Gastón Revol, el emblema de los Pumas 7s que no tiene fecha de vencimiento

·7  min de lectura
La dorada de Vancouver es la segunda medalla para Gastón Revol en nueve meses, sus mejores en el seleccionado argentino de seven: la otra es la de bronce olímpico.
Rodrigo Nespolo

Hace rato que Gastón Revol entró al olimpo de los jugadores de rugby seven de la historia argentina. Su trayectoria lo avala. Lleva 13 años en el seleccionado de juego reducido y 395 partidos en el Circuito Mundial, muy por encima de los 284 de su compañero Franco Sábato, el que lo sigue en la tabla. Supera cómodamente los 400 si son incluidas sus presencias en los Juegos Olímpicos (2016 y 2021), la Copa del Mundo (dos) y los Juegos Panamericanos (2015 y 2019), más torneos sudamericanos y amistosos. En el nivel mundial está séptimo en la historia, y entre los jugadores que siguen en actividad tiene arriba solamente al sudafricano Branco du Preez. Pero lo más importante es su legado y el respeto que genera en sus compañeros y adversarios.

Una muestra clara es la imagen del final del Seven de Vancouver, frente a Fiji, cuando los otros argentinos lo levantaron mientras festejaba el título. “Sentí mucho el cariño de mis compañeros, de rivales y también de los ex jugadores, muchos de otros países. Sudafricanos, neozelandeses... Me conocen desde que empecé a jugar. Ellos saben del sacrificio que hacemos los argentinos para estar siempre a la altura. Por eso, de alguna manera deben de estar contentos de que logramos el objetivo”, comentó el cordobés y contador público, de 35 años.

Revol ejecuta un line-out frente a Escocia, en una de las victorias más holgadas de Pumas 7s en Vancouver; en la ciudad canadiense el cordobés festejó lo que no se le había dado en sus 13 años en el seleccionado: una etapa del Circuito Mundial.
Prensa UAR


Revol ejecuta un line-out frente a Escocia, en una de las victorias más holgadas de Pumas 7s en Vancouver; en la ciudad canadiense el cordobés festejó lo que no se le había dado en sus 13 años en el seleccionado: una etapa del Circuito Mundial. (Prensa UAR /)

En el seno del plantel argentino Revol es una eminencia y el jugador más querido. Una suerte de tío para compañeros a los que les lleva más de 10 años. Durante muchas temporadas fue el capitán, hasta que en 2019 fue reemplazado por Santiago Álvarez Fourcade, uno de quienes más lo conocen. El bahiense sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que lo hizo perderse la etapa canadiense del Circuito y que lo tendrá varios meses fuera de las canchas.

El Negro, para nosotros, es todo. Fue mi guía en todo momento, desde mi primer partido hasta ahora, cuando me toca ser el capitán. Él sigue apoyándome con toda su humildad. En el momento en el que Santi Gómez Cora decidió ponerme de capitán, él no tuvo problema en ningún momento y siempre me apoyó. Es increíble cómo se entrega por el otro y por el equipo. Cada vez que hablo de él me emociono bastante, y ahora, en este último tiempo, estuve bastante mal por sentir que puede retirarse en el Mundial y no voy a compartir de nuevo esta camiseta con él. Eso me pone triste. Pero él merece todo lo que está pasándole ahora por lo que se entregó por este equipo durante muchísimos años”, dijo visiblemente conmovido Álvarez Fourcade.

Video de homenaje a Revol

Cuando Revol empezó a jugar en el seleccionado, en 2009, los Pumas 7s habían conseguido unos meses atrás el torneo de San Diego, el último de la Argentina en el circuito hasta este fin de semana que pasó. El cordobés vivió todo el proceso y los 13 años vacíos de conquistas. Y ante la ausencia de Álvarez Fourcade, volvió a ser el capitán. “Sinceramente, sigo sin caer del todo. Muchos me miran y me felicitan. Llegaron muchísimos mensajes, porque saben todo lo que vengo esperando esto. Viene desde hace mucho. Estoy muy contento, pero no termino de caer. Estoy medio distraído hasta que me doy cuenta de que salimos campeones, y es un sueño”, cuenta, en una entrevista para LA NACION.

–¿Cuándo sentiste que iban a ser campeones?

–Cuando Feli [Del Mestre] hizo el último try contra Fiji, y nos fuimos a una distancia inalcanzable para ellos [29-10]. Ya no quedaba tiempo. Quería que terminara el partido, pero quedaba una salida. Me arrodillé y me quedé un rato en el piso hasta que me di cuenta de que faltaba... Después seguí, sin caer del todo.

–Quedan tres torneos en la temporada y están segundos en el ranking, a pocos puntos de Sudáfrica. ¿Lo esperaban?

–Vemos la tabla y nos da mucho orgullo, porque habla de un laburo constante que está dando sus frutos y no es algo esporádico, que pasó una vez. Estamos siendo regulares ahí arriba, jugando de igual a igual contra cualquiera.

Revol festeja su try ante Canadá
Revol festeja su try ante Canadá


Gastón es el jugador más querido del plantel de Pumas 7s y una suerte de tío para sus compañeros.

