?

-Sí, mi ilusión es volver a jugar en River, claro, me encantaría volver a River algún día. Estuve de los 7 a los 21 años. Participé de varios títulos del principio de la gestión de Marcelo, pero me gustaría, claro, tener otro protagonismo en el futuro. Pero depende de tantas cosas ese futuro que hoy no tiene sentido avanzar, más allá de las intenciones. A mí me gustaría probarme, regalarme más tiempo en el fútbol argentino. Me fui muy pronto. Estuve muy poco.

El debut en River, en el Torneo de Transición 2014, contra Atlético de Rafaela; hay una cuenta pendiente...
Nicolas Aguilera


El debut en River, en el Torneo de Transición 2014, contra Atlético de Rafaela; hay una cuenta pendiente... (Nicolas Aguilera/)

-Cuando se le buscan errores a Gallardo, enseguida se le señala que ‘dejó ir a Guido Rodríguez’…

-No tiene la culpa de nada, Marcelo no se equivocó conmigo. Yo era muy joven y había otras opciones consolidadas en mi puesto en ese momento en River. Fue lógico que, ante una propuesta que llegó al club por mí, me diera la libertad de tomarla. Es que no podía saber que yo sería hoy este Guido Rodríguez, y tal vez yo no hubiese sido este jugador si me quedaba en River y no jugaba. Nadie tiene esas respuestas, por eso tampoco hay culpables.

-¿Europa le hará pagar un paso intermedio como entrenador o puede ir directamente a dirigir en la elite?

-Puede dirigir donde él quiera, pero creo que hay algo que no estamos observando. A Marcelo no lo va a atrapar y convencer el tamaño del club o su nombre, ni tampoco el poderío de un plantel, no. Sino el proyecto, el plan, el horizonte de la propuesta. Para mí, que él pueda desarrollar su plan, que pueda gestionarlo, que tenga al mando ese plan, será determinante para que tome la decisión.

Un regalo de River para los campeones de América con pasado millonario...y Guido no dudó en lucir la camiseta con la banda
Un regalo de River para los campeones de América con pasado millonario...y Guido no dudó en lucir la camiseta con la banda


Un regalo de River para los campeones de América con pasado millonario...y Guido no dudó en lucir la camiseta con la banda

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.