Gervonta Davis: el ring, la libertad y los dilemas de un gran campeón

Gervonta Davis tuvo problemas con la ley a fin de año, pero fue liberado y, mientras espera sentencia, defenderá el título mundial liviano
Gervonta Davis tuvo problemas con la ley a fin de año, pero fue liberado y, mientras espera sentencia, defenderá el título mundial liviano

El invicto bicampeón mundial Gervonta Davis parecía destinado a sucumbir ante los oficiales de la Comisaría de Broward, Florida, el 28 de diciembre pasado. Sólo diez días atrás. Sin embargo, el pago de una tibia fianza (1000 dólares) lo puso de nuevo en la calle. De esta manera, el pugilista estadounidense no solo pudo estar con su gente para el brindis de Año Nuevo, sino que también podrá exponer este sábado su corona del peso ligero en el Capital One Arena, de Washington D.C., frente a Héctor García.

Su libertad pende de un hilo muy fino y resquebrajado por catorce causas judiciales muy difíciles de ordenar. Por cronología y deficiencias. Todas tienen puntos en común: violencia de género, riñas callejeras, fuga en tránsito e inconducta reiterada. El 7 de febrero será juzgado por el máximo tribunal de Baltimore –ciudad de sus raíces- con dos posibles veredictos: condena a siete años de prisión o su inocencia vigilada que posibilitaría el gran combate con su compatriota Ryan García, el 25 de abril próximo.

Davis, de 28 años y ganador de sus 27 contiendas (25 por KO), relegó sus dos objetivos asignados a la temporada anterior. No pudo convertirse en la nueva atracción del boxeo internacional y perdió, además, el padrinazgo que le tendía el exquintuple campeón Floyd Mayweather. Y esto, en la bolsa de valores boxísticos, significa demasiado.

Esta foto de ficha proporcionada por la oficina policial del condado de Broward, aparece el boxeador Gervonta Davis, arrestado en esa localidad de Florida el miércoles 28 de diciembre de 2022 (Broward County Sheriff's Office via AP)
Esta foto de ficha proporcionada por la oficina policial del condado de Broward, aparece el boxeador Gervonta Davis, arrestado en esa localidad de Florida el miércoles 28 de diciembre de 2022 (Broward County Sheriff's Office via AP)

Un favorito poco confiable

Davis se perfila como claro favorito en las apuestas para el match que televisará ESPN a partir de las 23.30 y que le pone enfrente al dominicano Hector García, titular de los livianos jr de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). García es un boxeador deslucido y especulador. Inconveniente para cualquier púgil en ascenso. Tiene 31 años, es zurdo y 20 peleas profesionales legítimas: 19 ganadas y una perdida en WBS. Este desafío es tan incomprensible como aquel de “Canelo” Alvarez con el ruso Dmitry Bivol, uno de los más catastróficos de 2022.

¿Como está la mente de Davis, en estos momentos? ¿Podrá superar en tan poco tiempo las peripecias vividas? ¿Cuál será su grado de concentración? ¿Tendrá lucidez para gestar sus KO espectaculares? Sólo él tiene estas respuestas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Una historia triste

Davis fue criado por su abuela. Su papá estaba preso durante su niñez y su mamá fue adicta a las drogas pesadas con internaciones permanentes. Como adolescente encontró en el Upton Boxing Center de Baltimore algo semejante a una escuela de instrucción social y educativa. Mas cálida que los orfanatos que habitaba. Su entrenador Calvin Ford conformó la imagen paterna que la vida le birló. Ford, tras purgar una condena de diez años de prisión por tráfico de drogas, fue encomendado a dirigir un gimnasio de boxeo en 1990. Allí corrigió su propia vida y ayudó a los jóvenes a crecer. Sin embargo, sus primeros pupilos exitosos fueron asesinados por distintas razones. Gervonta presenció todo eso y prometió sobrevivir. Y así lo hizo.

Todas sus causas penales son confusas y dudosas. ¿Se aprovechan de su escasa educación y frondosa chequera? Su pasado turbulento anula sus pedidos de compresión a todas estas situaciones que él considera inventadas. Sólo alguien como Floyd Mayweather, inteligente y seguro de sí mismo, pudo manejar este tipo de acusaciones que intercalan verdades y mentiras. Floyd mantuvo un equilibrio admirable ante estas presiones que ni gigantes como Mike Tyson pudieron sobrellevar.

¿Cuánto durará como boxeador Davis? Nadie lo sabe. Ni siquiera él. Es una pena, es una joya del ring muy especial, de esas que aparecen de tanto en tanto.