Gimnasia - Colón: el Lobo no llegó a la punta por falta de definición y porque el VAR transformó un penal en un offside

·3  min de lectura
Soldano trata de controlar con el pecho una pelota que sobrepasó a Goltz
Soldano trata de controlar con el pecho una pelota que sobrepasó a Goltz - Créditos: @Ignacio Amiconi

“¡No fue offside, no fue offside”, gritaba, desaforado, Néstor “Pipo” Gorosito sobre la acción que era penal para Gimnasia y que, tras una intervención del VAR que se extendió durante cuatro minutos, el árbitro Fernando Echenique corrigió por una posición adelantada.

El foul había sido de Julián Chicco sobre Eric Ramírez, pero la búsqueda tecnológica encontró que el delantero tenía un pie adelantado cuando retrocedía para encontrarse con el centro desde la izquierda de Colazo. En medio de las protestas masivas del banco local fue expulsado Jorge Borelli, ayudante de campo de Gorosito.

Mucha lucha en el Bosque; Insaurralde, en el piso, y Ojeda a punto de caerse
Mucha lucha en el Bosque; Insaurralde, en el piso, y Ojeda a punto de caerse - Créditos: @Ignacio Amiconi

Fue 0-0 en el Bosque, donde Sergio “Huevo” Rondina debutó como director técnico de Colón tras haber asumido en la semana como reemplazante de Julio César Falcioni, despedido tras la eliminación en la Copa Libertadores y una pobre campaña en la Liga Profesional.

La igualdad privó a Gimnasia de dar el salto a la punta. El Lobo buscó más el triunfo, tuvo las mejores ocasiones y convirtió en figura al arquero Ignacio Chicco, pero también sufrió al final con un gol increíble que se perdió “Wanchope” Ábila abajo del arco y un despeje sobre la línea de Morales para rechazar un cabezazo tras un córner.

Lo mejor del partido

Áspero fue el primer tiempo. Muchos roces y fricciones, 16 foules. Ningún remate al arco de todo los intentos (diez de Gimnasia, dos de Colón). Un lesionado prematuro, Matías Melluso, que se retiró llorando por un pinchazo muscular. Bien controlados Ábila y “Pulga” Rodríguez -algunos silbidos cuando ejecutó un tiro libre- por la zaga local. Con Brahian Aleman como una excepción con su panorama y pegada precisa, atributos insuficientes para imponerse en medio de tanto fragor.

Aleman maniobra entre Bernardi y Ojeda
Aleman maniobra entre Bernardi y Ojeda - Créditos: @Ignacio Amiconi

Gimnasia tuvo la iniciativa e involucró más jugadores en ataque, ante un rival que prefirió el pelotazo, más pendiente de protegerse en su campo. En los primeros 45 minutos no pasó nada que le hiciera olvidar el frío a la multitud que asistió al Bosque.

En el segundo tiempo ingresó en Gimnasia el juvenil Benjamín Domínguez (18 años), a quien “Pipo” Gorosito lo considera una alternativa válida tras la venta del colombiano Carbonero a Racing. Domínguez, que está bajo la mirada de Javier Mascherano para el seleccionado Sub 20, levantó un poco al público con sus arranques y quiebres de cintura por la izquierda. Buenas intenciones no siempre bien concluidas, algo propio de su etapa de formación.

A los 13 minutos del segundo tiempo se dio el primer mano a mano del partido entre un arquero y un delantero... pero fue invalidado por off-side de Ábila, que había arrancado apenas pasada la mitad de cancha tras un error de Morales en una salida con un pase que rebotó e Pierotti y le cayó al exdelantero de Boca.

Si bien el partido casi nunca fue bien jugado, en los últimos 20 minutos se hizo más frenético, ya con espacios más libres por el cansancio. Ábila se fue protestándole a Echenique que debió adicionar más de cinco minutos. A Gimnasia le quedó sabor a poco por el empate. La disconformidad fue generalizada.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.