El Godó más imprevisible sin el rey del torneo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Barcelona, 17 abr (EFE).- La ausencia por lesión del rey del Barcelona Open Banc Sabadell-Trofeo Conde de Godó, Rafael Nadal, convierte la 69ª edición del torneo en una de las más imprevisibles de los últimos años en la que jóvenes sobradamente preparados como el griego Stefanos Tsitsipas y el español Carlos Alcaraz quieren convertirse en los herederos de la leyenda del abierto.

Sobre la arcilla del RCT Barcelona-1899 podrán verse, desde este lunes 18 de abril hasta el domingo 24, a por lo menos ocho jugadores entre los 20 mejores del ránking mundial.

Entre ellos destacan cuatro jóvenes por debajo de los 25 años: Tsitsipas, cabeza de serie del torneo y quinta raqueta de la clasificación ATP, el noruego Casper Ruud (7), que este curso ya ha ganado sobre la arcilla de Buenos Aires, el canadiense Felix Auger-Aliassime (9) y Alcaraz (11), gran baza del tenis español.

A ellos hay que sumarle el español Alejandro Davidovich, de 22 años, sorprendente finalista junto a Tsitsipas del Master 1000 de Montecarlo, por lo que en el Godó está asegurada la participación del vencedor del torneo monegasco, además de uno de los semifinalistas, el búlgaro Grigor Dimitrov.

El tenista malagueño, independientemente de lo que pase en la final, ascenderá diecinueve puestos en el ránking ATP, es decir, hasta el lugar 27 de la tabla. Si gana el título del Masters 1000 de Montecarlo, llegaría al abierto barcelonés entre los veinte primeros del mundo.

En la capital catalana se encontrarán, además de los jóvenes llamados a heredar el título que Nadal no podrá defender, un especialista en pista dura como el británico Cameron Norrie, décimo del ránking ATP y vencedor en 2021 de Indian Wells, un experto en arcilla como el argentino Diego Schwartzman (16) y un español siempre peligroso en el polvo de ladrillo como Pablo Carreño (19).

Será el Godó de la normalidad con el 100 % del aforo después de que en 2020 no se celebrase por la covid-19 y el año pasado lo hiciera con restricciones al público, por lo que este 2022 regresa con el objetivo de convertirse en el mejor Open 500 del circuito ATP dotado con 2,6 millones de euros en premios.

Pese a que el doce veces campeón del torneo, uno de los reclamos habituales del torneo, no participará en la cita, los organizadores aseguran que las entradas a partir del miércoles, cuando los cabezas de serie iniciarán su andadura, están prácticamente vendidas.

Será la segunda ausencia de Nadal en Barcelona, aquejado de una dolencia en las costillas, desde su primera victoria en 2005. La primera fue en 2010, cuando decidió no participar para hacerse un tratamiento en la rodilla. En esa ocasión el español Fernando Verdasco levantó el entorchado.

Carlos Alcaraz se postula como uno de los tenistas de la 'Armada' española que intentará que la historia se repita. A sus 18 años, este 2022 está siendo el año de su explosión confirmada con la victoria en el Masters 1000 de Miami. En lo que va de curso, sólo ha sufrido tres derrotas ante Matteo Berrettini (Open de Australia), Nadal (Indian Wells) y Sebastian Korda (Montecarlo).

Este último tropiezo frenó la progresión del murciano a primeras de cambio en el torneo del Principado, pero le permitirá llegar al abierto barcelonés con el depósito de gasolina lleno.

El pupilo de Juan Carlos Ferrero no tuvo suerte en el sorteo del cuadro, pues de cumplirse los pronósticos se mediría en unos hipotéticos cuartos de final a Tsitsipas, finalista en dos ocasiones del Godó (2018 y 2021), ambas contra Nadal.

En la misma parte del cuadro, el español Roberto Bautista no jugará finalmente el torneo debido a las molestias que arrastra en la muñeca derecha. La posición del tenista castellonense la ocupará el catalán Albert Ramos, número 37 del mundo, que de esta manera pasa directamente a la segunda ronda del torneo.

Ramos podría medirse en unos posibles cuartos de final al británico Cameron Norrie, otro de los rivales potenciales de Alcaraz o Tsitsipas en una hipotética semifinal.

Por la parte baja del cuadro, si se cumplen los pronósticos, podrían verse unos cuartos entre el canadiense Felix Auger-Aliassime y el argentino Diego Schwartzman, mientras que el Pablo Carreño-Casper Ruud es otro duelo potencial en la antepenúltima ronda.

Más allá de los favoritos, destaca la participación del español Tommy Robredo, ganador en 2004 del torneo, que en Barcelona se retirará como tenista profesional.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.