Generación de quarterbacks busca más éxito en su 2do año

·5  min de lectura
DEP-NFL QUARTERBACKS-SEGUNDO AÑO (AP)
DEP-NFL QUARTERBACKS-SEGUNDO AÑO (AP)

El rendimiento no se acercó al ruido que produjo la generación de quarterbacks de 2021.

Los mariscales de campo habían monopolizado los primeros tres turnos generales, algo que ocurrió apenas por tercera vez en la historia del draft. Cinco fueron elegidos en la primera ronda por cuarta vez en la historia.

Así, las expectativas eran altas para Trevor Lawrence y compañía.

Pero ya fuera por falta de oportunidad, apoyo insuficiente o las dificultades normales para un novato, los seis quarterbacks de primer año que tuvieron múltiples apariciones como titulares la temporada pasada fueron más bien decepcionantes, salvo por Mac Jones, de Nueva Inglaterra, y Davis Mills, de Houston.

Rumbo a su segundo año en la NFL, hay una nueva oportunidad de responder a los pronósticos para los seis: Lawrence en Jacksonville; Zach Wilson con los Jets; Trey Lance en San Francisco; Justin Fields en Chicago; Mac Jones y Mills en Houston proyectados para ser titulares, la generación tendrá la oportunidad de vivir la expectativa. Todos se perfilan como titulares.

“Ese es el objetivo: dar un salto significativo en el segundo año”, dijo el head coach de primer año en los Jaguars, Doug Pederson sobre Lawrence. “Creo que se puede aprovechar como base lo que hizo el año pasado, el hecho de que jugó toda la temporada. Podemos edificar sobre eso y esperar que no haya límite”.

Comparten la misma meta Nueva York, Chicago, Nueva Inglaterra y Houston, donde sus novatos iniciaron al menos 10 partidos, lo que representó la segunda vez que cinco mariscales de campo novatos alcanzan el doble dígito de duelos como titulares desde la fusión de las ligas.

A continuación, un vistazo sobre qué se puede esperar de los seis q,uarterbacks que, como novatos, iniciaron al menos 10 partidos el año pasado:

Trevor Lawrence, Jaguars:

Lawrence llegó a la NFL como el prospecto con mejores credenciales en la posición desde Andrew Luck en 2012. Los resultados no lo acompañaron por jugar en la franquicia más disfuncional de la NFL con Urban Meyer como entrenador y un plantel con muchos huecos.

Por momentos tuvo dificultades en 2021, terminando con 12 pases de anotación y 17 intercepciones, y con marca de 3-14 como titular. Incurrió en nueve balones sueltos, le dejaron caer muchos pases (33) y sufrió con las capturas (32), presión constante y una defensiva porosa que lo obligó a jugar muchas veces en desventaja en el marcador.

“Perdí muchos balones el año pasado. Creo que es importante encontrar el equilibrio, ser inteligente y poner al equipo en la mejor posición para ganar”, dijo Lawrence.

Zach Wilson, Jets:

Wilson tuvo un duro inicio como novato. Padeció con el ajuste de jugar detrás de una línea ofensiva poderosa en BYU y luego encomendarse a una con muchos huecos en los Jets.

Wilson fue último entre los quarterbacks que califican en rating como pasador (69,7) porcentaje de pases completos (55,6%), pero siente que esos números mejorarán con más confianza.

“Cuándo entiendes a dónde ir con el balón y tienes confianza y comprendes la ofensiva puedes ser preciso porque sabes lo que tienes que hacer”.

Trey Lance, 49ers:

Lance fue quien menos tiempo de juego tuvo como novato de la generación, iniciando sólo dos partidos cuando el titular Jimmy Garoppolo se lesionó. Pero en San Francisco no dudaron en darle las llaves de la ofensiva a Lance, quien aporta su capacidad como corredor y un brazo potente para extender el campo.

Y Lance tiene la mejor situación con un roster cargado de jugadores clave en posiciones importantes que llegaron a la final de la Conferencia Nacional.

“El año pasado definitivamente estaba en otra posición mentalmente”, reconoció Lance. “Me siento mucho más confiado, sabiendo lo que estoy haciendo y conociendo mejor la ofensiva”.

Justin Fields, Bears:

Fields pasó de un equipo muy poderoso en colegial con Ohio State a un equipo de la NFL con muchas deficiencias en la línea ofensiva, cuerpo de receptores y esquema. Ello se reflejó en resultados al completar solamente 58.9% de sus pases con un rating de 73.2 en Chicago.

Cree que tantos sufrimientos serán recompensados con una enseñanza sobre la que puede construir con un nuevo staff de entrenadores liderados por Matt Eberflus.

“No me gusta fracasar, pero debes ser capaz de recuperarte y saber cómo regresar a ese estado mental para romper con ello”.

Mac Jones, Patriots:

El novato con más éxito la temporada pasada fue el quinto seleccionado en la primera ronda. Mucho ayudó caer en la situación más estable con un equipo sólido y un cuerpo de entrenadores fuerte, liderado por Bill Belichick y el coordinador ofensivo Josh McDaniels.

McDaniels ya se fue y Jones está listo para cargar más responsabilidad que la que tuvo el año pasado, en el que ganó un partido a pesar de solamente lanzar tres pases en una noche de mucho viento en Buffalo.

“Ha progresado tremendamente. Hizo un gran trabajo el año pasado, pero ahora está mucho más avanzado de dónde comenzó. Ha tenido un progreso significativo”.

Davis Mills, Texans:

Mills fue una agradable sorpresa como novato después de ser elegido en la tercera ronda. Se hizo cargo de la titularidad en la semana 3 y demostró capacidad y ser una promesa en 11 juegos como titular con un equipo como Houston. Lanzó 11 pases de anotación y solamente tres intercepciones en sus últimos seis juegos, incluidas victorias consecutivas en diciembre sobre Jaguars y Chargers.

“Creo que me he desarrollado mucho desde el final de la temporada pasada. Creo que siento el progreso y lo llevé al receso de la temporada y comencé a jugar muy rápido en el campamento de entrenamiento”, dijo Mills.