Gimnasia: secretos de un puntero que crece en la adversidad, sortea complicaciones y se anima a soñar en grande

·3  min de lectura
Benjamín Domínguez, autor de un golazo para Gimnasia en la victoria ante Independiente por 3-1; la aparición de juveniles, uno de los sellos de la gestión de Gorosito en el Lobo
Benjamín Domínguez, autor de un golazo para Gimnasia en la victoria ante Independiente por 3-1; la aparición de juveniles, uno de los sellos de la gestión de Gorosito en el Lobo - Créditos: @Fotobaires

LA PLATA.- Algunos creen que Gimnasia está de racha. Que su gran presente tiene que ver con un estado de ánimo. Que gana porque anda con confianza. Sin embargo, se puede afirmar que el Lobo de Néstor Gorosito es un muy buen equipo. No es líder de casualidad. La punta de la Liga Profesional es una consecuencia de un proceso que llegó a 50 partidos y cuenta con una estadística sorprendente: 25 triunfos, 14 empates y 11 derrotas.

A Gimnasia no lo paran las bajas. Se le lesionaron varios (entre otros, Cristian Tarragona, Ramón Sosa y Eric Ramírez), sufrió suspensiones clave (como Agustín Cardozo y Brahian Alemán) y en el comienzo del campeonato se le fue una de sus figuras (Johan Carbonero). En esos momentos, cuando el entrenador los necesitó, aparecieron los más chicos: Tomás Muro, Benjamín Domínguez, Alexis Steinbach... y los nombres continúan.

Néstor Gorosito, DT de Gimnasia y Esgrima La Plata
Néstor Gorosito, DT de Gimnasia y Esgrima La Plata - Créditos: @Julián Álvarez

Al Lobo no lo frenan las internas. A pesar de que el plantel no se concentró por una deuda en el pago de los sueldos y el presidente Gabriel Pellegrino realizó declaraciones fuertes en contra de los futbolistas, el equipo completó una de sus mejores producciones en el semestre: perdía ante Independiente y dio vuelta el resultado con autoridad.

A Gimnasia tampoco lo detienen sus hinchas. Los simpatizantes confían en los suyos y, desde hace tiempo, viven un idilio con el plantel. Un verdadero romance. En el Bosque se generó un ecosistema nuevo: el de la felicidad. El Lobo sabe que en su cancha no pierde. Gana mucho y empata a veces, pero suma siempre. Las dos derrotas del certamen (ante Atlético Tucumán y River) fueron de visitante. En La Plata, por ahora, resulta invencible.

“El objetivo es conseguir lo máximo, y lo máximo es salir campeón”, le dijo Gorosito a LA NACION en febrero. Algunos creyeron que era una exageración. Pipo confiaba en su plantel. Un plantel que, en ese entonces, había perdido al Pulga Rodríguez. El Tripero no se divide en apellidos. Es un todo.

Lo mejor del Lobo ante Independiente

Pipo no pecó de optimista. Sabía que contaba con material y por eso nunca se desesperó en salir a pedir refuerzos. Desde que llegó, hace un año, le ofrecieron muchos jugadores. Les dijo que sí a unos pocos. Recibió críticas. Les respondió con resultados. Con victorias, en realidad. Algunas más exiguas, otras más holgadas como ésta 3-1 frente a Independiente en un partido al que le sobró un cuarto de hora.

“Si fuese otro deporte, a River no le podríamos competir, pero por suerte esto es fútbol. Si fuese básquet, vóley o rugby, no tendríamos chances porque en esas disciplinas el que tiene mucha supremacía, gana seguro. En el fútbol no hay nada imposible y abundan las sorpresas”, afirmó Gorosito en aquella nota. A esta altura, su equipo suma siete puntos más que el Millonario.

Todos festejan con Aleman, uno de los mejores jugadores de Gimnasia en la actual campaña en la Liga Profesional 2022
Todos festejan con Aleman, uno de los mejores jugadores de Gimnasia en la actual campaña en la Liga Profesional 2022 - Créditos: @FOTOBAIRES/Ignacio Amiconi

El Lobo, su Lobo, es una máquina. Y que esto no se malentienda. Gimnasia no es una máquina porque brilla y aplasta a sus rivales. El conjunto de Gorosito es una máquina de sumar. Atesora 33 unidades en la Liga Profesional (mira a todos desde arriba) y 57 en la temporada (está segundo en la tabla anual, con un punto menos que Racing).

Los hinchas, esos que cada dos semanas llenan el Bosque, están ilusionados y está bien que así sea. Porque esto no es una racha. No se trata sólo de una cuestión de confianza. Mientras va detrás de su objetivo –clasificarse a una copa internacional–, Gimnasia lidera un torneo que hasta ahora no posee un candidato indiscutido.

El Lobo no sueña. Cree en lo que tiene… Y lo que tiene es un muy buen equipo de fútbol.