De Gea, decisivo de nuevo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·2  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Londres, 30 sep (EFE).- "Lo que nos mantuvo en el partido fue De Gea", dijo Bruno Fernandes tras la victoria contra el Villarreal. No se acordó de primeras de Cristiano Ronaldo, sino que alabó a De Gea, que con varios paradones fue el catalizador que precipitó el éxtasis en Old Trafford.

El meta español hizo uno de sus mejores partidos en los últimos tiempos. Ante un Villarreal dominante e incisivo, De Gea estuvo perfecto en cada una de sus intervenciones y posibilitó que el equipo llegara con vida al tramo final de partido.

Sin la actuación del de Illescas, un resultado muy abultado no hubiera sido extraño al descanso en Old Trafford. Y es que De Gea comenzó sacando un mano a mano a Danjuma, su víctima favorita de la noche. No fue la parada más espectacular, porque el disparo del neerlandés salió endeble, pero el español aguantó el tipo ante la cabalgada del extremo.

Luego comenzó el show. Manopla a tiro con rosca de Danjuma y otra mano abajo para evitar que el tiro raso de Yeremi Pino se colara en la meta del United. De Gea estaba prácticamente solo para defender el 0-0, puesto que Diogo Dalot y Alex Telles eran superados constantemente y Raphael Varane falló estrepitosamente en un control dejando a Alcácer solo delante de la portería. El disparo del delantero se fue desviado ante un De Gea vendido.

Tampoco pudo hacer nada en el gol. Dalot otra vez por detrás y Alcácer, en el área pequeña, por delante de los delanteros define. Antes le había sacado una mano brutal al delantero español en un cabezazo. Apenas a dos metros de él, los reflejos felinos de De Gea aparecían de nuevo.

Y en un final loco, donde ambos equipos se podían llevar el partido, llegó el último milagro. Moi Gómez probó fuerte de lejos, De Gea tapó abajo y el rebote lo tocó Boulaye Dia con el pecho, lo justo para empujarla hacia la red. El portero, desde el suelo, salvó el gol en la línea y entre Varane y Dalot se encargaron de que la pelota terminara en el córner y no en el 1-2.

Si Cristiano apareció en los últimos 30 segundos para decantar el partido, el que sostuvo al equipo durante los 94:30 anteriores fue De Gea, en una especie de redención de lo ocurrido en la pasada final de la Liga Europa y que le llega justo antes de ser convocado con la selección española. Normal que Bruno Fernandes se acordara automáticamente de él.

Manuel Sánchez Gómez

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.