Giants vuelven a playoffs de la NFL; arrollan 38-10 a Colts

COLTS-GIANTS (AP)
COLTS-GIANTS (AP)

La tradición de bañar con Gatorade al entrenador ha vuelto. Los aficionados contaron en forma regresiva los segundos finales y los fuegos artificiales iluminaron el cielo al final del partido en el MetLife Stadium. Las lágrimas inundaron el camerino de los jugadores.

Sí, los Giants de Nueva York están de nuevo en la postemporada.

Daniel Jones lanzó dos pases para touchdown y anotó dos más corriendo para los Giants, que apabullaron el domingo 38-10 a los Colts de Indianapolis y regresan a los playoffs por primera vez desde 2016.

“Es hermoso y seré sincero”, dijo el running back Saquon Barkley, quien contribuyó al inicio del equipo con foja de 6-2. “Nadie, hombres y mujeres en la instalación, nos daban posibilidades”.

Al inicio de la temporada, los Giants figuraban entre los equipos con menos posibilidades de alcanzar los playoffs.

El club tuvo cinco campañas consecutivas con foja negativa, incluida una temporada de sólo cuatro victorias en 2021 que propició el despido del entrenador Joe Judge y del gerente general Dave Gettleman.

El asistente de Buffalo, Joe Schoen, fue contratado como gerente general y escogió al coordinador ofensivo de los Bills, Brian Daboll, para que fuera el entrenador, cargo que cumpliría por primera vez.

Tras asumir la dirección de un equipo joven, Daboll les infundió la concentración en cada semana y que creyeran en ellos mismos.

Todo redituó, los Giants (9-6-1) superaron lesiones y una foja mala de 2-4-1 en noviembre y principios de diciembre para convertirse en el tercer equipo del Este de la Conferencia Nacional que avanza a la postemporada con Filadelfia y Dallas.

Daboll fue bañado con Gatorade al término del partido, una tradición en el equipo de los Giants que se remonta a Bill Parcells en la década de 1980.

“Esta pegajoso”, dijo Daboll, quien suele mantener un bajo perfil. Subrayó que el equipo tendrá dos días de descanso gracias a Jones tras plantear detalladamente algunos aspectos.

Los jugadores dijeron que su vestuario estaba lleno de alegría.