Guido, la fidelidad a una idea: "¿Cómo me voy de acá"?

·3  min de lectura

Sevilla, 2 sep (EFE).- El centrocampista argentino del Betis Guido Rodríguez le ha puesto voz a la continuidad nuclear del grupo del chileno Manuel Pellegrini para competir en esta temporada y afirmado que, pese a las ofertas de salida que ha tenido, ha optado por seguir por el proyecto y la afición verdiblancos y reconocido que le dijo a su mujer que cómo se va a ir "de acá".

El mediocentro de Sáenz Peña afronta su cuarta campaña en el Betis, al que llegó en el mercado de invierno de la 2019-2020 procedente del América de México y, como otros pesos pesados del vestuario verdiblanco, ha optado por el proyecto de Pellegrini pese a los reiterados cantos de sirena que ha habido en el mercado recién cerrado, que se han quedado en eso.

Guido Rodríguez, en plena sazón futbolística a sus 28 años, destacó la importancia de la continuidad del grupo en declaraciones a Betis TV y aseveró que es "muy importante que se mantenga la base del equipo" porque si este "se empieza a desmantelar, a irse uno y otro, empiezan a surgir dudas dentro de cada uno".

"En realidad, lo que quiero hacer es competir, seguir consiguiendo cosas con el Betis y estoy confiado de que manteniendo el plantel como está podemos hacerlo, es muy importante", aseveró el internacional argentino, clave en el esquema del chileno junto a William Carvalho, su compañero en el binomio del mediocentro bético; Nabil Fekir, Sergio Canales, Borja Iglesias o Juanmi Jiménez, entre otros.

Todos han optado por la fidelidad a un proyecto en el que se han producido las llegadas de los brasileños Luiz Henrique y Luis Felipe Ramos, la adquisición en propiedad de William José tras un año cedido desde la Real Sociedad, el retorno de los cedidos Dani Martín y Loren Morón; la marcha de Marc Bartra, Héctor Bellerín, Joel Robles y Cristian Tello; y las cesiones de Diego Lainez y Rober González.

Guido Rodríguez, con una "una linda temporada por delante", fue objeto de las aclamaciones de la afición bética tras la consecución de la Copa del Rey ante el Valencia -'Guido, quédate'- y, pese a que "hubo por ahí alguna oferta, otras cosas de mercado", lo que le terminó de decidir fue la emoción de quedarse, "esa sensación y esa autoexigencia de ir consiguiendo cosas para el Betis"

"No me daba esa emoción irme, no me daba ese miedo, me lo daba quedarme acá, me generaba esa ilusión quedarme en el Betis y acá estoy, por una temporada más, disfrutando con todos", confesó el centrocampista, quien abundó en esta línea al afirmar que "a día de hoy era difícil irse" tras "un año disfrutando muchísimo del fútbol".

Explicó que esta sensación proviene de "muchos partidos en los que el equipo se siente superior, que maneja los ritmos, que disfruta con el Villamarín, que hay un ambiente muy lindo"; y dijo que, en el debut liguero ante el Elche en casa, se preguntó: "Cómo me voy de acá".

Apuntó que, de las cuatro competiciones en las que su equipo está inmerso, le hacen "ilusión todas" desde la premisa de que "hay que ser realistas, jugarlas, competir" en un "año lindo, motivante" con el Mundial de Catar, del que señaló que "hay que esperar a la lista y ojalá que pueda estar ahí" porque "es el sueño de todo jugador".

Se refirió asimismo al próximo partido ante el Real Madrid, el próximo sábado en el Bernabéu, en el que garantizó que los de Pellegrini llegan, como los de Carlo Ancelotti, encaramados en las alturas de la clasificación liguera con un pleno de puntos de nueve de nueve.

"El equipo está confiado, sabemos que le podemos ganar a cualquiera, hacerle buen partido a cualquiera. Eso es lo más importante, competir y dejarlo todo. Luego están los pequeños detalles que pueden cambiar los partidos pero ojalá que vayan para nuestro lado", aseveró.

(c) Agencia EFE