Un grosero error le impidió a Inter sumar en la visita a Bologna

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

El camino al bicampeonato se complicó por un error propio. Inter (72) perdió por 2-1 en su visita a Bologna después de haber comenzado ganando en el postergado de la 20° fecha en el Renato Dall'Ara. Se mantiene como escolta de Milan (74) en la Serie A y ya no depende de sí mismo.

El equipo de Simone Inzaghi no la tuvo fácil en ningún momento, pese a haber encontrado el gol casi desde el vestuario. Si bien generó las mejores situaciones y pudo haber ampliado la ventaja en la primera parte, el local no lo perdonó en la primera llegada a fondo.

Ivan Perisic rompió el cero de inmediato. Fue a buscar un lateral a las espaldas de los defensores, combinó en el camino con Nicolò Barella, para sacar un zurdazo de media distancia que dejó inmóvil a Lukasz Skorupski al entrar sobre el ángulo izquierdo.

A partir de allí, el Nerazzurri aprovechó los espacios y con las subidas de Federico Dimaro provocó las principales ocasiones para aumentar la diferencia. Precisamente, un disparo suyo desde afuera del área exigió al arquero, quien dio un rebote largo.

Poco después, Lautaro Martínez se animó con un tiro que terminó en las manos de Skorupski y luego probó Milan Skriniar con un disparo que salió apenas afuera. En la respuesta, el Rossoblù encontró el gol por la vía aérea, donde más lo sufre el conjunto de Milán.

Marko Arnautovic le ganó en las alturas a Dimarco y conectó un cabezazo tras centro desde la izquierda de Musa Barrow que entró junto al palo izquierdo de Ionut Radu. Con la paridad, Inter volvió a salir a busca del gol que le permita estar adelante, pero no lo consiguió.

Intentó con un centro de Perisic por izquierda que Denzel Dumfries ganó de cabeza en el segundo palo, pero sin dirección al arco. El equipo de Miroslav Tanjga tuvo una jugada similar al gol, pero esta vez el cabezazo de Arnautovic terminó en las manos del arquero.

Para el complemento, los de Inzaghi tuvieron la ventaja en los pies de Dimarco, que probó por duplicado con un tiro que salió por encima del travesaño y luego otro remate bajo que contuvo Skorupski abajo. La dupla de ataque entre Lautaro y Joaquín Correa nunca le dio soluciones.

Entraron Alexis Sánchez y Edin Dzeko para poder romper la igualdad, pero no pudieron. Para colmo, un grosero error de Radu a la salida de un lateral le permitió al ingresado Nicola Sansone dar vuelta la historia al empujar el balón al fondo de la red con el arco libre.

Inter lo buscó hasta el final, pero se quedó con las manos vacías y sin punta. Se mantiene a dos puntos de Milan con tres fechas disputar. Por la próxima fecha, visitará a Udinese el domingo mientras que Bologna hará lo propio con Roma en el estadio Olímpico.

Foto: Matteo Ciambelli/vi/DeFodi Images via Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.