Giménez mantiene su idilio con el gol

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 12 (EL UNIVERSAL).- Permaneció en la cancha del estadio De Kuip poco menos de una hora, pero resultó suficiente para que la afición se le entregara, porque -con base en goles- Santiago Giménez ya se ganó a la afición del Feyenoord.

Las polémicas con algunos de sus compañeros han quedado atrás. "El Bebote" no deja de demostrar su desarrollado olfato goleador y ayer marcó la última anotación en la goleada de su equipo sobre el Sparta Rotterdam (3-0), en el clásico de la ciudad.

Después de haber firmado un par de tantos en la derrota contra la Lazio (2-4), dentro de la Europa League, Giménez prolongó su idilio con el gol y empieza a poner en un dilema al entrenador Arne Slot, quien sigue con preferencia hacia Danilo como ariete titular, pero el mexicano cada vez hace más méritos al reponder para lo que fue contratado: con goles.

Ingresó al minuto 63, cuando su equipo ya ganaba 2-0, pero de inmediato generó ocasiones de gol para el local.

Diez minutos después de entrar, se colocó en gran posición dentro del área del Sparta Rotterdam y marcó el pase a Igor Paixao, quien ingresó al partido exactamente al mismo tiempo que él.

Los dos relevos respondieron de la mejor forma y construyeron la última anotación del encuentro, definida de la mejor forma con un zurdazo del joven atacante.

Unos cuantos minutos volvieron a ser suficientes para demostrar que está listo y puede cargar con la responsabilidad de hacer goles en un equipo que desea hacerle frente a los poderosos Ajax y PSV Eindhoven.