Un golpe al orgullo Águila en la final femenil

Sebastián García M.

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 12 (EL UNIVERSAL).- El Estadio Azteca lució imponente, como nunca antes visto en un partido de la Liga MX Femenil.

Nada menos que la gran final entre América y Tigres.

El ímpetu y posesión de las Águilas no fueron suficientes para evitar la derrota en el primer capítulo de la lucha por el título en la Liga rosa frente a Tigres, que dio un golpe de autoridad.

Las Amazonas pegaron primero (0-1) y están a 90 minutos de conquistar su quinto título.

Andrea Pereira, central de las azulcrema, declaró que América debía jugar como lo ha hecho, sin modificar nada; lo hizo, pero vencer a las dueñas del futbol femenil requiere algo más.

Kiana Palacios, Scarlett Camberos, Nicki Hernández y Katty Martínez intentaron de todas las maneras posibles, pero sin éxito. A los 24’, la zaguera Bianca Sierra sufrió una terrible lesión en la rodilla derecha que la dejó sin posibilidades de seguir en el terreno de juego y entre lágrimas se fue al vestidor. Desgarradora imagen. Ya en la segunda mitad, vino el gol. A los 48 minutos, Jaqueline Ovalle sorprendió a todas con un zurdazo desde fuera del área para vencer a Itzel González. América intentó igualar, pero las imprecisiones se adueñaron de su juego.

Al final, las felinas se impusieron en la capital y tienen al alcance de sus manos el quinto título de la Liga MX Femenil.

Además de todo, el futbol femenil volvió a hacer historia al implantar un récord de asistencia. Fueron 52 mil 654 los que se dieron cita en el Estadio Azteca.