–¿Cuándo hicieron el clic como para ser consistentes frente a los mejores?

–Creo que después de los Juegos Olímpicos nos dimos cuenta de que estábamos como para jugar contra todos de igual a igual. Tiene mucho que ver con el trabajo que estamos haciendo en Argentina. Estamos mucho tiempo juntos, creciendo como equipo, con todos los que vinieron a recibirnos al aeropuerto [los jugadores que no viajaron a Vancouver]. Somos más de 20 los que estamos involucrados, todos en la misma sintonía. Eso nos hace un equipo muy fuerte, con individualidades que están en un nivel altísimo y terminan de hacer esa diferencia. El objetivo tiene que seguir siendo el que nos planteamos antes de cada partido: que haya acciones positivas, cumplir las acciones del juego, y que eso nos lleve a buenos resultados.

–Una de esas individuales es Marcos Moneta. ¿Viste algo igual en los Pumas 7s?

–Veníamos teniendo a Franco Sábato como jugador con esa velocidad, pero creo que Marcos es más rápido todavía, y termina haciendo la diferencia. Tiene una marcha más y hay algunos partidos en los que las cosas vienen difíciles y aparece él. Pero no sólo él. Aparecen Luciano González, Rodrigo Isgró... Son muchos los jugadores que van apareciendo en momentos clave para liquidar los partidos o sacarlos adelante cuando estamos complicados.

Con Rodrigo Etchart y Marcos Moneta, en la Villa Olímpica de la capital japonesa; del Rayo dice que "tiene una marcha más" y "termina haciendo la diferencia".
Santiago Filipuzzi


Con Rodrigo Etchart y Marcos Moneta, en la Villa Olímpica de la capital japonesa; del Rayo dice que "tiene una marcha más" y "termina haciendo la diferencia". (Santiago Filipuzzi/)

–¿Qué les decís a los más chicos?

[risa] –Les digo que disfruten y que sigan laburando en serio. Sé que cuesta mucho llegar a un lugar como éste. Por ahí alguno llega, gana un torneo y dice “no era tan difícil”. Y sí lo es. Yo transmito la idea de que laburen y se entrenen con responsabilidad, dándole todo al equipo y, sobre todo, confiando en el proceso y en lo que estamos haciendo.

Revol vivió todas las emociones juntas en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Tokio, frente a Sudáfrica. En el primer tiempo se fue expulsado, algo no habitual en el seven. Entre frustración y bronca vivió con lágrimas desde afuera lo que parecía imposible: una clasificación para las semifinales, frente a uno de los favoritos, en uno de los grandes hitos del rugby argentino. Al día siguiente llegó la medalla de bronce, sin el cordobés en la cancha, suspendido. Antes de la cita olímpica, el formado en el club La Tablada había manifestado que ése iba a ser su último torneo con la camiseta celeste y blanca.

El desconsuelo de Revol tras la expulsión frente a Sudáfrica en Tokio 2020, que le impidió estar en los partidos decisivos; no fue esa tarjeta roja, sino el tercer puesto olímpico, lo que lo hizo seguir en actividad, después de que planteara que los Juegos serían su última competencia.
El desconsuelo de Revol tras la expulsión frente a Sudáfrica en Tokio 2020, que le impidió estar en los partidos decisivos; no fue esa tarjeta roja, sino el tercer puesto olímpico, lo que lo hizo seguir en actividad, después de que planteara que los Juegos serían su última competencia.


El desconsuelo de Revol tras la expulsión frente a Sudáfrica en Tokio 2020, que le impidió estar en los partidos decisivos; no fue esa tarjeta roja, sino el tercer puesto olímpico, lo que lo hizo seguir en actividad, después de que planteara que los Juegos serían su última competencia.

–¿Esa expulsión contra Sudáfrica fue el motor para seguir?

–No. Mucha gente pone la tarjeta roja como la razón por la que sigo jugando. Yo sigo jugando porque me gusta, me divierto, lo disfruto, y sentí que cuando terminaron los Juegos Olímpicos todavía tenía energía y algo para darle al equipo. Por eso sigo. Si me tocaba retirarme, no lo hacía con una roja, sino con una medalla olímpica. Lo vi por ese lado. Si bien la roja fue un golpe duro, me quedé con todo lo que vino después.

–¿Tu historia en los Pumas 7s termina en la Copa del Mundo?

–Mi objetivo es estar en el Mundial de Ciudad del Cabo, en septiembre, y después veremos. No quiero decir nada, porque sigo disfrutando. Hoy la cabeza está en seguir creciendo como equipo y llegar al Mundial así de afilados, como lo estamos hoy, para pelear bien arriba.

Los últimos Juegos Olímpicos terminaron para Revol en medalla de bronce y continuidad en la selección; en cuanto a los próximos, París 2024, el cordobés no descarta participar.
Santiago Filipuzzi


Los últimos Juegos Olímpicos terminaron para Revol en medalla de bronce y continuidad en la selección; en cuanto a los próximos, París 2024, el cordobés no descarta participar. (Santiago Filipuzzi/)

Consultado por París 2024, ríe. Gastón Revol sigue aportando en la cancha y no tiene fecha de vencimiento.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.